1 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Adiós a Ferdy Hernández, el anarquista de los pioneros del rock

6 de diciembre de 2020
6 de diciembre de 2020

Falleció hoy en Cali Ferdy Fernández, el anarquista de los pioneros del rock. El periodista Édgar Hozzman publicó con el renombrado artista una entrevista en EJE 21 el 1 de mayo de 2014,que reproducimos a manera de homenaje póstumo.

Por Édgard Hozzman

Llegó a Bogotá sin ninguna referencia, su única carta de presentación fue su inseparable compañera: la guitarra. Tenía, eso sí, vocación de rockero. No acostumbraba a tocar puertas, ni presentarse. Se integraba sin ningún problema en cualquier núcleo social, opinando y en la mayoría de veces sentando su voz de protesta contra lo establecido, con la insolencia que lo ha caracterizado.

La calle fue su hogar a su llegada a Bogotá y así se hermanó con Fernando Córdoba, quien en su momento fue el rockero  vanguardista más comprometido con los cambios musicales de los pioneros. Cuando ninguno de ellos escuchaba a Bob Dylan, The Yardbirds, The Birds, John Mayall y Jimi Hendrix, entre otros cultores del Blues, Córdoba era el más ferviente admirador de Los Rolling Stone.

A diferencia de Ferdy Fernández, Fernando Córdoba, era una persona de gran solvencia económica, hijo de un diplomático, lo que le permitió recorrer el mundo y educarse en el extranjero. Esto le dio otra visión de los estratos altos, lo que lo convirtió en un rebelde con causa.

La empatía de Fernando y Ferdy los comprometió en proyectar su rebeldía en el sonido, de «Los Young Beat». Agrupación que suplía sus deficiencias musicales con las ideas, personalidad, voz y guitarra de Fernando y Ferdy.  Esta agrupación, además, fue creada por Álvaro Díaz y Roberto Fiorelli.

Ferdy, considerado por Óscar Lasprilla, Yamel Uribe como la mejor segunda guitarra, aportó su talento y ritmo a Los Young Beat, Flippers y Siglo Cero, agrupaciones con las que grabó álbumes, dejando testimonio de su vocación rockera a la posteridad.

Hoy, sobrellevando estoicamente molestias de salud que lo han alejado de su amada guitarra, mas no de la música la que es su soporte en el otoño de su existencia se anima  con la lectura y tertulias con amigos y colegas de la vieja guardia que lo visitan en su natal Cali.

Recuerda con nostalgia y sin ningún resentimiento los difíciles años de necesidades y estrechez económica en Bogotá, lapso pletórico en creatividad, locuras y fantasías.

–¿A qué edad comenzó a interpretar la guitarra?

–A los quince años. Sufrí mucho porque mis manos eran pequeñas y algunos tonos se me dificultaban. Mi padre, Agustín Fernández fue mi maestro, era muy exigente, como todo músico clásico.

–¿Cómo llego al Rock?

–Por una vecina en el barrio Centenario en Cali. Un día escuché a Los Beatles y ese día descubrí el camino musical que debería recorrer en mi existencia.

–¿Cuál fue su primera agrupación?

–«La Crucifixión Rosada», nombre sacado de una de las obras de Henry Miller. Baterista, Larry Joseph- Bajo, Ernesto Loed – Alberto Ramírez, primera Guitarra – y yo, segunda guitarra y voz.

–¿Cuál fue su primer ídolo?

–Los Beatles

–¿Por qué se radicó en Bogotá?

–Buscando una mejor oportunidad a mi vocación musical, aguanté hambre y frío, lo que le hizo bien a mi loca cabeza.

–¿Quién lo ayudó en Bogotá?

–Jaime Arturo Guerra Madrigal, me dio la oportunidad de ganarme mis primeros pesos, grabando jingles. Jaime era un gran señor.

–¿Cuál fue el mejor grupo de los años sesenta?

–«Los Young Beats».

–¿Cómo llego a «Los Young Beats»?

–Un día encontré a Fernando Córdoba en el parque Lourdes, estaba interpretando en la guitarra un tema de Los «Rolling Stone», me impresionó, lo abordé. Terminamos conformando un dúo y hablando de música. A Fernando le gustó como pulsaba la guitarra, por lo que me invitó a reforzar a «Los Young  Beats». Roberto Fiorelli, batería – Miguel Suárez bajista, regular como músico, pero buena persona – Ernesto Suarez, guitarra, era un niño bonito, no rockero. Fernando Córdoba, guitarra voz, excelente cantante, el mejor y yo primera guitarra.

