19 de agosto de 2022
Directores
Evelio Giraldo Ospina
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

Descachadas idiomáticas

4 de julio de 2022
Por Jairo Cala Otero
Por Jairo Cala Otero
4 de julio de 2022

1.- «…les agradezco a mis ancestros y a mis ancestras…». Expresión de Francia Márquez el día de las elecciones con las que se convirtió en vicepresidenta de Colombia. Como dijo sobre este adefesio idiomático don Efraím Osorio, reconocido lingüista de Manizales, «¡lo que nos espera todavía!». Sí, señores; con ella serán cuatro años de golpe tras golpe contra este bello idioma, que ya ocupa el segundo lugar en importancia entre los países hispanos. Ojalá alguien le enseñe a la señora Márquez que los sustantivos masculinos recogen a los femeninos porque ¡no es un asunto de sexo ni de anatomía sino de gramática! Márquez, de haberlo sabido, pudo haber dicho: «…les agradezco a mis ancestros…».

2.- «Vivieron la ‘furia’ de la llorona en San Andrés, Santander». Título en una información del diario Vanguardia (Bucaramanga). Furia es sustantivo común, por ende, no necesita comillas (ni sencillas ni dobles). En la noticia no se referían al personaje mítico del que se cuentan historias de miedo, sino a una quebrada que, en San Andrés, departamento de Santander, se llama La Llorona; pero al redactor se le olvidó diferenciar ese nombre propio de aquella mujer mítica, por eso lo escribió con minúsculas iniciales. Corrección: «Vivieron la furia de La Llorona en San Andrés, Santander».

3.- «Masacre en Bajo Baudó, Chocó: cinco personas fueron asesinados». Título noticioso publicado por Danilo Arias Henao en la página de Internet de La FM. Un estudiante de quinto de primaria es capaz de identificar la concordancia degénero gramatical en esta oración. No se sabe por qué razón el periodista no pudo. Si el sustantivo personas es de género femenino, es craso error escribir
asesinados, participio del verbo asesinar, que es de género masculino; no hay concordancia ahí. ¿Personas asesinados? Corrección: «Masacre en Bajo Baudó, Chocó: cinco personas fueron asesinadas».

4.- «EEUU sanciona a exsenador colombiano Luis Alberto Gil Castillo por corrupción». Del periódico Eje 21, de Manizales, este título contiene dos errores notorios: 1. La abreviatura del nombre de Estados Unidos se escribe con puntos y espacio (EE. UU.); 2. El prefijo –ex se escribe separado de la palabra base cuando después va un adjetivo (colombiano, en este caso). Entonces: «EE. UU. sanciona a ex senador colombiano Luis Alberto Gil Castillo por corrupción». Si no se hubiese utilizado el gentilicio colombiano: «EE. UU. sanciona a exsenador Luis Alberto Gil Castillo por corrupción».

5.- «A toda esa horda que Orlando creo en torno de las primicias, los extras, las chivas, mi solidario saludo de pesar». El señor Édgar Hozzman, en un comentario en el periódico Eje 21 sobre el deceso del periodista Orlando Cadavid Correa, terminó agrediendo en su intento por solidarizarse. Un buen consejo es: si no se conoce el significado de un adjetivo es aconsejable no usarlo. Horda tiene dos significados: «1. Comunidad de salvajes nómadas. 2. Grupo de gente que obra sin disciplina y con violencia». Cadavid Correa (q.e.p.d) no creó ni lo uno ni lo otro. De modo que lo que iba a ser un reconocimiento a las habilidades profesionales del fallecido acabó en un agravio. Por último, la tilde es infalible para determinar los tiempos pasados de los verbos; creo es afirmación de primera persona del verbo creer (yo creo que corregir errores es posible); mientras que creó (con tilde por ser palabra aguda) es pasado del verbo crear. El comentarista pudo haber escrito: «A todo ese equipo profesional que Orlando creó en torno de las primicias, los extras, las chivas, mi solidario saludo de pesar».

6.- «Zulma Rojas saca adelanta su fundación 'Pequeños gigantes’». Título en el periódico La Opinión (Cúcuta). El primer error es tipográfico: adelanta, en vez de adelante. El nombre propio de la entidad incluye la palabra Fundación, que se escribe con inicial mayúscula, pues en este caso no es sustantivo derivado del verbo fundar, sino que hace parte del nombre institucional. El vocablo ‘gigantes’ también lleva inicial mayúscula. Además, no necesita comillas sencillas ni dobles porque es un nombre propio. Entonces: «Zulma Rojas saca adelante su Fundación Pequeños Gigantes».

