26 de febrero de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Chávez se da “gran vida”

5 de abril de 2009
5 de abril de 2009

chavez

El presupuesto venezolano del 2009 contempla asignaciones que totalizan 20 millones de dólares, al cambio oficial, para el despacho del presidente Hugo Chávez Frías, reveló el diario estadounidense El Nuevo Herald, en una nota informativa publicada este viernes que tituló “Los gastos de Chávez contrastan con sus llamados de austeridad”. “Contradiciendo sus propios llamados a eliminar los lujos y a apretarse el cinturón, Chávez tiene un abundante presupuesto que incluye: 250,000 dólares para trajes, 28,000 dólares para zapatos, 230,000 dólares para productos de tocador, 380,000 dólares para gastos de lavandería y tintorería”, dice el periódico. El presupuesto incluye además 160,000 dólares para libros, 860,000 para vehículos, 1.9 millones de dólares para alimentos y bebidas, 3 millones para “relaciones sociales”, y otros 3.2 millones de dólares para mantener las “residencias presidenciales”.

El 25 de marzo pasado, el presidente Chávez firmó un decreto que suspende los gastos suntuarios en la esfera del Gobierno, la administración pública y las dependencias descentralizadas como una de las medidas del paquete anticrisis que la oposición fustigó por “neoliberal”.

Chávez ordenó limitar en la administración pública todas las actividades de lujo, como “la decoración innecesaria de edificios”, y “la reconstrucción de oficinas”.

Sin embargo, El Nuevo Herald hace notar que “tan reciente como en noviembre pasado, cuando ya era claro que la situación económica del país petrolero iba a empeorar, Chávez mismo dio luz verde a una remodelación de su despacho presidencial, a un costo de 2 millones de dólares”.

“Paradójicamente, para Chávez no existe contradicción entre su llamado y sus propios gastos”, dice el diario.

MEGASUELDOS

“Se acabaron los megasueldos”, dijo Chávez la semana pasada, al ordenar la puesta en vigencia de la ley que establece todos los sueldos de funcionarios públicos a un límite equivalente a 10 salarios mínimos, poco menos de 5,000 dólares mensuales al cambio oficial.

“El que quiere volverse rico, entrégueme el cargo y váyase a otro lado”, dijo Chávez.

El crudo venezolano cayó en el PIB en 46 por ciento, debido a la caída de los precios del petróleo, y llevó al presidente Chávez a encarar una serie de medidas de ajuste, entre las que se destaca la disminución de 6.7 por ciento del presupuesto nacional y el incremento del IVA de 9 por ciento a 12 por ciento. Chávez alertó que en su gobierno “está absolutamente prohibida la desmedida adquisición de telefonía celular, del discado directo internacional y del uso de internet”. “Las tarjetas de crédito, la adquisición y alquiler de vehículos ejecutivos”, al tiempo que supeditó el destino de recursos para misiones en el extranjero a la previa autorización de la Vicepresidencia.

BOLIBURGUESES

La realidad, sin embargo, dice El Nuevo Herald, “contradice con frecuencia las palabras del jefe de Estado venezolano. Durante la administración chavista, ha florecido una generación de banqueros y empresarios vinculados al Gobierno, conocidos como ‘boliburgueses’, varios de los cuales son famosos por llevar una vida de lujos gracias a fortunas astronómicas que han logrado amasar en breve tiempo”.

Uno de los más notables, el banquero Leopoldo Castillo, vinculado a altos funcionarios chavistas y actualmente bajo investigación por parte de la Fiscalía General, adquirió recientemente un avión privado de 54 millones de dólares y mantiene importantes inversiones en el sur de la Florida, reveló un informe de investigación al que El Nuevo Herald tuvo acceso.

“La forma como los chavistas han gastado el dinero no es un ejemplo de socialismo”, cuestionó Carlos Berrizbeitia, ex diputado del opositor Proyecto Venezuela.

Según cifras divulgadas durante su programa Aló, Presidente, Chávez dijo que tiene un salario base de 2,500 dólares, pero, según Berrizbeitia, el mandatario gana bonos que totalizan unos 15,000 dólares, para un salario anual de 180,000 dólares, expone El Nuevo Herald.