30 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El menú de cuaresma

31 de marzo de 2018
31 de marzo de 2018
el campanario
Tener a la mano:
 Abrelatas,
para abrir el corazón endurecido.
Cuchillo bien afilado,
 para cortar vicios y malas costumbres.
 Destapador, para destapar lo atorado en las relaciones familiares.
Colador,
 para pasar por alto las ofensas y purificar intenciones.
 Abstenerse:
De comer prójimo (chismes, murmuraciones y calumnias).
Evitar condimentar el día con venganzas.
 Evitar consumir altas dosis de egoísmo.
No tomar rencor, que pone de mal genio.
 Evitar el consumo excesivo de picantes, para no enchilarse y decir malas palabras.
 No tomar postres helados, que congelen el afecto.
Lavar bien el corazón, para que no se infecte de la cólera.

 Recomendaciones:

 Exquisita caridad
 para con el prójimo.
 Caldo de atención a los desamparados y enfermos.
 Ensalada de detalles de afecto para los suyos.
Tortillas abundantes para compartir con el hambriento.
Refresco de alegría para convidar a los tristes y desanimados.
 Sopa de letras para escribir más seguido a familiares y amigos.
 Puré de zanahoria
 para ver con buenos ojos a los demás.
 Pan bendito para los afligidos, ya que “las penas con pan son menos”.

Para postre:

Perita en dulce, para ser buena persona y caerle bien a todos.
 Torrejas con miel, para endulzar los defectos de los otros.
 Yogur de guayaba para repartir… gestos de perdón.
Naranja dulce y limón partido, “dame el abrazo que yo te pido” (abrazar a los seres queridos, y darles besitos, de verdad, no de chocolate ni de coco).
 Y no olvides: “Donde come uno, comen dos” y “échale siempre más agua a los frijoles”, o sea: ¡comparte tu vida con los demás!
 Finalmente: El Chef Celestial recomienda su especialidad en alimento espiritual: la Eucaristía, porque “el que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene Vida Eterna”.