22 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gazapito internacional

30 de octubre de 2017
Por Cazador
Por Cazador
30 de octubre de 2017

Por Cazador

Antes de iniciar mi comentario de hoy, quisiera confirmar lo que expuso el cultor del idioma Gustavo Páez Escobar, en su columna del 28 de octubre pasado. Efectivamente, mi escrito sobre el término “nobel”, publicado el 27, fue redactado a raíz de un artículo anterior del señor Páez Escobar sobre ese mismo vocablo. El estilo de lo que escribí, más de mensaje personal que de comunicación pública, se explica porque lo hice inicialmente como carta al Director.

Y, ahora sí, vamos al grano. A veces uno piensa una frase, la escribe, y si la lee después, resulta diciendo lo contrario de lo que se pretendía. Esto le ocurrió a Luis Almagro, nada menos que el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), durante un homenaje que se le ofreció en la septuagésima tercera Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), celebrada en Salt Lake City, en el Estado de Utah EUA). En su discurso de agradecimiento, al recibir el “Gran Premio a la Libertad de Prensa”, dijo textualmente, según transmisión en directo de la televisión internacional: “No se puede dejar de olvidar a los periodistas que han sido asesinados”. Obviamente, lo que quería decir era que no se podía dejar de recordar (o que no se podía olvidar) a los periodistas asesinados. Por supuesto alguien se dio cuenta del error y lo corrigió para los medios escritos, paro la grabación ya había salido al aire y, coincidencialmente, Cazador la pudo escuchar. La versión posterior escrita, como salió, por ejemplo, en el Diario de las Américas, decía: “Nunca vamos a olvidar a los periodistas…”.