16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una infodemia que mata!

21 de julio de 2020
Por Fernando Giraldo Naranjo
Por Fernando Giraldo Naranjo
21 de julio de 2020

Quién lo creyera, es más peligroso la infodemia que el mismo covid-19. Toda esa información que se genera alrededor de la pandemia, hace que los gobiernos y los medios de comunicación pierdan el foco, sobre cuál información es relevante difundirse y cual definitivamente no. En un escenario de desinformación y paranoia, ante las noticias que se reciben diariamente, principalmente aquellas que llegan de las plataformas digitales y redes sociales sin filtros de veracidad y de libre acceso como Facebook, Instagram y WhatsApp; es condición no creer en lo primero que llega.

Nos enfrentamos a una Infodemia, que protagoniza cantidad de titulares en todo el planeta, una epidemia nociva de noticias falsas que proliferan. Un virus que se transmite y que produce desinformación, afectando la convivencia social, y provoca que las personas perciban una sensación de vulnerabilidad.

Infesta que aumenta la propagación, debido a los vacíos en conocimiento científico y ciencias médicas a escala masiva, que al final terminan por complicarle la vida a todas las personas. Es clave no compartir noticias, si no se conoce su veracidad. Compartirlas hace que la noticias falsas se hagan virales y se de una lectura errada.

Una pandemia que tiene implicaciones mucho más profundas, pues sus representaciones más recalcitrantes como la discriminación de odio y fobia cimentados en una combinación tóxica de ignorancia y miedo de la población. Pulsiones humanas que pueden llevarnos a confundir y a ver al otro como extraño y querer encerrarnos en nosotros mismos rechazando todo lo demás. No se debe adjuntar ubicaciones o etnias vinculantes a la enfermedad: ‘Virus chino’ o ‘Virus asiático'». Y tampoco usar terminología criminalizante o deshumanizante que crea la impresión de que las personas enfermas, de alguna manera han hecho algo mal o son menos humanos.

Y no podemos olvidar los protagonistas de esta infodemia, esa corriente masiva de
improvisados periodistas y oportunistas que ven en las comunicaciones el momento ideal para realizar grandes negocios oficiales, ejerciendo a merced de los mandatarios públicos de turno, en un accionar sesgado y sin sustento científico ni periodístico. Además, llevando las redes sociales a un estado de agotabilidad con el incremento de eventos y transmisiones on line, demostrado en la cancelación publicitaria. Instamos desde esta sala de redacción, a crear un filtro de exigencia en credencialidad para efectos de contratación.

Hoy vivir en un caos informativo es la constante, debemos estar alerta, se ha pasado de la toxicidad de la infoxicación de carácter individual, a una epidemia informativa colectiva: la infodemia que mata!

Publicista, Mercadólogo y Columnista
CEO CASA EDITORIAL DEL TRANSPORTE
www.mueveteconinteligencia.news