14 de junio de 2024

Editorial La Escasez de Medicamentos Pone en Riesgo la Salud Nacional

Por La Redactora
22 de marzo de 2024
Por La Redactora
22 de marzo de 2024

La alarmante escasez de medicamentos en Colombia constituye una crisis de salud pública de proporciones preocupantes. Con productos básicos como el acetaminofén e insulina en riesgo de agotarse, la falta de acceso a tratamientos esenciales pone en peligro la vida de millones de ciudadanos. 

La crisis de desabastecimiento de medicamentos que afecta a Colombia es una situación de extrema gravedad que no puede ser ignorada ni minimizada. El reciente comunicado del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) sobre la escasez de 12 medicamentos es un claro llamado de atención sobre una problemática que pone en riesgo la salud y la vida de los ciudadanos colombianos.

Entre los productos farmacéuticos en peligro de agotarse se encuentran algunos tan básicos y necesarios como el acetaminofén y diversos tipos de insulina. Este problema es aún más preocupante cuando se considera que el desabastecimiento no es simplemente producto de dificultades logísticas o de producción, sino que se ve intensificado por disputas ideológicas y activismos políticos que entorpecen la disponibilidad de medicamentos esenciales.

La Asociación Colombiana de Psiquiatría ha expresado su alarma ante la falta de medicamentos indispensables para el tratamiento de enfermedades mentales, destacando que la suspensión de estos tratamientos pone en grave peligro la salud de los pacientes y compromete los servicios de salud mental en todo el país. Esta situación tan delicada demanda una acción urgente por parte de las autoridades sanitarias, especialmente del Ministerio de Salud y Protección Social y del Invima, para resolver el problema y evitar mayores riesgos para la población.

La escasez de medicamentos para la salud mental coincide con un momento crítico en el debate sobre la reforma de la salud en el Congreso. Mientras los legisladores discuten el futuro de este sector, millones de colombianos enfrentan la angustia de no poder acceder a los tratamientos que necesitan desesperadamente para mantener su salud y calidad de vida.

Es prioritario en estos momentos que el gobierno tome medidas inmediatas y efectivas para abordar esta crisis de insuficiencia de medicinas. No se trata simplemente de un problema logístico o administrativo, sino de una cuestión de vida o muerte para muchos ciudadanos. La salud de la población no puede ser sacrificada en aras de intereses políticos o económicos. Es responsabilidad de las autoridades garantizar el acceso universal a los fármacos necesarios para preservar la salud y el bienestar de todos los colombianos.

De hecho, la Constitución Política de Colombia en su artículo 49 establece que «la atención de la salud y el saneamiento ambiental son servicios públicos a cargo del Estado. Se garantiza a todas las personas el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud». En estas circunstancias, solicitamos al gobierno que priorice la solución de esta crisis y tome las medidas concretas para asegurar el suministro adecuado de medicamentos en todo el país.