6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

LA ANLA

27 de junio de 2017
Por Gustavo Álvarez Gardeazábal
Por Gustavo Álvarez Gardeazábal
27 de junio de 2017

Gustavo Álvarez Gardeazábal

La ANLA es la Agencia Nacional de Licencias Ambientales y tiene un confuso margen de actuación frente a las CAR ( Corporaciones Ambientales Regionales ),pisándose las mangueras como bomberos inexpertos. Pero es por sus determinaciones que se hacen burradas como las  denunciadas aquí la semana pasada en el Meta y el Quindio.

Las quejas del Meta sobre la torpeza de haber trazado la línea de 230 por parte de la empresa Del Sur SAS,( que es propiedad 100% de Eléctricas de Medellin), son fruto absoluto del capricho de un grupo de funcionarios de la ANLA sentados frente a un escritorio bogotano y no  fruto del estudio detallado de las áreas por donde se da la licencia.

La línea de trasmisión de 29 kilómetros en el municipio de Restrepo tuvo 3 opciones de trazado y todas fueron presentadas por los constructores a la ANLA. Los funcionarios oficiales escogieron la que mas daño causaba,la que mas costo de tierras tenía y alegaron que ellos eran “funcionarios ambientales y no catastrales”. Ese trazado se tira en una parcelación de 30 residencias.Obliga a los constructores a parapetear en las orillas del rio Salinas ( que la semana pasada se salió de madre y les demostró que les puede tumbar las torres)y como  cereza del pastel, autoriza aporrear el volcán de azufre donde nace este rio.

En la  determinación que parte en dos la reserva Barbas Bremen  en el Quindio,la ANLA no ha servido de soporte para la defensa que encabezaba la anterior gobernadora. Por el contrario es usada como herramienta para respaldar la postura por parte de la EEB del trazado dañino porque probablemente en este caso la ANLA  actúa como agente catastral y no ambiental.

@eljodario

Publicada en Diario ADN,junio 27 2017