13 de junio de 2024

Métodos para hacer frente a la ansiedad y el estrés

Por Tomás Nieto
4 de noviembre de 2015
Por Tomás Nieto
4 de noviembre de 2015

el campanario

(Recopilación de Tomás Nieto)

El estrés y la ansiedad son tan frecuentes en nuestra vida cotidiana que es necesario tomar cartas en el asunto. La buena noticia es que superar el estrés es más sencillo de lo que piensa el ser humano. La Asociación Americana Para La Ansiedad y La Depresión (ADAA) ha presentado una lista de los recursos necesarios para hacer que la ansiedad y la depresión tengan niveles tolerables. Con todo gusto les presentamos algunos de estos consejos.

Tiempo de espera

Cuando se está pasando por un proceso de ansiedad o depresión lo necesario es tomarse las cosas con más calma y dar un paso hacia adelante. Pruebe a practicar yoga, escuchar música o recibir un masaje. La meditación también relajará su mente y hará que vea los problemas con más distancia.

 Evite el alcohol y la cafeína: Aunque pueda parecer una solución rápida, en realidad el café puede agravar sus niveles de ansiedad o estrés e incluso provocar ataques de pánico. Esto no significa que tiene que reducir su ingesta por completo tan solo moderarla. Por ejemplo no tomar más de dos tazas de café al día.

Duerma más: La falta de sueño puede afectar negativamente a nuestra salud pero cuando estamos estresados debemos prestar mucha más atención en dormir 8 horas. Intente siempre acostarse antes de las 12 para aumentar su calidad de sueño.

 Respire profundamente: Evite las situaciones de pánico centrándose en la respiración. Tome respiraciones profundas: Inspire y expire de manera lenta.

Hacer frente a la ansiedad

Coma de manera equilibrada: Cuando estamos pasando por un periodo de estrés es muy tentador recurrir a comida preparada por falta de tiempo para alistar buenas comidas. Sin embargo, la comida es importante para combatir el estrés de manera que es necesario encontrar tiempo. Coma verduras y frutas. La falta de nutrientes esenciales puede agravar su ansiedad.

Dedique tiempo para hacer ejercicio: Mantener su cuerpo activo le hará sentir bien y le ayudará a mejorar su salud en general. Consulte en la parte inferior del artículo más consejos sobre fitness.

 Cuente hasta 10: Al igual que respirar profundamente, contar hasta 10 o incluso 20 puede ser un alivio instantáneo. Suena un poco infantil pero sencillamente el hecho de contar le permitirá centrarse en su respiración y mejorar sus niveles de ansiedad de manera gradual.

También puede interesarle:

12 Razones para disfrutar de la vida después de los 40

12 Usos de la Canela que no conocíamos

Descubrir los secretos de la Cultura Japonesa para vivir más años.

Perspectiva: Acepte que usted no es Dios y que no lo puede controlar todo. Es importante poner el estrés en perspectiva. Piense en ocasiones anteriores cuando sentía estrés y cómo fue capaz de superarlo.

La risa es la mejor medicina: Otra manera de poner su ansiedad en perspectiva es con una buena dosis de risa. De la bienvenida al humor en su vida en cualquiera de sus formas (Películas, teatro, actuaciones).

Actitud positiva: Cuando nos enfrentamos al estrés o la ansiedad es vital para mantener una actitud positiva. No todo el mundo es optimista por naturaleza, pero la elección de centrarse en lo positivo puede ayudar a sustituir los pensamientos negativos.

Involúcrese: Colaborar en actividades solidarias le permite a su estrés tomarse un descanso dentro la rutina diaria además de ofrecer su ayuda por una buena causa.

Conocer la causa: Tomar conciencia de los factores desencadenantes de la ansiedad puede realmente ayudar a determinar la mejor manera de combatirlos. Puede que sea el trabajo, la familia, un lugar o una persona. Escriba notas cuando se sienta estresado y compruebae si es una situación que puede ser evitada.

 Comparte sus sentimientos: Cuando la ansiedad alcanza grados altos es muy difícil combatirla en soledad. Hable con amigos de sle u problema. Los familiares y conocidos le darán una perspectiva diferente de su problema. Acuda a un profesional si es necesario.

30 minutos al día: Dedicar 30 minutos de ejercicio al día no le robará grandes cantidades de tiempo. Puede probar cosas diversas como caminar, nadar, bailar, ir en bicicleta y correr.

Encuentre la diversión: La mejor manera de estar motivado a la hora de hacer ejercicio es descubrir lo que le gusta. Algunas personas disfrutan practicando ejercicio en solitario mientras que otras prefieren actividades en grupo. En este caso Yoga en una buena opción.

Metas diarias: Establecer una meta diaria es otra manera de animarse a sí mismo para seguir adelante. Es preferible un ejercicio constante aunque breve. Es decir, es mejor caminar todos los días media hora en lugar de caminar durante horas el fin de semana.

Paciencia: Es importante ser tolerante y paciente cuando se está iniciando un nuevo ejercicio. Si ha llevado hasta ahora una vida sedentaria tardará entre cuatro y 8 semanas antes de ponerse en forma y notar los cambios en su cuerpo.

(Fuente: ADAA)