15 de julio de 2019
Aguas de Manizales. Banner julio de 2019.

¡Bravo por el euro!

11 de enero de 2019
Por Clara Inés Chaves R. (*)
Por Clara Inés Chaves R. (*)
11 de enero de 2019

El pasado primero de enero se cumplió el vigésimo aniversario del euro, la moneda única en diez y nueve países europeos dentro de la Unión Europea, constituyendo de esta manera la zona euro.

El 1 de enero de 1999 once países europeos adoptaron el euro, y comenzó su circulación en el 2002. Este hecho ha sido uno de los principales logros de la Unión Europea, estableciéndose en la segunda moneda global a pesar de las dificultades y las crisis económicas que presentan algunos países europeos, en dónde para unos economistas, les ha faltado más disciplina, responsabilidad, y austeras políticas económicas.

La Unión Europea es un organismo multilateral que ha mostrado el ejemplo de que sí se puede trabajar en unidad para conseguir beneficios para todos, al contrario de otros como es el caso de Estados Unidos, que ha retrocedido en su política, reemplazandola por el unilateralismo y un dialogo de negociación ganar- perder, olvidando su responsabilidad política frente al mundo globalizado e interdependiente.

A pesar de que la Unión Europea no se ha constituido aún en una potencia política, si lo es en el contexto económico y comercial multilateral.

No obstante las crisis que ha sufrido la zona euro a causa de algunos estados pequeños,  medianos, y frágiles que no manejan con responsabilidad su economía ni su presupuesto; esta ha servido para que estos mismos países no entren en el caos, protegiéndose además la región de las turbulencias económicas y comerciales que la situación genera.

Lo anterior, hace que no obstante los inconvenientes que pudiese tener la heterogeneidad del desarrollo económico de cada nación que conforma la zona euro, ningún país se imagina salir de esta  zona de confort; pues sería catastrófico para el estado que quisiera hacerlo, ya que esta zona no solo comparte la misma moneda, sino la misma nacionalidad europea, el paso de personas por las fronteras, el intercambio laboral, comercial,  y además la moneda protege a las economías de los países que la conforman, de las inflaciones, así como muchos otros temas más, que hacen que esta relación sea fuerte y difícil de acabarse.

En tal sentido, Jean Claudio Trichet, antiguo presidente del Banco Central Europeo –BCE– y quien fue uno de los artífices de dicha moneda, considera que la creación de esta moneda y de la zona euro,“ ha sido un gran éxito”.

Indudablemente que la inestabilidad en algunos países generada por contexto político y al mal manejo de sus políticas económicas y presupuestales, que no logran estar armónicamente dentro de las estrategias europeas, ponen en dificultad la política de la Banca Central Europea; pero contrariamente a  ello, esta moneda es más estable que el propio dólar que vive dentro de una burbuja superficial que no corresponde a la realidad.

No obstante el éxito y el avance en la integración europea, el euro no ha contribuido al establecimiento de una verdadera unión económica, de ahí que existen aún muchos desafíos a realizar.

En tal sentido, los países que conforman la zona euro, tendrán el reto de corregir no solamente el problema de competitividad entre ellos mismos al interior de dicha zona, sino el de establecer una unión económica con una sola política fiscal y un solo presupuesto, políticas que hasta el momento algunos países se han opuesto, debido a la desigualdad de sus economías y a temas políticos internos de cada estado.

A pesar de lo anterior, la construcción del euro y de la Unión Europea, constituye una lección a seguir dentro del contexto del multilateralismo y la integración, no solamente para todos los países de América Latina, que están lejos de llegar al mismo nivel de unificación económica y política; sino de manera  particular para los colombianos que en lugar de unirse en una misma bandera, se dividen y polarizan, retrasando de esta forma su desarrollo y debilitando su gobernabilidad.

Sea la ocasión entonces, de felicitar a la Unión Europea, institución que más invierte en cooperación en el mundo; y que para el caso de Colombia, este organismo internacional es su principal aliado estratégico, e inversionista en términos de contribución al desarrollo, y en particular durante el proceso de paz, y actualmente en el posconflicto.

 (*)Ex diplomática