19 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Chavo del Toro

7 de junio de 2020
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
7 de junio de 2020

Dosquebradas No es Posible. El considerado mayor opositor del gobierno Empresa de Todos, se reventó y prefirió el atajo.

Votó positivo el Plan de Desarrollo, reconoce: “resalté y aplaudí el esfuerzo y lo encomiable del trabajo de los secretarios de despacho”.

Lo otro es cháchara. Bulla de cafetín. De pasillo que confunde.

No fue en sintonía: de opositor mayor a  aplaudidor de lo que tanto cuestionó. Y se envalentona y le da nausea, un poco de rabia, cuando se le deja al descubierto de la voltereta que quiere disfrazar de juridicidad,  que fue la misma que utilizó cuando fue Personero eterno.

Nos insistió,  en sus cantos alegres de una gran alianza  para “salvación de Dosquebradas”. O, lo que dijo en el Blog del Ministro el 30 de septiembre del 2019 que la “política se tiene que ver como un ejercicio digno”. Disenso lo llama con un palabrerío de ruido.

En su memorial repetido alcanzó a señalar que lo suyo “era una lucha frontal contra la corrupción” para que el proceso no estuviese viciado con encuestas amañadas. ¡Quién dijo infamia!

Habría que indagarle también si Mario Marín y Alexander García, los dos exdiputados – candidatos – eso estaba incluido en el “acuerdo programático”. Igual que al MIRA, a la U, a un sector vociferante del liberalismo, al tono disidente del CD, conocido como G-11, que lo apoyaron arrojados en su poderoso altar.  Es más, súmele hasta el inofensivo Walter Molano. Incluso, a su gerente, Alejandro Loaiza, atrapado en su momento en la diatriba estelar del Centro Democrático. Deben estar revolcándose en su intención personal.

Dijo como candidato – sin riesgo de contagio  y creemos que como el culebrero-  lo “suyo era una propuesta seria, sin ataduras, con la premisa de honestidad  y trabajo, para devolverle a los dosquebradenses, la ciudad pujante  y prospera que fue”.

Nos resultó con mala memoria, el doctor Óscar Mauricio Toro Valencia. Agresivo y subido de Toro, perdón de tono.

-“Vamos a enfrentar al contradictor apoyado por los políticos que sumieron al municipio en la corrupción”, expresó en su momento para El Tiempo, 18 de septiembre del 2019. En El Diario, nos recordó  que si ganaba él, “nadie perdía”. Habría que preguntarle si con Ramos, sí se pierde.

-Recordarle que como se publicitó en el periódico El Eje, en julio 16 del pasado año,  que era claro que una cosa era votar por él  y otra por Diego Ramos en su momento apoyado por los conservadores  a quienes “culpó de agravar  la situación que ya traía el municipio  y que finalmente se agudizó  en el pasado mandato”.

El, sostiene, sin sonrojarse bajo el frío de un buen vino o una buena carne en Santa Rosa, donde duerme, que nunca dijo que Dosquebradas era una empresa de Todos. Tiene razón: ¡el triunfo no le pertenece! Capítulo como para el Chavo del Toro.

[email protected]