21 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Galván: el rey prepara su trono

14 de abril de 2010
14 de abril de 2010

 

Galván: el rey prepara su trono

Colprensa, El País, Cali | Luego de la evaluación médica, Sergio Galván dijo que los especialistas le comentaron que es solo una fatiga muscular la que tiene por ahora y confía en la recuperación para actuar este fin de semana.

El tucumano jamás imaginó, cuando llegó al Once Caldas, en 1996, que sus celebraciones alcanzarían tanto renombre y hoy con el América, luego de actuar también con Atlético Nacional, disfruta con su familia el reconocimiento general.

Próximo a cumplir 37 años de edad (9 de junio), Galván señala que este momento es especial para él y que en medio de la felicidad no ha pensado en retirarse del deporte competitivo. Eso sí, tiene claro que después de su adiós no será técnico y que vivirá en Medellín o Manizales, las ciudades que lo adoptaron y convirtieron en ídolo.

¿Qué sensación experimentó el domingo, cuando hizo el gol 217 frente al Cali?
"Sentí mucha alegría, una gran satisfacción de alcanzar esta marca en el fútbol profesional colombiano. Ahora toca seguir con el compromiso y la responsabilidad de siempre para anotar muchos más goles".

La gente esperaba una celebración efusiva, algo más loco, ¿no le nació?
"Mi forma de ser no es muy apegada a ciertos excesos. Respeto mucho a los demás, pero creo que cuando supere ese récord de pronto puede haber algo especial o diferente".

Adelántenos algo, ¿qué piensa hacer?
"No sé, no he pensado. Me pongo a pensar más en eso que en el gol y entonces nada va a salir. Vamos a ver qué pasa en su momento".

¿Qué pretendía con esa celebración de rodillas, con las manos arriba y mirando al cielo con los compañeros?
"Este es un grupo unido, muy creyente. Tenemos fe en Dios y la gloria y la honra son para Él. Después de vivir una situación complicada en América, lo que nos ha fortalecido es el Espíritu Santo".

Hace poco vino a Medellín a jugar ante Nacional con la ilusión de igualar el récord, pero perdieron y usted se fue en blanco. ¿Sintió frustración?
"Me hubiera gustado alcanzar ese objetivo en el Atanasio Girardot, pero las circuntancias no se dieron para eso. Vivo muy agradecido con Nacional y me sentí un poco extraño allí con otra camiseta, pero jugué con las mismas ganas y compromiso de defender los intereses del América. Sentí respeto de la gente y de los colegas de mi ex equipo, y creo que eso fue lo que también hice cuando estuve allá".

¿Qué pasará con usted después de que supere el récord de 217 goles?
"La idea es marcar más goles con el América, club con el que tengo contrato hasta el fin de año. Respetaré ese acuerdo como lo hice en los demás clubes. Seguiré con expectativas en cuanto a lo futbolístico y en cuanto a la situación económica del equipo; esperemos que todo mejore".

¿Después de tantos años en el fútbol, ha pensado en retirarse pronto o no se ha ocupado del tema?
"Sí, eso sí ha pasado por mi mente. Dejar de jugar en forma profesional está más cerca, pero hoy por hoy lo disfruto y tengo muchas ganas de actuar. Me siento bien en la parte física y futbolísticamente retomando buen nivel y marcando goles. Por lo menos este año voy a jugar y al final de la temporada analizaré y miraré cómo están las cosas para tomar la mejor decisión".

¿Dónde se radicará, en Manizales, Medellín o Cali, las ciudades que lo acogieron bien?
"Todavía no lo he decidido, pero seguro entre Medellín y Manizales. Cuando tome la determinación de dejar de ser futbolista tendré claro cuál será el lugar de residencia con mi familia".

¿Quiere seguir vinculado al fútbol, el deporte que le dio reconocimiento?
"Me gustaría, pero no como técnico porque no tengo esa vocación. Quisiera tener otra pasión en un equipo, por ejemplo en el tema de relaciones públicas o en el manejo de los más jóvenes".