18 de noviembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

La integración regional

12 de febrero de 2010
12 de febrero de 2010

Agregaba que este nombre tenía una connotación más regional no tanto porque en determinado momento de su historia hayan formado un solo departamento, sino por la cercanía entre sus ciudades y por su innegable vocación agrícola, especialmente en el cultivo del café. En este sentido, al destacado escritor que es Otto Morales Benítez le asiste toda la razón. Porque tiene mayor significado hablar del Gran Caldas antes que del Eje Cafetero. Este nombre tiene como más sentido de pertenencia, como que convoca más a la unidad, como que se presta más para una verdadera integración regional. Es decir, nos da una mayor unidad étnica, para decirlo de alguna forma. Además, nos posibilita un mejor acercamiento cultural.

Los habitantes de la región que conforman hoy los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda vienen de un mismo tronco: Antioquia. Recuérdese que la colonización antioqueña fue fundamental para la formación de nuestros pueblos y ciudades. Heredamos, por lo tanto, su misma cultura, su mismo amor por el trabajo, sus mismos principios cristianos. Gentes venidas de Marinilla, Santuario, Rionegro y Sonsón forjaron, a golpe de hacha, esta realidad geográfica que es el Gran Caldas. Nadie, en esta región, puede negar sus ancestros antioqueños. Por eso nos identifican unos mismos valores. Nuestra misma conducta social está condicionada a esos principios que nuestros abuelos, todos venidos de  la Antioquia Grande, nos legaron. Como la raza antioqueña, somos emprendedores, forjadores de empresa, con carácter aventurero. Nos identifica no solamente el deseo de hacer dinero sino también la defensa de nuestros valores humanos. En pocas palabras, defendemos la heredad. Por esta razón estamos llamados a lograr una verdadera integración regional. Pero sobre principios de equidad, de conveniencia y de ayuda mutua.

Son muchos los proyectos de desarrollo que se pueden sacar adelante con la integración regional. El túnel de La Línea es el más importante. No solo porque mejora en forma sustancial nuestras comunicaciones sino porque nos posibilita integrarnos al corredor vial Buenaventura-Bogotá, con todos los beneficios que representa para la comercialización de nuestros productos. Las fuerzas vivas de los tres departamentos deben propender porque el proyecto se ejecute como se había planeado en un principio, con los dos carriles aireados. El otro proyecto es el Puerto de Tribugá. La bancada parlamentaria del Gran Caldas debe buscar la manera de que el Ministerio de Transporte inicié cuanto antes esta obra, que se convertiría en nuestra salida al mar.  El Túnel de Cocoló es otro proyecto que aunque beneficia más a Caldas, debe presionarse como unidad territorial. En lo referente al Canal Regional de Televisión también debe darse mayor integración.  Porque no es justo que mientras el departamento del Quindío posee la misma participación accionaria de los demás no tenga una presencia activa en el manejo del canal. Hasta la misma señal llega allí en forma deficiente.