7.- «William Dau Chamatt, alcalde de Cartagena, continua su defensa y ofensiva en contra de los entes de control distritales y nacionales». En la página de RCN Radio en Internet. Un asunto es el término continua, y otro es continúa. El primero indica que hay sucesión en un hecho, el segundo, que se persiste en un objetivo. Dos: no se defiende una causa y se la ataca al mismo tiempo; eso sucede solamente en la mente de un mal redactor que usa términos sin equiparar sus significados. Lo que el alcalde de Cartagena hizo fue irse lanza en ristre contra los organismos de control, porque le incomodan sus acciones de vigilanciaadministrativa sobre su gobierno. Entonces: «William Dau Chamatt, alcalde de Cartagena, continúa su ofensiva contra los organismos de control distritales y nacionales».

8.- «Ingrid Betancourt asegura que "no se arrodillará" a Venezuela ni a grupos armados ilegales». En una noticia de Jenny Rocío Angarita, de RCN Radio. Primero, Íngrid debe llevar tilde sobre la vocal i. Segundo, como escribió la redactora dijo que Venezuela y los grupos armados ilegales no serán arrodillados por nadie; el mal uso de las preposiciones (‘a’ en este caso) genera exabruptos lingüísticos como este. Realmente, según se leía en el texto de la nota, lo que la dirigente política dijo fue que ella (Íngrid Betancourt) no se arrodillaría ante Venezuela ni ante los grupos ilegales; un hecho totalmente distinto al que describió la redactora Angarita. Corrección: «Íngrid Betancourt asegura que "no se arrodillará" ante Venezuela ni ante grupos  armados ilegales».

9.- «El país recibió un avión con un cargamento de ayuda de Nueva Zelanda, que está priorizando el suministro de agua potable, el problema más acuciante». Escribir sin pensar arroja resultados absurdos. En esta expresión, publicada en el diario Vanguardia a propósito de una erupción volcánica en Tonga, se dijo que suministrar agua potable es un «problema acuciante». En realidad, como el resto del mundo lo entiende, el problema es la carencia de ese precioso líquido; sin él la vida terrícola sería imposible. Enmienda: «El país recibió un avión con un cargamento de ayuda de Nueva Zelanda, que está priorizando el suministro de agua potable para suplir su carencia».

10.- «… rectifico mis manifestaciones y me retracto de cualquier aseveración despectiva o calumniosa en contra del señor Héctor Rolando Noriega, ofreciendo disculpas como quiera que no existen sentencias en su contra por hechos delictivos». De Rodolfo Hernández Suárez, quien era candidato a presidente de Colombia. El gerundio, que una inmensa mayoría de hispanohablantes aplica mal, no tiene función lingüística en esta oración. Son dos oraciones: una alude a su retractación, y otra a las disculpas para el ofendido. El exalcalde de Bucaramanga debió escribir: «…rectifico mis manifestaciones y me retracto de cualquier aseveración despectiva o calumniosa en contra del señor Héctor Rolando Noriega, y ofrezco disculpas como quiera que no existen sentencias en su contra por hechos delictivos».

11.- «(…) para eso es la desgracia, para uno tratar de sacarle punta, sino cómo haces para sobrevivir». La afirmación es de la comediante Alejandra Azcárate en una entrevista para el Canal RCN, reproducida por el diario El Universal. Un entrevistado no tiene nunca mediana idea de cómo escribirá el reportero que lo aborda. Luego la culpabilidad por los errores no recae sobre el entrevistado, sino sobre el periodista que escribe; como sucedió en este caso, en que se escribió mal la conjunción adversativa sino, cuando debió ser la locución conjuntiva si no; es
decir, ‘en caso distinto’.

12.- «El proceso penal de Pedro José Trujillo quedó en firme con la condena proferida». Impreciso es decir que el proceso es de Pedro, pues en realidad es del Juzgado que asumió la investigación por el homicidio del que hablaba la noticia en Vanguardia. Se olvida fácilmente que la preposición de significa pertenencia (y contenido). El proceso penal es contra Pedro José Trujillo. Gramática elemental, señores noveles de periodismo. Así: «El proceso penal contra Pedro José Trujillo quedó en firme con la condena proferida».