28 de noviembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Falleció en Bogotá el veterano actor Hugo Pérez

9 de septiembre de 2011
9 de septiembre de 2011

Considerado como uno de los pioneros de la actuación en televisión, su deceso se produjo en su residencia del Barrio Cedritos al norte de la capital.
 
El actor cuyos despojos mortales serán velados a partir del mediodía de hoy en la Funeraria Gaviria de la calle 98, desde muy niño se dedicó a la actuación y fue considerado como uno de los pioneros de los trabajos teatrales y telenovelas  desde que existe la televisión en Colombia.
 
A la edad de 10 años inició su trabajo en las tablas en pequeñas obras que se presentaron en el Teatro Municipal de Bogotá, labor que alternaba con la utilería propia del arte. Dada la capacidad demostrada los directores de obras de teatro se fijaron en su capacidad para la asimilación de libretos y su primer trabajo con un rol asignado fue en la comedia Los Caciques, que se presentaba en forma alterna con algunas proyecciones de cine de los años 40.
 
Con los años y la experiencia, después de cumplir algunos trabajos en la radio de la época, ingresó a la televisión colombiana en el año de 1.954 para la realización de pequeñas obras y protagonista de varios mensajes de la época.
 
Dentro de la labor cumplida durante su existencia se recuerda de sus trabajos en:
Teleteatro, Teatro de Cámara, El Gran Teatro Coltejer, La Historia en Broma, Infancia de los Grandes Hombres, Teleclub, Buenas Noches Domingo, Conchita y Luis un Matrimonio Feliz, etc.
 
Con una gran capacidad de atracción y un fino humor, los directores de telenovelas de los años 60 lo llamaron para desempeñar papeles de importancia en obras tales como EL CABALLERO DE RAUZÁN, PAQUITO, EL FISCAL, LA CASA DE LAS DOS PALMAS, PUERTO AMOR, PERO SIGO SIENDO EL REY, UN ANGEL DE LA CALLE  Y LA ABUELA.
 
Su último trabajo en televisión lo hizo dentro de la serie YO SOY BETTY LA FEA, donde actuó en compañía de Dora Cadavid.
 
Hugo Pérez fue considerado como un experto en el repentismo y en la composión de décimas que declamaba con una gran facilidad haciendo gala de una memoria envidiable.
 
La más recordada  es quizás aquella que le dedicó a su compañero de trabajo Humberto Martínez con quien compartió micrófonos en el programa humorístico de la radio El Corcho. En 1989 cuando Martínez falleció, la pronunció durante sus exequias: durante sus exequias:
 
Ya el juglar se silenció,
el humor está de duelo,
la dicha no amaneció,
el sol desapareció,
en el aire ya no hay brisa,
ya no hay sonrisa en la brisa,
pues esta murió de pena.