20 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El sistema bancario colombiano: un negocio rentable

21 de agosto de 2009
21 de agosto de 2009

En Colombia pasa todo lo contrario, los titulares hablan sobre las considerables ganancias de nuestro sistema financiero, como titula el diario el Espectador del 13 de agosto “A junio las ganancias del sistema financiero fueron de $4,4 billones”, punto que es muy positivo, ya que muestra grandes fortalezas de nuestro sistema, y económicamente hablando es conocido la importancia de poder contar con instituciones financieras fuertes.
Históricamente la principal labor de los bancos ha sido la intermediación económica, que consiste en la captación de dinero y en el préstamo del mismo ganando unos intereses por ello, pero ahora uno de los factores que más incide en las utilidades bancarias es el cobro de sus servicios, que van desde transacciones por internet, uso de la tarjeta y eso que el valor depende si se usa en cajero de la misma red o de otra red, cuota de manejo de tarjeta y otros.
Como se afirma en un artículo de la revista Portafolio “Las otras fuentes de ingreso son las inversiones y los costos que se le cobran al cliente por el uso de los servicios. De acuerdo con cifras de la Superintendencia Financiera, a marzo, el 51,5 por ciento de los ingresos provenía de los intereses, el 27,8 por ciento de las inversiones y el 20,8 de los servicios”
En lo corrido del año, los servicios bancarios han subido más que la canasta familiar, solo por hacer una comparación, pero con este artículo quiero manifestar la necesidad de disminuir el valor de los servicios bancarios ya que son funciones inherentes al banco en su papel de intermediador.
En este periodo de crisis, cuando el objetivo es que la gente tenga mayor poder adquisitivo y gaste para generar un efecto anti cíclico y poner a circular el dinero, lo más prudente  seria reducir estos costos y que un usuario posea mayores recursos para el gasto, y tener un mayor consumo y asegurar así la circulación del dinero, en vez de que quede en manos de un sector tan reducido como el bancario.
Que no aplique más adelante la frase tan popular que reza “las perdidas las socializan y las ganancias las privatizan”.