17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Descachadas idiomáticas

30 de marzo de 2022
Por Jairo Cala Otero
Por Jairo Cala Otero
30 de marzo de 2022

1.- «Óscar Mauricio Sabogal sería el presunto responsable de la muerte de la jurista Jackeline Amaya, quien murió el pasado 2 de diciembre producto de los disparos». Esta cita es de la agencia noticiosa Colprensa. Contiene dos deslices que parecieran imperceptibles. Veamos: 1. «…de la muerte de (…) quien murió» es una expresión que refleja la pobreza léxica del redactor. Los participios de los verbos existen para evitar, precisamente, esos giros repetitivos, que empañan las oraciones gramaticales. 2. En un delito, que es acto criminal, siempre hay una acción, no un producto. Producto es una ‘cosa producida’. También es ‘caudal que se obtiene de algo que se vende, o el que ello reditúa’. Corrección: «Óscar Mauricio Sabogal sería el presunto responsable de la muerte de la jurista Jackeline Amaya, ocurrida el pasado 2 de diciembre, por varios disparos». 

2.- «…algunos de esos desnudos, un reportaje (…) colgarán desde el martes y hasta el próximo 25 de febrero…». La conjunción copulativa ye (y) no cabe en esta oración, sobra. Es como forzar a una mujer a tener relaciones sexuales sin que le apetezca. En El Tiempo es común ese giro gramatical impreciso. Debieron escribir: «…algunos de esos desnudos, un reportaje (…) colgarán desde el martes hasta el próximo 25 de febrero…».

3.- «Fue por eso que consideré…». Este error es muy socorrido, implica caer en el uso del famoso que galicado (derivado del idioma francés), que en el español no tiene buena presentación. Su autor es Jorge Gómez Pinilla, en El Gironés, una pequeña publicación de las tantas cuya vida languideció durante la crisis sanitaria.

En lugar de esa expresión galicada, lo correcto es: «Fue por eso por lo que consideré…». Para algunos resulta más larga. Sí, pero es la precisa. Aunque también puede diversificarse: «Por eso consideré…».

4.- «…siendo consciente de la situación coloque toda su fuerza de voluntad…». Todo lo intangible se pone. Siempre. Se coloca aquello que debe ocupar un lugar determinado por lógica y lo que tenga movimiento de traslación (traslado de un lugar a otro). En la cita del psicoorientador Jorge Eliécer Díaz Wilches, columnista del diario Vanguardia, la fuerza de voluntad no es tangible, por lo tanto, debió usar el verbo ponga. Así: «…siendo consciente de la situación ponga toda su fuerza de voluntad…». 

5.- «La familia del oficial secuestrado afirmó que están dispuestos a viajar a Cuba si es necesario». Concordancia de género y de número es una figura gramatical que muchos suelen quebrantar, como ocurrió en una noticia del diario El Espectador. Como familia es un sustantivo femenino, de número singular, el verbo debió estar también en femenino y en singular: dispuesta: «La familia del oficial secuestrado afirmó que está dispuesta a viajar a Cuba, si es necesario». Otra alternativa posible usando el plural: «Familiares del oficial secuestrado afirmaron que están dispuestos a viajar a Cuba, si es necesario». Nótese que la coma detrás del sustantivo propio Cuba no puede faltar, porque hay un condicional (si). 

6.- «Al preguntarle al país sobre los principales problemas que padecen, la seguridad y la economía aparecen de lejos como los primeros…». Las que constituyen un grave problema en Colombia no son la seguridad ni la economía, como se afirmó en el diario El Espectador. Son graves problemas la inseguridad y la crisis económica (con desempleo creciente incluido). Dicho de otro modo: no son los remedios los que nos azotan, sino las enfermedades las que requieren solución. Corrección: «Al preguntarle al país sobre los principales problemas que padecen, la inseguridad y la crisis económica aparecen de lejos como los primeros…».

7.- «…tienen monedas con menos dígitos y que esto ayudaría al país a acogerse más fácil a mercados externos». ¿Cómo se acogería Colombia a esas normas internacionales? ¡Más fácilmente!, no más fácil. Los adverbios de modo no son usados por los periodistas, generalmente; así lo notamos en esta expresión publicada en la revista virtual Kienyke.com. Fácilmente significa que algo se hace con facilidad. Entonces: «…tienen monedas con menos dígitos y que esto ayudaría al país a acogerse más fácilmente a mercados externos». 

8.- «Sobre el mantenimiento de los trenes Ramos, indicó que este año se destinaron 16 millones de dólares». ¿Cuáles serán los trenes Ramos? ¿Cómo y dónde podrán conocerse y usarse? Las preguntas hay que trasladárselas a Vanessa Restrepo, autora de esa descachada en el periódico El Tiempo. Como ese error, se cuelan muchos otros de semejante corte porque no se revisan los textos antes de «colgarlos» en las páginas web. ¿Sobre qué trataba de informar Vanessa? Sobre tres tramos de una vía, pero el computador le hizo una mala jugada; y así se quedó. Corrección: «Sobre el mantenimiento de los tres tramos, indicó que este año se destinaron 16 millones de dólares».

9.- «James: ¿Por qué vale 80 millones de euros?». Error craso, repetitivo entre redactores y locutores deportivos. Ningún humano tiene precio en dinero. Esa degradante comercialización sucedía hace 171 años, cuando existía la esclavitud. (Abolida por el presidente José Hilario López, en 1851). En el caso de un futbolista lo que vale dinero es su pase, o derecho que el club deportivo tiene, no él. Esta descachada fue publicada por la revista Semana. Reparación a la dignidad del futbolista: «Pase de James: ¿Por qué vale 80 millones de euros?».

  1. «… pues ha sido su portal de noticias y entretenimiento es el que durante los últimos cinco años (…) más ha contribuido al reconocimiento profesional…». Del columnista Jorge Gómez Pinilla en el portal Las 2 Orillas al explicar por qué prescindieron de su participación en la revista Semana. Un galimatías es un ‘lenguaje oscuro por la impropiedad de la frase o por la confusión de las ideas’. Eso es lo que se refleja en esta oración, la voz pasiva (ha sido) choca con una voz activa en presente (es el que). Corrección: «…pues su portal de noticias y entretenimiento, durante los últimos cinco años (…), ha contribuido grandemente al reconocimiento profesional…».