4 de marzo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Alimentos ultraprocesados suben índices de mortalidad

14 de junio de 2019
Por Jorge Iván Duque Cardona
Por Jorge Iván Duque Cardona
14 de junio de 2019

Antes de entrar a hablar sobre por qué los alimentos ultraprocesados aumentan los índices de mortalidad es importante decirles a los lectores de esta columna cuáles son esos alimentos que según las estadísticas contribuyen a que más personas mueran cada día. los alimentos hechos mayormente o completamente de azúcar, aceites y grasa figuran en la lista clasificada por los científicos como un vector crucial de las enfermedades crónicas.

A los anteriores alimentos se suman los pasteles, los nuggets de pollo, las albóndigas y el pan producido de manera industrial. En la lista también están incluidos los alimentos congelados o listos para comer, los refrescos y bebidas azucaradas, las barras de chocolate y los dulces.

Es necesario tener en cuenta que los hábitos alimentarios influyen en muchos factores de riesgo para la salud cardiometabólica, lo que lleva a que las personas sufran de diabetes tipo 2, que tengan accidentes cerebrovasculares y que sufran de enfermedades cardíacas, consideradas como las principales causas de muerte a nivel mundial.

La Organización Mundial de la Salud, interesada en buscar soluciones en este sentido, implementó un plan de acción mundial contra las enfermedades no transmisibles para los años 2013-2020, con el firme propósito de lograr para el año 2025 una reducción siquiera del 25% en la mortalidad prematura ocasionada por las cuatro principales enfermedades mundiales no transmisibles: la enfermedad cardiovascular, la enfermedad respiratoria crónica, el cáncer y la diabetes.

Los investigadores en salud señalan que los factores de riesgo asociados con una dieta de baja calidad representan una carga sustancial para la salud y la economía. Los estudios han demostrado que los factores dietéticos son una de las principales causas de la carga mundial de la enfermedad. Indican que solo en España por cada porción adicional de alimentos ultraprocesados, la mortalidad por todas las causas aumentó en un 18%.

Una investigación realizada por los médicos Anaïs Rico Campà, Miguel A Martínez González e Ismael Alvarez Alvarez aconseja a los gobiernos que fijen objetivos para mejorar la prevalencia de factores de riesgo como la obesidad, la diabetes, el aumento de la presión arterial, el consumo de sal, la inactividad física y el consumo nocivo de alcohol. Con campañas educativas se pueden bajar los índices de mortalidad como consecuencia del consumo de productos ultraprocesados.

Los estudiosos señalan: “Durante las últimas dos décadas, la disponibilidad y el consumo de alimentos ultraprocesados, caracterizados por productos alimenticios con baja calidad nutricional y alta densidad energética, se han incrementado notablemente en muchos países”. Según el estudio, en veinte años, los comprendidos entre 1990 y 2010, el consumo de alimentos ultraprocesados pasó del 11% al 32% en la ingesta diaria de energía. Es decir, casi que se triplicó.

Debemos tener en cuenta que los alimentos ultraprocesados son “formulaciones industriales elaboradas en su mayoría o en su totalidad a partir de sustancias derivadas de alimentos y aditivos, con poco alimento intacto, si es que contienen alguno”.

Los investigadores sostienen que “los atributos nutricionales negativos de los alimentos ultraprocesados (alto contenido de grasa de baja calidad, azúcar y sal agregados, junto con baja densidad de vitaminas y escaso contenido de fibra) no solo tienen un efecto perjudicial directo sobre la salud del consumidor, sino que también afectan la salud indirectamente al reemplazar los no procesados o alimentos mínimamente procesados y comidas recién preparadas”. Además, encontraron asociaciones significativas, estadísticamente, “entre un mayor consumo de alimentos ultraprocesados y un mayor riesgo de sufrir de cáncer o del llamado síndrome del intestino irritable”.