26 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Los efectos de una ley

12 de junio de 2010
12 de junio de 2010

La ley 1070 que por su contenido permite detener y juzgar –a priori- a quienes no tienen una documentación en regla en el momento de su requerimiento por parte de las patrullas de frontera, han facilitado según algunas denuncias, la comisión de actos de injusticia en varias oportunidades contra quienes transitan por la frontera con o sin animo de ser inmigrantes en los Estados Unidos.

La cadena hispana de televisión UNIVISION, acaba de presentar un gran debate nacional con la participación de varios congresistas que tienen diferentes criterios de la ley de Arizona y que amenaza con ser imitada por otros estados de la zona de frontera, para frenar la inmigracion mexicana.

Según las estadísticas que ofrecieron durante el debate televisivo, en la actualidad en los Estados Unidos existen 12 millones de inmigrantes, de los cuales 9 son de origen hispano (mexicanos, guatemaltecos, hondureños, colombianos, panameños, ecuatorianos, etc). De los 12 millones de inmigrantes, no mas de 3 tienen sus documentos en regla. Y el resto…? 

Pero los problemas para el gobierno del presidente Obama se iniciaron mas temprano que tarde, hasta el punto que en el comienzo de esta semana ya se registraron protestas callejeras en Nueva York y en los alrededores de Washington (sede del gobierno). Enfrentamientos entre policías y manifestantes que dejaron cerca de un centenar de detenidos.

Los organizadores de estas muestras quienes califican la situacion como de persecusion al inmigrante, ya declararon que seguirán protestando en las ciudades mas grandes, hasta lograr que la polémica ley sea derogada con intervención directa de la Casa Blanca, que segun las normas tiene plenas facultades para frenar la norma.   

En medio de la confusión y el estado de tensión que se vive entre estadounidenses e inmigrantes ilegales, tuve la oportunidad de dialogar con unos y otros.

Los mexicanos indocumentados que componen la colonia hispano-parlante mas grande de este pais, insisten en que como seres humanos tienen derecho a una mejor oportunidad de vida y a un mejor estatus para levantar a sus familias, sin necesidad de que sean odiosamente discriminados.

Los nativos, por su parte, alegan que dado el alto numero de inmigrantes mexicanos, la oportunidad de empleo se ha disminuido para los nacionales y que los impuestos que deben pagar al estado han crecido demasiado, porque parte de sus aportes debe cubrir los servicios de salud y educación que no pagan los mexicanos por su condición de indocumentados.

Otros le atribuyen la crisis economica a la desproporcionada inmigracion de personas que provienen de Mexico.

A la delicada situación que genero la ley 1070 de Arizona, se sumo la posición asumida por la iglesia católica a través del obispo hispano Eduardo Alanis de la ciudad de Phoenix, quien en una sentida intervención declaro que: “Mas alla de la piel, todos somos iguales. Siendo hispano reconozco la importancia de la familia que quiero defender y proteger a toda costa para evitar que se sean separados y destrozados por leyes inmigratorias".

Esta situación que parece agudizarse a cada hora que pasa, lleva indefectiblemente a plantearse la pregunta: Quien tiene la razón?