8 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Milimetría a la Valenciana

2 de octubre de 2011

La famosa milimetría consistía en saber repartir lo mejor de la gran torta burocrática estatal en porciones iguales, de modo que todos los jefes y grupos de su partido quedaran contentos o, al menos, algo conformes o resignados.

Como los ministros eran 13 y estábamos en el umbral del segundo de los cuatro períodos constitucionales del Frente Nacional, seis le correspondían al socio liberal y otros tantos al conservatismo.

La otra cartera (la de Guerra, que ahora es la de Defensa)  no contaba paritariamente porque le correspondía al mando militar de más alta graduación, ajeno a las veleidades partidistas, aunque días después le tocaría sacar abruptamente de ese ministerio al general Alberto Ruíz Novoa, a quien estuvo a punto de pegarle un tiro, según confesó al dejar el poder.

El Hidalgo de Popayán sabía que pisaba campo minado cuando le apostaba ministerialmente al juego milimétrico tratando de no indisponer a la Casa Ospina (la del doctor Mariano y doña Bertha, en el Barrio La Soledad), ni a la Casa Gómez, (la de los doctores Laureano y Alvaro, los de la pura doctrina, en las vecindades del templo de La Capuchina).

La partija azul era, pues, de dos ministerios para el ospinismo; dos para el lauro-alvarismo y los dos restantes para las huérfanas huestes del alzatismo sin su caudillo, fallecido en la Clínica Marly el 26 de noviembre  de 1960.

En materia  liberal era menos complicado el asunto de los ministerios porque había que manejarlo directa y expresamente con el doctor Carlos Lleras, quien desde la DNL tallaba su candidatura y tenía asegurada su elección como tercer presidente del bipartidismo para el cuatrienio 1966-1970.

En el segundo de los cuatro tiempos de la alternación bipartidista fueron ministros a la Valenciana, en representación de las  dos colectividades históricas,  Belisario Betancur, Cornelio Reyes, Alfredo Araujo, Gustavo Balcázar, Raimundo Emiliani, Miguel Escobar, José Antonio Montalvo, Aurelio Camacho, Marco Alzate, José Elías del Hierro, Cástor Jaramillo, Carlos Obando, Tomás Castrillón, Aníbal Vallejo, Joaquin Vallejo, Francisco Posada, Carlos Gustavo Olano, Pedro Gómez, Juan Jacobo Muñoz, Eduardo Uribe, Marino Rengifo, Diego Calle, Alberto Mendoza,  Héctor Charry, Enrique Pardo, Daniel Arango, José Mejía, Carlos Gustavo Arrieta, Alfredo Riascos, José Félix Patiño, Romero Hernandez y el general Gabriel Rebéiz Pizarro. Secretario general de la Presidencia fue el salamineño Guillermo Isaza Mejía, a quien le tocó, en su condición de Gobernador,  la dolorosa cirugía de la doble segregación del departamento de Caldas.

La apostilla: En su libro “Testimonio de una época”, el general Alvaro Valencia Tovar escribió sobre el inolvidable Presidente Valencia: “El país lo miró con benévola simpatía. Lo consideró expresión genuina del alma nacional: Un político caldense de su misma filiación y corriente señalaba que nadie como él personificaba mejor  el ser colombiano que cuando desconoce una materia, improvisa  un discurso”.