–¿Quién lo llevó a «Los Flippers»?

–Nadie. Un día pasé frente a La Discoteca «Flippers», escuché la potencia del sonido, me gustó. Entré y les propuse que me dejaran tocar con ellos. Les gustó como sonaba,  estaban necesitando un remplazo para Miguel Durier quien los había dejado. Con «Los  Flippers»  me divertí, grabé, actué en televisión y me gané unos pesitos los que me permitieron vivir mucho mejor, con dignidad. Además me uniformaron, ellos se vestían con pintas iguales, atigradas, eran niños buenos.

–¿Con «Los Flippers» ganó plata?

–Pregúntele a Arturo Astudillo, él era el que cobraba y pagaba.

–¿Por qué salió de «Los Flippers» ?

–Quería recorrer Colombia en autostop con mi compañera. En Bucaramanga me encarcelaron por fumar mariguana.

–¿Cómo recuerda a Alfonso Lizarazo?

–Con Alfonso coincidimos en algunas oportunidades, él y Harold, no gastaban ni un tinto y se la ganaban toda.

–¿Dónde hizo su debut como músico?

–En el auditórium de Radio Pacifico.

–¿A qué músicos de aquella época recuerda?

–A Óscar Lasprilla, era un monstruo excelente guitarrista y músico, Gentil Montaña, guitarrista clásico, Luis Mondragón, guitarrista versátil, Alberto Ramírez guitarrista, Carlos Martínez bajista de «Los Flippers», buen compañero, cuando estuve enfermo viajó a Cali a visitarme, constantemente me llama.

–¿Qué emisora escuchaba?

–Radio 15 y Radio Tigre. Escuchando esta emisora conocí la salsa, sonido que me fue de gran utilidad durante mi periplo Europeo. En Francia tuve alguna figuración interpretando Salsa.

–¿Sayco le ha pagado sus regalías?

–Grabé y me han grabado más de diez canciones, incluso usted me grabó, «Lloro», tema que tiene dos versiones: la de Harold y la de Paola. A la fecha no me han dado un centavo.

–¿Fue Hippie?

–Súper hippie, mechudo, anarquista y caminante de la vida y el espacio.

–¿Integró Los Demonios, agrupación pionera del rock caleño?

–Sí, a esta agrupación llegué en mis travesías por Cali. Me encontré con Hernando Zapata y me matriculé con «Los Demonios». Como dato anecdótico, Hernando, ha anunciado mi muerte como tres veces. !!! Afortunadamente continúo en esta dimensión.

–¿Cul fue el mejor cantante de rock de los sesenta?

–Fernando Córdoba- Miguel Durier y yo.

–¿Cómo recuerda a Los Speakers?

Les faltaba verraquera.

–¿Fumó yerba?

–Claro, Cannabis sativa.

–¿Cómo recuerda los años sesenta?

–Con nostalgia. La Bomba son inolvidables, tenía entrada libre y la disfruté. fue el templo del Rock colombiano, mis noches en esta discoteca

–¿Cómo conoció a Harold?

–Me lo presentó el cantante Paul Isaza. Harold por aquella época interpretaba musiquita chicle, con una gran influencia mexicana y también música tropical. Era de familia acomodada, sus problemas no eran económicos.

–¿Cómo conformaría la agrupación ideal de los años sesenta?

–Primera Guitarra, Óscar Lasprilla,- Baterista, Guillermo Acevedo- Bajista, Yamel Uribe – Segunda guitarra y voz yo.

–¿Cuál fue su modelo como guitarrista?

–Jeff Beck

–¿Recuerda la marca de su primera guitarra?

–Una Giannini de caja, fue mi más fiel compañera, gracias a ella sobreviví en Bogotá.

–¿Por qué viajó a España?

–A conocer la patria de mi padre, Agustín Fernández. La recorrí en auto stop. Para tu información la conozco más que a Colombia.

–¿Quien le tendió la mano en Europa?

–Álvaro «Chévere» Galvis, percusionista de mucha producción en España. Una persona amable, generosa de gran sensibilidad musical.

–¿Por qué regresó a Colombia?

–Por bruto, me he debido quedar en Europa.

[email protected] [email protected]

Entrevista publicada el 1 de mayo de 2014