12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aníbal Hoyos: ¡el ‘gallo’!

26 de junio de 2021
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
26 de junio de 2021

Mientras el partido conservador escurre un candidato empujado, que ha merodeado por muchos patios traseros de la política y busca votos desde la penumbra azul de la que una vez abandonó sin pudor alguno sino con un notorio desprecio, el partido liberal se la juega con una poderosa carta de occidente, el ex alcalde y empresario, Aníbal Hoyos.

De seguro, será un revivir rojo en la provincia risaraldense por las características de este economista y Administrador de Empresas Agropecuarias. Serán votos nuevos.

La política hoy está remendada y requiere sastres para que la vuelvan a confeccionar.

Espero ruidosas sorpresas en urnas con la presencia de otros grupos alternativos con nombres y caras frescas, renovadoras y emprendedoras. Para tiempo de mutación. De riesgo para los partidos continuistas.

Las dos credenciales hoy dentro del partido liberal, están en poder de Diego Patiño y Juan Carlos Reinales. El primero busca la quinta corona y pensión, mientras que el segundo, debe aclarar primero lío jurídico después de incursionar en la cumbre política nacional. La política es pragmatismo y no solo palmaditas para comunidades despreciadas por los jerarcas en mención.

El liberalismo, está en déficit en Risaralda. El inventario es esquivo y deficitario en medio de la inmarcesible crisis nacional.

Ellos como presidentes del permisivo dale rojo -dale en Risaralda y Pereira, deben responder, así detrás tenga una masa amorfa de concejales y diputados amontonados que – con especial excepción- no miran más allá de los límites de la propia política.

¿Se volverá a dar el milagro de las 2 curules?

Aníbal Gustavo Hoyos Franco, nacido en Belén de Umbría, con especialización en Alta Gerencia, sentó cátedra de buen administrador, de ser serio gobernando, juicioso en el manejo de las finanzas. La gente cree en él. Y, parte con un banderazo alto.

Demostró que su único jefe es el pueblo y como ejemplo antepuso el civismo para liderar la muchedumbre. Salió aplaudido.

Por eso, en contrapelo del conservador advenedizo que recorrió con orfandad tres directorios más en una pobre semblanza de semáforo en tinieblas, Aníbal Hoyos, reclama con arrojo política decente y no destellos de política embaucadora y mentirosa.

Vendrán otros nombres que serán ráfagas de interés colectivo. ¡Risaralda despierta!  [email protected]