1 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

No hay razón para la crueldad

23 de junio de 2021
Por Jesús Helí Giraldo Giraldo
Por Jesús Helí Giraldo Giraldo
23 de junio de 2021

La crueldad simboliza el desconocimiento de la unidad y la falta de entendimiento de que cualquier acción contra otra persona es un atentado contra la humanidad, afecta el todo, y por ser cada uno de nosotros parte de ese todo es a sí mismo contra quien atenta. La herida o la muerte causada a un semejante quedará marcada en el victimario y el sufrimiento lo acompañará hasta la eternidad.

Morimos en la muerte que causamos, por ello en lugar de maltratar a alguien, o herirlo, debemos desarrollar el amor y permitir que el espíritu del bien desplace el mal antagónico y nos traiga la luz del amor que nos llena de claridad y despierta la compasión que impide hacer daño a un semejante o a nosotros mismos.

Entender que todos los humanos, por ser parte de la unidad, están más cercanos a cada uno de nosotros de lo que pensamos y que sólo debemos evocar los mejores sentimientos hacia los demás, principalmente cuando están equivocados y nos ofenden o atentan contra nuestra integridad, es simplemente comprender que están siendo víctimas de estados emocionales desastrosos, ajenos a nuestro propio estado emocional y, al no ser nosotros los enojados, no debemos responder igual, sin caer, tampoco, en la ingenuidad de dejarnos maltratar, nuestra integridad es lo más valioso.

Somos tierra, en nuestro cuerpo se encuentran los elementos que constituyen el planeta, respiramos el mismo aire que respiran los demás, entre todos conformamos el cuerpo llamado humanidad y es nuestro deber conservarlo, cuidarlo y amarlo, esto se logra conservando, cuidando y amando a los seres que lo integramos. O sea, la ecología abarca también a los humanos, si cuidamos los recursos naturales lo hacemos para el beneficio de todos los seres que habitamos esta tierra, así no seamos conscientes de esa acción. Carecen de importancia, entonces, los cuidados ecológicos si desconocemos la protección de nuestros semejantes, es un terrible error maltratarlos o quitarles la vida. Si podemos proteger y cuidar un animal, una planta o defender los nacimientos del agua, ¿por qué maltratar a nuestro hermano?

Si comprendiéramos lo efímero que es nuestro paso por la tierra, lo pequeños que somos ante el universo y que este viaje, hasta donde nuestra comprensión lo permite, no volverá a repetirse estamos obligados a realizarlo en la mejor forma posible procurando, en todo instante, el bienestar y las mejores condiciones para todos los viajeros y la tripulación del barco de la vida. Nuestra vida empezó mucho antes de subir a la embarcación y, después de que descendamos del barco, continuará el recorrido hacia un lugar lejano que representará siempre la gran incógnita humana. Es una oportunidad, única efímera, para tener sensaciones gratas y dejar los mejores recuerdos, y en ningún momento constituir una pesadilla a quienes no tienen la culpa de nuestra condición emocional, hagamos de nuestro viaje una grata experiencia no una desgracias.

*Artículo del libro: Emociones en la sombra, Giraldo Jesús Helí, Amazonm

JHGG

Bogotá, junio 23 de 2021