7 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

María Camila Orozco: “El periodismo es mi pasión, lo que me hace sentir viva”

22 de junio de 2020
22 de junio de 2020

Por Germán Matamoros G. 
www.verbienmagazín.com

En la nueva generación de periodistas investigativos, apasionados y respetuosos por la profesión, que tienen clara la función del ejercicio periodístico, es notoria por estos días una nueva cara de la noticia en nuestra televisión.

Se trata de María Camila Orozco Becerra, una joven de 29 años de edad, nacida en Villanueva, al sur de La Guajira, que viene capturando rating por sus informes judiciales e investigativos que se desprenden de fuentes como las altas Cortes, y entes como la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía; también porque ha posicionado la sección “En un Dos X Tres”, que presenta diariamente finalizando las emisiones de la noche y del medio día en Noticias Caracol.

Presenta la información con seguridad, con tono firme y buena dicción, elementos que le dan credibilidad y seriedad a la hora de poner la cara frente a las cámaras, que, entre otras cosas, le ayudan a realzar su atractiva imagen.

Esta chica, Comunicadora Social y periodista, con énfasis en comunicación organizacional egresada del Politécnico Grancolombiano, es hija de Pedro Emilio Orozco Dangond y de Amanda Cecilia Becerra Murillo. Es una de las menores de cuatro hermanos (Tania, Rosalín, Belisario y Mario Arturo).

De niña simplemente se limitaba a jugar y a soñar que podía volar. Y “uno de esos juegos se materializó: soy reportera”, dice. “Cuando tenía ocho o nueve años jugaba con una gran amiga de infancia al “noticiero”. Recuerdo tanto que mi amiga, Brenda Torres, era la presentadora del espacio. Yo siempre estaba en la calle contando historias, entrevistando personas y reportando, ellos eran mi mundo imaginario de connotación. De niña hacía jugando lo que hoy hago de adulta”, agrega.

La influencia de su padre fue definitiva, él la ponía a leer el periódico, a escuchar radio y a “ver sagradamente los noticieros de televisión”.

Por otro lado, estaban sus hermanas Tania y Rosalín, las dos abogadas y a quienes siempre vio como el ejemplo a seguir. “Cuando terminé el bachillerato no sabía qué quería estudiar, simplemente sabía que quería ser como ellas, apasionadas por lo que hacen las mujeres valientes, integrales e integras. Muy brillantes”.

Su vida laboral la inicio a los 18 años cuando sólo tenía un par de meses de estar en Bogotá estudiando la carrera universitaria. Tuvo la oportunidad de trabajar en la oficina de prensa de la Fiscalía General de la Nación donde, dice, “conocí a personas muy valiosas y a las que les agradezco porque fueron claves en mi formación”.

“Allí me asignaron responsabilidades muy importantes.  En esa época por cosas del destino terminé cubriendo desde esa entidad y para esa entidad el proceso de paz con los paramilitares. Trabajar en esa entidad pública me permitió conocer a reporteros judiciales, muchos de ellos grandes amigos, que me incitaron a dar el paso”.

» Los fines de semana, que regularmente estoy alejada del noticiero, más no de las noticias, dejo tiempo para mí. Me levanto tarde, no me maquillo, me aplico cremas, etc.».

Su llegada a los medios de comunicación se dio luego de trabajar tres años con el abogado Jaime Granados, uno de los más prestigiosos penalistas del país a quien asesoró en comunicaciones.

Cuando trabajaba con el abogado un paisano guajiro la invitó a ser parte de la mesa de trabajo de Viva FM, una emisora de Villanueva. Lo hizo durante un año largo y desde Bogotá valiéndose de la tecnología.

Alguna vez alguien se le acercó y le expuso la difícil situación que atravesaban los indígenas Wayúu, y la intención de algunos líderes de hacer pública la denuncia por la sequía y hambruna que venían padeciendo. Fue de esa manera que contactó a los periodistas que había conocido años atrás para que escucharan la denuncia.

La primera puerta que tocó fue la de Noticias Caracol y Blu Radio. El mismo día estuvo en ambos medios de comunicación. Al terminar la reunión en Blu, el director del servicio informativo, Ricardo Ospina, le pidió que hiciera una prueba de audio.

“Recuerdo tanto que entramos a una cabina pequeña y él me dejó ahí sola con el micrófono abierto y sentí mucha angustia, pero comencé a leer el texto y a medida que leía me sentía más cómoda”.

PERIODISTA CON CARÁCTER Y MUJER APASIONADA

-Germán Matamoros G.: ¿Cómo llegó a Noticias Caracol, y cuánto tiempo lleva allí?

