23 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El Sánchez Cristo de Dios

3 de diciembre de 2009
3 de diciembre de 2009

Las fuentes de información del Padre Diego y de su equipo tienen hasta 2.000 años. En vez de dar noticias sobre peculados, corruptos y otros pecadillos modernos, el padre y sus pupilos citan fuentes como Cristo, Moisés, san Pablo.

No le preocupa el rating . Tampoco paga costosos avisos de página entera en los diarios para interpretar a su antojo las mediciones de sintonía radial.

No tiene que rendirle cuentas a ningún cacao económico. No cuida el puesto. Lo ejerce. Reporta al Espíritu Santo que paga la cuenta y cubre los sobregiros.

En su emisora, el hijo de don Gabriel y doña Carmen Julia Cuartas, le echará la última cuñita al Banquete del Millón que se realizará en la noche de este jueves.

Será el 49 de la serie que inició su antecesor el padre Rafael García Herreros. Hace 17 años murió en su ley cuando estaban en pleno banquete. Desde entonces lo remplaza el "joven" tauro yarumaleño de 77 mayos (los cumple el 19 de ese mes, para los regalos).

El banquete es tan austero que la "carne" la muestran de lejos las mujeres más bellas de Colombia. Felizmente, el célibe padre Diego "no anda según la carne, sino según el espíritu" (Rom. 8, 4).

Su antecesor se copió de los banquetes de los políticos y decidió convocar eventos similares para meterles la mano al bolsillo a los ricos. Así les asegura el embolatado nirvana. El pragmático Espíritu Santo lo convenció de que más importante que tener plata es tener amigos que la gasten.

A pesar de que aparecía todos los días, el padre García Herreros nunca cansó en su programa de televisión que cumple 55 años en enero, lo que lo convierte en el más antiguo del mundo. Ese milagro será alegado para exaltarlo a los altares.

Y como finalmente el presidente Uribe no irá a la cumbre de Unisur, en Manaos, lo esperan en el banquete en el Salón Rojo, eso sí, pagando la entrada. Mejor si encima ropita usada. En cualquier oficina de Servientrega le reciben chiros en buen estado a quien quiera colaborar.

Con el "Coco" Rodrigo Ramírez Restrepo, un antiguo beneficiario de la obra, vimos trabajar frenéticamente al padrecito Jaramillo en su sancta sanctórum del Minuto de Dios.

Su agenda es más apretada que la de María Magdalena. Para ahorrar estrés y siquiatra, se mete su permanente dosis personal de salmos.

Jaramillo, como le decían en la escuela, tiene el caminado, la sonrisa y la mirada de quien jamás ha cometido un vulgar pecado mortal. Prefiere utilizar el tiempo en practicar el verbo servir en todas sus variantes. Cumple así el legado de sus ancestros yarumaleños.