28 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El chelo de Santiago Cañón

10 de julio de 2019
Por Óscar Alarcón
Por Óscar Alarcón
10 de julio de 2019

MACROLINGOTES

El concurso Tchaikovsky de música es un evento que cada cuatro años se realiza en Rusia en homenaje al ilustre compositor y en el que participan jóvenes intérpretes de todo el mundo, en distintas modalidades. En el de este año tuvimos los colombianos la fortuna de que uno de nuestros compatriotas, Santiago Cañón-Valencia, de 24 años, ocupara el segundo lugar interpretando el chelo. Tan importante es el evento que hubo  18 millones de melómanos del mundo se pegaron a la plataforma de Medici y en varias oportunidades colapsó.

Hay que destacar que si bien este colombiano, con cabello de colita, obtuvo el segundo premio y medalla de plata adjudicada por el jurado, después del norteamericano Zlatomir Fung, en la votación que realizó Medici entre quienes siguieron su transmisión, logró el primer lugar. ¡Qué tal si hubiera Var!

Ocho días después, el pasado jueves, Cañón se presentó ante los suyos, en el teatro Julio Mario Santodomingo, que estaba abarrotado, y quienes no se cansaron de ovacionarlo, aun rompiendo el protocolo universal de aplaudir en medio de los movimientos. Se lució acompañado por la sinfónica de Colombia, dirigida por Carl St. Clair. Hizo el honor, a los asistentes, de interpretar el concierto número 1 para chelo de Dimitri Shostakovich, con el que obtuvo el galardón en Rusia.

No es el primer reconocimiento que recibe este joven compatriota, quien desde los cuatro años le pone sonido a ese instrumento de voz hombruna, como es el chelo. Hace dos años logró el tercer puesto en el concurso Queen Elizabeth, también el Starker, así como otras distinciones en importantes certámenes europeos.

La inolvidable noche del jueves en el Santodomingo la cerró la sinfónica nacional interpretando una de las mejores obras del inmortal Tchaikovski, su Patética, que la hizo en vísperas de morir y que nos muestra que hay de todo en la vida, hasta la tristeza y la melancolía.

Más triunfos le esperan al muchachito de 24.