11 de diciembre de 2018

Rector de la Universidad Distrital salva histórico mural

3 de octubre de 2013
3 de octubre de 2013

catellanos jorge El rector Inocencio Bahamón fue incluso más lejos y logró que el mural no solo se proteja sino que el autor lo restaure. El mural fue elaborado en 1987 por el artista Alberto Gómez, quien desde hace 17 años vive en Deltona, Fl. Una población de la Florida central que se encuentra entre las ciudades de Orlando y Daytona Beach.

Alberto Gómez ha sido muy exitoso hasta el punto que es el pintor, de cualquier nacionalidad, que más murales  ha elaborado en lugares públicos en el estado de la Florida, además de los realizados en otros estados de la Unión Americana. Hoy en día son 30 en bancos, escuelas, iglesias, cárceles juveniles y toda clase de espacios.

La obra de Alberto Gómez se encuentra en muchos lugares del estado de la  Florida, pero de manera especial se recuerda su trabajo en la exclusiva zona de fanáticos, del autódromo de Daytona Beach, sede de la organización Nascar que controla todos los deportes de motor en Estados Unidos. La ciudad de Daytona tiene un especial lugar en el corazón del Maestro Gómez, toda vez que luego de llegar a Estados Unidos se estableció en esta zona de la Florida central porque su paisaje le recordaba el llano colombiano donde creció. Pero adicionalmente allí conoció a Tippen Davidson, gerente y propietario del periódico Daytona News Journal, el más importante de la región.

Davidson un amante de la cultura se convirtió de inmediato en un enamorado de la obra de Alberto Gómez y muchos de sus cuadros adornan la sede del periódico, a pesar de que a la muerte de este mecenas, sus herederos han abandonado un poco su apoyo a la cultura.

Resulta que el mural de la Universidad Distrital, se encuentra a la entrada del auditorio, justo donde se está realizando una gran obra de renovación y estuvo a punto de ser destruido, pero un movimiento a través de las redes sociales pidiendo que se conservara, llegó a oídos del rector Bahamón y de inmediato tomó acción para protegerlo.

El mural, de cinco metros de alto por 10.6 metros de ancho y  que el autor llamó Caldas Tutelar, fue realizado en 1987 por orden del rector de la época, Isidro Parra Peña a un costo de $2.100.00, pero durante su realización pasaron tres rectores en la dirección de la universidad Distrital, por lo que alrededor del mural sucedieron  toda clase de peripecias. Alberto Gómez tuvo que amenazar con una huelga de hambre para que le pagaran, un celador borracho le pegó al mural tres tiros, grafitis de toda clase se han incluido en la obra, ha sobrevivido todas las pinturas de renovación que cada año la universidad hace para recibir de la mejor manera a los alumnos del nuevo año y finalmente nunca fue inaugurado, algo similar a lo que sucedió con el famoso monumento a las banderas que se hizo en 1948 y  se inauguró muchos años después en el 2001, aplazada en 1948 debido a  los disturbios sucedidos en Bogotá con la muerte del líder liberal Gaitan.

Coincidencialmente el rector Inocencio Bahamón, quien es Ingeniero Catastral y Geodesta, comenzó su trabajo justamente en 1984, año en el que se comenzó a hablar sobre la elaboración del mural y se hizo amigo del autor. Ahora cuando el rector Bahamón está a punto de retirarse de su cargo y pensionarse, se le presenta la oportunidad de salvar el mural que representa a toda la universidad. Lleva el nombre del sabio Caldas, quien era muy versado en astronomía y esto se refleja en el mural.
mural
En la obra se plasma un dibujo de un joven estudiante de topografía y líder estudiantil de la época, Jesús Vergara, de quien solo se sabe que se casó con otra estudiante y ambos eran alumnos del hoy rector Bahamón. También figuran varios profesores que trabajaban en esa época y claro sin faltar está Monserrate y todo el entorno que se puede apreciar con los vecinos y hermoso de los cerros de Bogotá, donde está ubicada la sede de La Macarena.

“Este mural contiene todos los elementos que han destacado a la Universidad Distrital” afirma el rector Bahamón, quien adicionalmente tiene una gran sensibilidad por el arte toda vez que su hija pinta y su obra está en diferentes partes del mundo, además su hijo es músico  y profesor de la misma universidad. Pero nada se habría logrado sin la valiosa contribución del Ing. Hector Ordoñez, propietario y gerente de la compañía constructora Consorcio Canaán, que está haciendo la remodelación de la sede de La Macarena. No había presupuesto para realizar la restauración, pero el rector Bahamón habló con el Ing. Ordoñez quien de inmediato entendió la importancia de conservar el mural y aceptó que su empresa pagara los gastos de restauración, todo en un acuerdo de palabra, como en los viejos tiempos,  y con base en esto se le dió autorización al maestro Alberto Gómez para que viajara a Colombia y comenzara la restauración, la cual ya se encuentra en proceso y todo basado en acuerdos verbales, recuperando el valor de la palabra dando así un valor agregado a esta restauración y gracias a la visión de un rector y un ingeniero, ambos sensibles al arte, la historia y la cultura.

Se espera que el trabajo del maestro Gómez culmine antes del 5 de septiembre y que antes de esa fecha el alcalde Gustavo Petro inaugure la obra, algo pendiente desde 1987.

[email protected]