19 de mayo de 2024

Entrevista Exclusiva: Ernesto Samper Pizano Reflexiona sobre el Futuro de América Latina

Por Ximena Giraldo
15 de abril de 2024
Por Ximena Giraldo
15 de abril de 2024

En una entrevista exclusiva para EJE 21, el expresidente de Colombia, Ernesto Samper Pizano, dialogó con nuestra codirectora Ximena Giraldo.

Crédito: Cortesía.

Ernesto Samper Pizano, ex presidente de Colombia (1994-1998), es un destacado abogado, economista y político colombiano. Antes de su presidencia, fue miembro del Partido Liberal Colombiano. A lo largo de su carrera política, ocupó diversos cargos, incluyendo concejal por Bogotá, senador, diputado por Cundinamarca, embajador en España y ministro de Desarrollo. También fue secretario general de la UNASUR en dos ocasiones, entre julio de 2014 y enero de 2019. Actualmente, preside la Corporación Escenarios y Vivamos Humanos, además de haber fundado el Grupo de Puebla y recientemente el Partido Poder Popular. Ha escrito más de 15 libros, abordando temas como la política latinoamericana y los derechos humanos.

Ximena Giraldo (XG): ¿Qué nos puede contar sobre su nuevo partido político, Poder Popular?

Ernesto Samper: El Poder Popular es una extensión de una tendencia que existió durante muchos años en el Partido Liberal, que de alguna manera agrupaba los sectores progresistas y los sectores sociales liberales. Cuando se hicieron los acuerdos de La Habana, se tomó la determinación de cambiar el régimen bipartidista por el multipartidista y eso nos llevó a solicitar la condición jurídica de partido, que nos fue concedida recientemente por el Consejo Nacional Electoral.

XG: ¿Cuál considera que fue su mayor logro durante su presidencia y cómo impactó en la sociedad colombiana?

Ernesto Samper: Pude demostrar que sí era posible compatibilizar unos niveles de crecimiento y desarrollo productivo con unos mayores niveles de bienestar y redistribución del ingreso. Existía la teoría de que el crecimiento era incompatible con el desarrollo social y creo que gracias al Plan del Salto Social logramos demostrar que sí es posible hacer y desarrollar un Modelo Solidario como queda consignado en las cifras de que entre 1994 y 1998 la inversión social como parte del PIB pasó del 7,5% al 15%.

XG: ¿Cuál es su visión sobre el panorama político actual en Colombia y qué cambios considera necesarios para mejorar la situación del país?

Ernesto Samper: Considero que en este momento el país está viviendo, no una época de cambio, sino un cambio de época. Por primera vez, y gracias al Acuerdo de Paz de La Habana, hay un gobierno progresista de izquierda, y aunque esto se pueda mirar con cierta preocupación porque genera incertidumbre en algunos sectores que le tienen resistencia al cambio, para otros que no han tenido la posibilidad de asomarse siquiera al poder, es como una muy gratificante saber que también pueden participar: en ese sentido creo que es positivo lo que estamos viendo.

Crédito: Cortesía.

XG: ¿Cuál es su opinión sobre los principales retos que enfrenta América Latina en la actualidad y cuál cree que debería ser el papel de Colombia en la región para abordarlos?

Ernesto Samper: Creo que los principales retos tienen que ver con cuatro o cinco asuntos fundamentales sin entrar a profundizar sobre ellos: – El primero es la generación de valor; tenemos unas economías extractivistas que tienen que ser complementadas con generación de valor, no podemos seguir vendiendo lo que le sacamos afuera o por dentro a la tierra.

El segundo gran reto es el de la inclusión social. No somos la región más pobre del mundo, pero sí la región más asimétrica, más desigual. Tenemos desigualdades de género, étnicas, y de campo/ciudad, y por supuesto, todas ellas de alguna manera están conectadas a través de la desigualdad en la distribución del ingreso.

El tercer reto tiene que ver con la transición ecológica. La región tiene que subirse en la preocupación por lo que va a suceder con el desarrollo ambiental, con la terminación de los ríos, y la generación de fuentes de energía no contaminantes: tenemos que replantear el mundo si queremos seguir formando parte de él. – El cuarto es el tema de la ciudadanía como el factor principal de gobernabilidad en el mundo.

XG: ¿Cuál cree que debería ser el papel de Colombia en la región?

Ernesto Samper: Colombia tiene una larga experiencia en materia de resiliencia y puede, de alguna manera, dar lecciones sobre cómo se puede preservar una institucionalidad en medio de tormentas como la que ha producido en este país el narcotráfico y el conflicto armado. Creo que esas experiencias podrían ser útiles para que otros países también aprendan a manejar sus propias contradicciones.

XG: Como expresidente, ¿Cómo percibe el estado actual de la democracia en Colombia? Y, ¿Cuáles cree que son los mayores obstáculos para su fortalecimiento?

Ernesto Samper: Creo que para mí la democracia no es solamente el gobierno del pueblo, que es en lo que consiste la democracia electoral. Es también la democracia por el pueblo, que es en lo que consiste la participación popular. Y, la democracia para el pueblo, que es en lo que consiste un programa o un proyecto de alcance social: eso es lo que le da legitimidad al sistema democrático.

En ese sentido, estoy completamente convencido de que la democracia en Colombia, aunque tiene deficiencias como el resto de América Latina, también soy una persona optimista que piensa que somos capaces de superar estas dificultades como hemos superado otras y consolidar realmente un sistema que no sea solamente democrático en lo electoral, democrático en lo gubernamental, sino también democrático en su legitimidad. Es decir, que la gente sienta que tiene un gobierno que les pertenece y vive por ellos.

XG: ¿Cuál es su perspectiva acerca del Acuerdo de Paz con las FARC y de los procesos de diálogo del gobierno con el ELN y otros grupos al margen de la ley?

Ernesto Samper: Creo que el Acuerdo de Paz en La Habana con las FARC demostró que sí hay un camino para el diálogo político y que este se puede hacer sin ir en contravía de los protocolos internacionales sobre el respeto a los derechos humanos y sobre el Derecho Internacional Humanitario. De la misma manera, creo que en la medida en que se ajuste esta voluntad de diálogo, circunscrita a la Constitución y las leyes, a otros factores que pueden determinar las negociaciones con el ELN como son: el territorio, la participación y la humanización como tres elementos nuevos en sus negociaciones. En esa medida, el país va a acercarse a este ideal de la Paz Total.