16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Al costo que sea

7 de mayo de 2021
Por Eduardo Lozano M.
Por Eduardo Lozano M.
7 de mayo de 2021
Es increíble, con tantos temas que tenemos de primera mano, entre ellos el tema de la salud, pero nos enfrascamos de un momento a otro en la violencia que amenaza con absorber en busca de acabar todo un país.
 
El tema se ha vuelto el pan de cada día y deja tras de sí un creciente número de muertos y heridos.
 
Lo que asombra es la violencia en esta oportunidad que se ensañó en Cali, ciudad que sufrió los mayores destrozos e incendios.
 
Y qué decir de unas manifestaciones donde algunos participante acudieron con machetes y cuchillos para enfrentar a la policía? O en Bogotá donde se pretendió quemar a quince policías tras incendiar un CAI?

No, esto es lo que no debe ser.

Si las alcaldías autorizan una manifestación de protesta por algo, hay que ser consecuentes con los permisos y entender que no vamos a llenar de sangre nuestras calles, sino de orden y de marchas de repudio por algún motivo.

 Hay que entender que los policías dispuestos para el control de estos actos, son seres humanos que sienten como nosotros, que tienen familia como nosotros y que no son un blanco de guerra para acabar con sus vidas.
 
EL DINERO DE LA MINGA
 
En estas manifestaciones especialmente en Cali y en Pasto han hecho presencia integrantes de la minga indígena del sur, en lujosos automóviles y modernos buses de transporte.
 
De donde sale tanto dinero para esos viajes masivos que hacen familias indígenas para participar en las manifestaciones? de dónde los recursos para adquirir autos y camionetas que muchos quisiéramos? hay quienes dicen que están financiados por grupos de narcotraficantes que tienen sus cultivos en el Cauca y por algunos reductos guerrilleros de las FARC y del ELN, interesados en llegar al poder.
 
VAMOS A NEGOCIAR

Esta frase si que me extrañó. El gobierno ha invitado a los promotores del paro, con el fin de escucharlos y buscar un acuerdo para acabar con este cese nacional de actividades que se debate entre los saqueos y la violencia de todo orden.
 
Acordar que? o negociar que? 
 
Como dicen los jóvenes de hoy: «Ahí si quedé perdido» porque la institucionalidad y la Constitución no se negocian, mucho menos con quienes tienen a Colombia en esas condiciones.
 
Queda en evidencia que la meta es LLEGAR AL PODER AL COSTO QUE SEA.