-María Camila Orozco: Bueno después de presentar esa prueba en Blu Radio como a la semana me llaman y me dicen que me vaya a trabajar con ellos. Lo pensé, incluso le pedí consejo a muchas personas que llevan años en este oficio. A quienes consulté coincidían en que la mejor decisión era dar ese paso. Y así lo hice en el 2015. Llegué a Blu y estuve un año, casi dos, hasta que el maestro Yamid Amat me llamó para hacer parte de su equipo en CM&. En esa casa aprendí y conocí personas muy valiosas. Estando ahí me llamó quien hoy es mi director, Juan Roberto Vargas, para hacer parte de la Unidad Investigativa de Noticias Caracol. Un reto enorme que honrosa asumí. Ya han pasado más de tres años desde que regresé a mi casa, Caracol Televisión.

-GMG: ¿Qué fue lo primero que le tocó cubrir?

-MCO: Fue un reto arrancar en Blu Radio porque desde que inicié la vida laboral siempre estuve relacionada con el periodismo judicial. Y cuando llegué a esa emisora llegué a cubrir las fuentes sociales: salud, educación, etc. Entonces como todo terreno desconocido al principio fue difícil acomodarme a la fuente y a los meses, tal vez cuatro meses, no recuerdo. Cuando ya le estaba cogiendo “el tiro” llegó el cambio para cubrir la fuente donde creo que me muevo como pez en el agua: judiciales. Lo asumí feliz convencida de que era la oportunidad para mostrar lo que ya sabía. Tuve la fortuna siempre de tener el respaldo de mi director y del director de Mañanas Blu, Néstor Morales, a quien quiero, respeto y valoro.  Pero sobre todo le agradezco por la confianza en mi trabajo.

-GMG: Se le ve manejando fuentes de información importantes con temas álgidos del país como Fiscalía, Procuraduría, Contraloría, entre otros. ¿Cómo se siente con eso?

-MCO: Privilegiada. Y esa posición me lleva a exigirme mucho más. Es un proceso de todos los días. Me evalúo, porque cubrir esta fuente es un privilegio que implica mayor responsabilidad.  No estoy queriendo decir que las demás fuentes no sean importantes. Siento profundo respeto y admiración por mis colegas, pero estoy convencida de que esta fuente me exige mayor rigurosidad y demanda por tratarse muchas veces de información que compromete la vida y la libertad.

-GMG: ¿Qué es lo bueno y lo malo de manejar esas fuentes?

En un país tan polarizado, lo malo de cubrir judiciales puede ser la “incomodidad” que se puede generar a algún sector dependiendo lo que se informe. Lo bueno, poder conocer de primera mano e informar hechos de interés nacional con la tranquilidad de que no tienes agenda distinta a una profunda pasión y respeto por este oficio.

«La cuarentena: un gran desafío para medios de comunicación y periodistas».

–GMG: ¿Ha tenido alguna mala experiencia o lo que llamamos “un chasco” con esas fuentes, y en general dentro de su trabajo?

-MCO: Tal vez un episodio luego de reportar la captura de un alto exfuncionario judicial. Dije al aire que estaba capturado y aunque tenía la plena certeza de que era así tuve que pasar unas tres horas difíciles porque en el procesado no aparecía ni libre ni capturado. A eso súmele que el fiscal de turno me llamó a decirme que no era así. Al final del día unos minutos antes del noticiero de las siete de la noche, desde la misma Fiscalía nos confirmaron que efectivamente estaba capturado ya rindiendo interrogatorio en el búnker.

 -GMG: ¿En qué otras áreas del periodismo, le gustaría estar?

-MCO: Me gustaría entender las noticias económicas y poder transmitirlas con total naturalidad y seguridad a la audiencia.

 -GMG: ¿Le gustaría o se ha imaginado estar en el set presentando un noticiero, o prefiere el trabajo de reportería, de campo?

-MCO: Nunca ha sido mi sueño sentarme a presentar noticias, pero si Dios quiere que esté ahí, ahí estaré. Y si ese día llega lo disfrutaré, y seguiré siendo la misma trota cables, la misma reportera apasionada por contar historias, por “echar” un último minuto. Al final, es el espíritu del oficio: La reportería me hace sentir viva.

-GMG: ¿Cuál considera que es su fortaleza como periodista?

-MCO: El dominio de un tema en un país que es completamente judicial y político. Cuando usted tiene contexto y bases siempre se va a ver fuerte y creíble.

 -GMG: ¿Y cuál como mujer?

-MCO: Que soy apasionada. Si me tumban, me levanto más fuerte. Difícilmente renuncio a algo.

-GMG: La sección de noticias cortas y rápidas que presenta (“En un Dos X Tres”) es suya, es decir, ¿usted la creó?

-MCO: No. La idea es de mi director Juan Roberto Vargas, con quien creo que he hecho un equipo de trabajo fantástico porque cree en mí, respeta mi trabajo, le encantan y entiende las noticias judiciales. Me encanta el formato porque es ágil y dinámico, porque ha sido recibido de la mejor manera por los televidentes de Noticias Caracol que también necesitan y quieren estar informados de otros hechos distintos al virus.

