12 de noviembre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

El Debate Político en Fundadores

21 de abril de 2018
Por Julio César Ortiz Gutiérrez
Por Julio César Ortiz Gutiérrez
21 de abril de 2018

Julio César Ortiz Gutiérrez

Examinados los videos que viajan raudos por las redes y los informes presentados en todos los canales y servicios de televisión, conocidas las versiones locales sobre lo que pudo ocurrir el día del “debate” entre los candidatos presidenciales Vargas, Duque, De la Calle y Petro en el emblemático teatro de Los Fundadores, me atrevo a pensar que los organizadores no pudieron controlar el engendro político y social que quisieron armar y que todo se les salió de las manos inesperadamente por no consultar la realidad política que vive la sociedad colombiana.

Los directores de La Patria y sus socios organizadores del debate frustrado confiaron en su lectura de las encuestas regionales sobre las tendencias electorales en la zona cafetera y en especial las de Manizales, y pensaron que el ring debía armarse para los candidatos que las encabezaban allá, que por cosas de azar coincidían con las líneas editoriales de su periódico impreso.

La platea armada con todas las sillas reservadas por y para su gente, y el elevado y lejano palco para algunos madrugadores, la tarjetas de invitación para los VIP de la casa y los invitados de los punteros de los sondeos locales y extremo control de ingreso para los demás son ejemplo de lo que no se debe hacer en pleno Siglo XXI.

Esto, al parecer, significó que los dirigentes de la principal ciudad universitaria de Colombia, con asueto académico decretado hasta por algunos colegios de bachillerato, estarían excluyendo al principal estamento social de Manizales de la única oportunidad concedida por los candidatos en sus muy ajustadas agendas, al privilegiar en su acto a los señores de siempre y segregar a los estudiantes, más ávidos que nunca de saber sobre los destinos de su país.

Los reclamos en la calle y en las filas de las entradas de Los Fundadores fueron de ese tenor; los gritos juveniles superaron las versiones tergiversadas de dos candidatos y de sus community managers que acusaron a un candidato, que hasta ahora no encabeza las encuestas allá y de sus seguidores, de promover entre los jóvenes persecuciones y hostigamiento a sus jefes. Los jóvenes de Manizales piensan igual que los de Popayán, y que los de Bogotá o Paris y New York; no se dejan excluir y quieren oír y ser oídos en condiciones de igualdad y sin exclusiones. Eso es lo que pasa en todo el mundo en democracia hoy.

La exclusión de los jóvenes, la apresurada organización, los fastidiosos amiguismos, las odiosas exclusiones y los agrios privilegios en política, incomodan hoy más que nunca, pues todo se sabe y todo se comunica en las sociedades en red y más entre la juventud. Esos manejos fueron desbordados por la nueva democracia cibernética que vive entre los jóvenes y más entre los estudiantes. Lo cierto es que existe un inusitado interés por la política y por el resultado de las próximas elecciones y la gente se siente desatada de compromisos electorales y burocráticos lo que se multiplica entre los universitarios de toda Colombia. Lo dirigentes regionales no lo quieren ver y les explota la realidad en la cara como ocurrió en la emblemáticas puertas de Fundadores.

Lamentablemente no pudimos conocer las ideas de los candidatos sobre los problemas de Caldas y Manizales, ni sobre los oscuros hechos de corrupción en el aeropuerto de Palestina entre otros, en camino de la prescripción de las acciones fiscales y penales, ni sobre los temas del atraso vial, el desempleo y la inseguridad urbana entre muchos asuntos que preocupan a los habitantes del departamento.

Los jóvenes reclaman su derecho a la igualdad democrática y a la deliberación política en escenarios públicos como el debates de los candidatos a la presidencia en Los Fundadores, y que ellos se hagan sin privilegios y sin exclusiones impuestas por las élites de siempre.

Profesor de Derecho Constitucional
Universidad Externado de Colombia
Abogado