21 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Perdurar-consolidar, mentir, aflorar-imaginario, manejar, recién

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
31 de octubre de 2017
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
31 de octubre de 2017

Quisquillas de alguna importancia

efraim osorio

En román paladín, nadie ni nada puede ‘perdurar’ nada: las personas o cosas, simplemente, ‘perduran’. 

El verbo ‘perdurar’ es intransitivo. ¿Sabe usted, señor Piñeros, qué significa esto? Quiere decir, le recuerdo, que no tiene complemento directo, a saber, que su acción no recae directamente sobre personas o cosas. En román paladín, nadie ni nada puede ‘perdurar’ nada: las personas o cosas, simplemente, ‘perduran’. ‘Consolidar’ sí es transitivo, por lo cual pide, en la oración, un complemento directo. El periodista Argemiro Piñeros cita, aunque sin comillas, al señor John Mario González en esta afirmación: “Uribe sí ha podido consolidar en el país que es un líder político que ha perdurado por un tiempo sus postulados…” (LA PATRIA, 16/10/2017). Esta frase –descuidada como pocas– debió ser corregida de principio a fin, por ejemplo, de la siguiente manera: “Uribe sí ha podido consolidar en el país la idea (o la opinión o la percepción) de que sus postulados han perdurado en el tiempo”. Así, el verbo ‘consolidar’ tiene su complemento directo, ‘la idea’, y el verbo ‘perdurar’ conserva intacta su naturaleza de intransitivo. Como debe ser. ***

Y, hablando de verbos intransitivos, tropecé con la siguiente afirmación del señor Guillermo Orlando Sierra: “El verbo mentir es reflexivo” (LA PATRIA, 20/10/2017). No, señor, este verbo no es, por naturaleza, ‘reflexivo’, sino intransitivo. Que puede ser reflexivo, sí, pero esto son otros cinco pesos, porque no todos los verbos intransitivos pueden convertirse en reflexivos o pronominales, como ‘perdurar’ –uno no puede ‘perdurarse’­–. En cambio, los verbos transitivos sí, porque su acción puede recaer en el sujeto que la ejecuta: uno puede ‘matar’ o ‘matarse’, ‘herir’ o ‘herirse’, ‘insultar’ o ‘insultarse’, etc. ¿Habrá excepciones? Lo ignoro. El verbo ‘mentir’ puede ser pronominal, porque uno puede ‘mentirse’ a sí mismo, es decir, ‘meterse mentiras’, cosa que hacemos con frecuencia, muchas veces, para excusar nuestras ‘metidas de pata’. ¿O no? ***

Más de lo mismo: El columnista Alejandro Samper Arango escribió: “…las drogas y el resentimiento afloraban lo peor de algunos integrantes del grupo” (LA PATRIA, 21/10/2017). “¿Hacían ver?”. El verbo ‘aflorar’ es intransitivo, por lo cual, como se explicó arriba, no puede tener complemento directo, en este caso, ‘lo peor’. Sus sinónimos son ‘asomar, surgir, orillar (arrimarse a la orilla), exultar’; como transitivo, ‘acribar, cerner’, pues significa también “cerner la harina o cribar los cereales para obtener la flor”, pero ésta, evidentemente, no es la idea que quiso expresar el señor Samper, quien, en el mismo artículo, escribió: “Para algunos de ellos, me dijo, el imaginario que manejan es que vale la pena morir o matar  por los colores de un club”. Se refería a los barrabravas. ‘Imaginario’, de acuerdo con la novísima definición que le da El Diccionario en su última edición (2014), es, en Psicología, una “imagen simbólica a partir de la que se desarrolla una representación mental”. Es, por lo tanto, una operación del entendimiento, razón por la cual, no puede ser ‘manejada’, ya que ésta es una acción manual, material, física, mecánica. En almacenes y oficinas, todo lo ‘manejan’. ¿Por qué gustará tanto este verbo ‘manejar’? ¿No conocen otro? Una muestra más: “La corrupción en política, y, sí, en el fútbol también se maneja tras bambalinas…” (El Tiempo, Mauricio Pombo, 24/10/2017). “Se practica…” o “se ejerce…”. Quizás. *** 

Un lector, conocedor sin duda de las normas gramaticales tradicionales, pregunta si las siguientes frases son correctas: “Julio Sánchez recién había perdido una figura en su mesa de trabajo”. “Recién cumplió 66 años” (Semana, Rafael Manzano, redactor, 17/10/2017). Según la “Nueva gramática de la lengua española” no son castizas, pues esto enseña: “El adverbio ‘recién’ es aceptado por los participios de muchos verbos transitivos e inacusativos, pero rechazados por los adjetivos, puesto que (…) su interpretación requiere hacer referencia a algún suceso”. Verbigracia, ‘recién llegado’, ‘recién capturado’, ‘recién lesionado’. ‘Recientemente’, es el adverbio apropiado en la primera frase del señor Manzano. Sin embargo, el “Diccionario panhispánico de dudas”, también de la Academia de la Lengua, ‘admite’, aunque como regionalismos, construcciones como éstas: “Mi tía Lola recién tuvo una niña”; “¿No hablabas recién del pragmatismo?”; “En mi habitación recién limpia…”; “Recién ahora que lo recuerdo…”, y otras por el mismo corte. El escritor culto sabrá a qué atenerse.

[email protected]