-GMG: ¿Cómo es su rutina de trabajo? 

-MCO: Escucho radio desde las cinco de la mañana, a las siete de la mañana coordino con el jefe de redacción el tema para trabajar en el noticiero del mediodía.  A las ocho estoy en Caracol, hago el noticiero del mediodía, propongo temas para las siete de la noche y salgo a las ocho de la noche. Eso antes del COVID-19, ahora hago todo eso, pero asumen la responsabilidad de la sección.

-GMG: ¿Cómo ha sido o qué piensa de la manera como se afronta la información en estos tiempos de cuarentena?

-MCO: Sin duda ha representado un gran desafío para medios de comunicación y periodistas. Pero justamente en este momento histórico que vive la humanidad por cuenta de esta pandemia el rol de los medios de comunicación cobra mayor relevancia porque somos los que estamos llevándoles información real y útil para saber cómo enfrentar esta situación inédita.  Sólo tengo un aplauso cerrado y agradecimiento para los periodistas que están en la calle enfrentándose a este virus del que muy poco conocemos para tenernos informados.

 -GMG: ¿Se ha sentido afectada por la cuarentena?

-MCO: Si privarme del contacto con la gente, con la calle y otros beneficios propios de la reportería puede entenderse como afectada, sí, me ha afectado la cuarentena.

 -GMG: Usted tiene un bonito registro, ¿cómo le va con los “coquetos”?, ¿cómo maneja esa parte?

-MCO: ¡¡Ja ja ja!!… Se aprende a convivir con eso. Hay hombres muy respetuosos que con decencia hacen uso del piropo. Otros no tanto.

-GMG: Usted maneja un tono claro y fuerte presentado la información, lo que da pie para preguntarle por su temperamento: ¿Cómo es?

-MCO: Soy de carácter. No de mal genio. El carácter, cuando todos los días te enfrentas a situaciones difíciles propias de las fuentes que cubres, es necesario.

 -GMG: ¿Complicado el manejo del telepronter…?

-MCO: Antes de presentar la sección no lo utilizaba. Me encanta improvisar, contar la noticia como la siento. No me gusta el telepronter, pero estoy intentando tener una buena relación con él haciendo uso de lo que me ha caracterizado: Contar la noticia como si estuviera contándole un cuento a mi mamá o a una amiga. Que se entienda fácil.

-GMG: ¿A estudiado o ha hecho algún curso de locución?

-MCM: No.

 –GMG: ¿Qué grado de vanidad femenina tiene?

-MCO: Soy muy vanidosa. Me encanta verme y sentirme bien. Eso sí, los fines de semana, que regularmente estoy alejada del noticiero, más no de las noticias, dejo tiempo para mí. Me levanto tarde, no me maquillo, me aplico cremas, etc.

 -GMG: Como dicen ahora: al final del día, ¿qué es el periodismo para usted?

-MCM: Es mi estilo de vida. Es mi pasión, lo que me hace sentir viva. No me imagino haciendo otra cosa distinta a ser periodista. Es lo único que sé hacer. Si lo hago bien o no, son válidas las opiniones. Lo claro, es que me entrego a cada historia que decido contar.

-GMG: ¿En adelante qué otras metas quieren lograr, o hasta dónde quiere llegar dentro del periodismo?

-MCO: Quiero estudiar. No es un secreto que el oficio consume y limita esos deseos de seguir formándose. Quisiera poder tener la oportunidad de hacer una maestría, de aprender otro idioma   Me encantaría conducir un programa de radio. Actualmente hago radio con mi director Juan Roberto Vargas, quien dirige Sala de Prensa Blu, los domingos de 10 a 12 de la mañana. Cuando él no está al frente me delega, he piloteado el avión, y es fascinante.

-GMG: En estos tiempos hay un debate constante sobre el periodismo: se dice que está en crisis, entre otros factores, por culpa de la tecnología, redes sociales, noticias falsas, etc. ¿cuál es su opinión?

-MCO: La pandemia ha reivindicado el trabajo serio, decente y decidido de muchos partidistas. Hoy más que nunca la sociedad consume información. Esa sensación de incertidumbre nos lleva a querer saber qué está pasando y qué va a pasar, y es ahí donde nosotros, los medios tradicionales, estamos teniendo una reconciliación con la audiencia que nos había pedido el divorcio y se había refugiado en las redes sociales. Están consumiendo información de los medios tradicionales en radio, prensa y televisión.

-GMG: ¿Cuál sería, en su concepto, la o las ventajas de la tecnología dentro del periodismo?

-MCO: Más inmediatez. Más oportunidad de interactuar con el oyente, el lector, el televidente. Eso nos ha permitido también entender qué información necesitan o quisieran recibir.

 -GMG: ¿Qué hace en sus ratos de ocio?

-MCO: Me encanta el cine y el teatro. Me fascina viajar sobre todo por carretera.

Fotos archivo particular.