21 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¿Hubo lío entre el político Giscard d’Estaing y la «heroína» Lady Di?

27 de marzo de 2010
27 de marzo de 2010

Este libro, que ha hecho correr ríos de tinta en Francia, donde vio la luz en otoño pasado, y en el Reino Unido por si pudiera estar basado en un eventual idilio entre quien fuera presidente francés entre 1974 y 1981 y la fallecida Lady Di, es también un "homenaje" a una mujer sobre la que los medios han dado una "imagen inexacta".

En una entrevista a Efe, Giscard d'Estaing reconoce, sin rodeos, que la "heroína" de su novela, Patricia de Cardiff, se inspira en la malograda princesa, pero asegura, por contra, que el protagonista masculino, Jacques-Henri Lambertye, no es él.

Subtitulada "una historia de amor capaz de cambiar la historia", y que conllevó "un avance en la integración europea", esta novela romántica pone en escena a un presidente francés viudo, que inicia su segundo mandato presidencial a mediados de los años 80 del siglo pasado, y a la princesa de Cardiff, la capital de Gales, una mujer muy bella, mediática e infeliz en su matrimonio.

Fue "un poco" Diana de Gales quien le dio la idea de escribir este libro. "Fue un día que hablábamos tranquilamente en su casa de Londres y me dijo: 'Usted debería escribir esa historia', y después me llamó dos o tres veces por teléfono para preguntarme '¿Cuándo va a escribir esa historia? Debería hacerlo'".

Es por eso, subrayó, por lo que en la primera página del libro escribió "Promesa cumplida".    Se da la circunstancia además de que su casa en París está muy cerca del puente del Alma, en cuyo túnel subterráneo perdió la vida lady Di hace doce años en un accidente de tráfico. Allí su recuerdo está aún "muy presente".

Por ello, y porque considera que la prensa y los libros que se han escrito sobre ella dan una imagen "muy inexacta", Giscard d'Estaing decidió en el invierno de 2008 sentarse a escribir un relato que permitiese a los lectores mantener "un encuentro" con la auténtica princesa de Gales. "Quería darles la oportunidad de que vieran a la persona como yo la veía, una heroína, y reflejar su forma de hablar, de reaccionar".

Era, asimismo, una forma de darle "una vida con un final feliz", alejar de ella, al menos en la ficción, lo que "los filósofos chinos llaman 'la mala muerte'".  Otro objetivo de Giscard d'Estaing, que es miembro de la Academia Francesa y del Consejo Constitucional francés, era abrir a los lectores, con su "descripción precisa de los sitios", las puertas de los palacios del poder en Francia, y también algunos del Reino Unido.

El primer encuentro entre la pareja tiene lugar en el palacio de Buckingham en una cena del G-7. Su primer acercamiento se produce tras las ceremonias de conmemoración del Desembarco de Normandía en 1984 y se concreta poco después en el Palacio de Rambouillet, donde el protagonista, como también hacía Giscard, organiza cacerías.

Es allí también donde Patricia le hace una confesión: "Unos diez días antes de mi matrimonio, mi futuro marido me dijo que tenía una amante y que había decidido continuar con ella después de la boda". A partir de ahí ella, que reconoce su necesidad de afecto ("Necesito que me amen, necesito desesperadamente que me amen"), multiplica sus aventuras amorosas y se vuelca en causas humanitarias.

Una vez dado el paso, los dos amantes van a multiplicar sus encuentros en otros palacios, como Kensington o Soucy, donde François Mitterrand alojó a su hija Mazarine y a la madre de ésta. La profusión de detalles hace que el lector se pregunte a cada momento ¿Y si fue verdad?, pero la historia da un giro radical que hace que cualquier parecido con la realidad sea mera coincidencia cuando el presidente sufre un atentado por parte de un kosovar y cuando la princesa, que estaba tramitando su divorcio, tiene que ocuparse de la regencia del Reino Unido hasta que su hijo cumpla la mayoría de edad, debido a un accidente aéreo en el que muere la Reina de Inglaterra y su hijo, el heredero al trono.

A partir de ahí, Giscard D'Estaing entra en la política-ficción al hacer que los protagonistas de su segunda novela (la primera fue "Le Passage", 1994) firmen el Pacto de Rambouillet, por el cual los ciudadanos franceses y británicos adquieren la doble nacionalidad.

Convencido de que Europa será una realidad dentro de unos 50 años, el que fuera presidente de la Convención Europea que elaboró el proyecto de Constitución europea, lamentó que "desgraciadamente" no sea el amor el que mueva el mundo.

El tema de su próximo libro, según avanzó a Efe, será una reflexión sobre "si son los hombres y las mujeres quienes hacen cambiar el mundo" o si, por contra, son "las fuerzas históricas de los pueblos en movimiento" las responsables de los cambios.