28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cambio en las reglas de juego que inclinan la mesa

1 de agosto de 2019
Por John Alexander Alzate Quiceno
Por John Alexander Alzate Quiceno
1 de agosto de 2019

Cualquier competencia, sea económica, deportiva, académica o democrática, para que sea transparente y limpia requiere de unas reglas de juego pre establecidas, que sean claras y equitativas.

La publicidad política es un elemento de vital importancia en la competencia democrática, ya que permite dar a conocer a los candidatos que aspiran a cautivar al elector. En tal sentido, la alcaldía de Manizales reguló, a través del decreto 214 del 20 de marzo de 2019, qué tipo de publicidad política podía utilizarse en Manizales y los sitios donde esta podía ser instalada. En este decreto no se permitió la publicidad política en elementos de amoblamiento urbano, tales como mupies y pasavías, ni la instalación de pendones en postes. Hasta allí, las reglas de juego estaban claras y pre establecidas con un tiempo tal que permitiera ser conocida por todos los candidatos.

El día 25 de julio, el alcalde Octavio Cardona León expidió el decreto No. 445, a través del cual se modificó la reglamentación anterior, permitiendo la instalación de publicidad política en elementos de amoblamiento urbano. Esta modificación se realizó a última hora de que acabara la restricción para instalar publicidad política. De manera “astuta”, el candidato a la Alcaldia Jorge Hernán Mesa Botero, el hijo de Adriana Gutiérrez, candidato a la gobernación de Caldas, y varios candidatos del partido liberal, tenían instalada publicidad al primer minuto de poderse instalar publicidad política.

La modificación realizada por el alcalde, de entrada, no es ilegal, pero si deja la sensación de que fue una jugada planeada para favorecer las aspiraciones de Mesa, del hijo de Adriana Gutiérrez y de integrantes de las listas a corporaciones públicas del partido Liberal. Parece como si dichos candidatos conocieran de antemano la modificación que se iba a realizar, ya que inmediatamente después de expedido el decreto, tenían contratado los espacios de los pasavías e instalada la publicidad.

Consulté con algunos asistentes al Comité de Garantías electorales, el cual es presidido por el Alcalde y el Secretario de Gobierno y donde asisten delegados de los partidos políticos, toda vez que es la instancia donde se discuten y socializan este tipo de situaciones. Todos los consultados manifestaron su sorpresa con la modificación. Este tipo de medidas, tienen como fin inclinar la Mesa a favor de ciertos candidatos, y me permito explicar las razones:

  1. El número de vallas y pasavías disponibles en Manizales para instalar publicidad política es limitado. Al día de hoy la disponibilidad para quien quiera pautar es limitada, ya que un solo partido adquirió casi la totalidad de espacios disponibles.
  2. El costo de la publicidad en un pasavías asciende a $1.200.000 mensual. Un costo bastante alto, al que solo pueden acceder campañas que cuenten con mucho dinero.
  1. Esta medida invisibilizó a cientos de candidatos que no cuentan con recursos económicos. De hecho, en las vallas y pasavías solo he observado candidatos de un mismo partido.

Esta situación cercena las garantías de los candidatos a concejo, asamblea, alcaldía y gobernación que no cuentan con los recursos para instalar la publicidad permitida, y privilegia a quienes tengan dinero. Y así lo tuvieran, ya no encontrarían los espacios para instalarla.