2 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Partidos políticos sin rumbo.

19 de noviembre de 2019
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
19 de noviembre de 2019

Cuando hacemos un breve recorrido por la historia de los Partidos políticos en Colombia, nos podemos dar cuenta que sus doctrinas, sus principios han desaparecido y podríamos hablar en la actualidad de unas empresas electorales que cobran por los avales, en muchos casos sin que importe si han tenido una militancia en su Partido o no. Es decir, la trashumancia en el campo político es otro de los aspectos que podemos observar con gran frecuencia.

Se puede afirmar sin equívocos, que durante el siglo XIX y comienzos del XX, la militancia política era una cuestión de herencia familiar y además, que la población rural se inclinaba por el Partido Conservador, mientras que los citadinos se alineaban con mayor facilidad en el Liberalismo. Otro los aspectos característicos del pasado: Terrateniente, Conservador; mientras que el comerciante y artesano, Liberal.

Por mucho tiempo se pudo observar que el Conservatismo era el abanderado del centralismo, el latifundio, proteccionismo y la religión, mientras que el liberalismo pregonaba liberalidad de pensamiento, federalismo y libre comercio.

Pero los escenarios cambian y cuando aparecen  muchos otros Partidos, se pierde la base doctrinal y entonces dependiendo del momento se lanzan consignas coyunturales, de la misma manera que ocurre con las vallas de los candidatos de las distintas corporaciones, tal como lo hemos vivido en Pereira: “Ahora sí”, “Vamos por más”, “Por la movilidad”, “El futuro es de todos”, “Otro gallo cantará”. En esas condiciones, es lógico pensar que las nuevas generaciones no vean en los Partidos tradicionales una propuestas serias, participativas y mucho menos se interesen por el enfrentamiento y descalificación que se hacen unos y otros. La polarización es, podríamos decir, la misma que vivimos por tanto tiempo entre azules y rojos.

Si observamos detenidamente los resultados de las últimas elecciones, la tendencia de los jóvenes es votar por propuestas de “centro” y eso lo confirma el Dane en uno de sus últimos informes en donde dice que la población entre los 18 y 25 años votó por las listas de partidos de Centro, en un 41.3%, y la población con edades entre 26 y 40 años votó también por el Centro en un 42.4%.

Alianza Verde y Compromiso Ciudadano alcanzaron una cifras que los ubican como la segunda fuerza política en Pereira y el Departamento de Risaralda, después de los Partidos tradicionales, que desde luego tienen enormes recursos para sus campañas.