26 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Lazard

Por Gustavo Álvarez Gardeazábal
17 de agosto de 2017
Por Gustavo Álvarez Gardeazábal
17 de agosto de 2017
Gustavo Álvarez Gardeazábal

No conozco a José Miguel Mendoza, el superintendente de Servicios Públicos, pero amigos comunes siempre me exaltaron sus capacidades. No se, empero, dónde las tenía cuando cedió a la presión de la Casa de Nariño contratando a la cuestionadísima banca de inversión Lazard para organizar el futuro de Electricaribe. Parecería que Mendoza no revisó los baches en que esa banca Lazard ha caído en los últimos años, cuando contrató al exministro español Rodrigo Rato ,hoy condenado por  desfalcos  al capital estatal y  privado de su país. Y que, por supuesto, no se dio cuenta cuando en esta columna el 7 de marzo denuncié  que en la Unión Europea habían enfrentado a las revisoras fiscales Deloitte,E & Y, KPGM y PWC por haberles demostrado que tenían intereses en la banca de inversión Lazard.

Pero el chasco de Mendoza contratando a Lazard para organizar el futuro de Electricaribe es gigantesco porque el mismo día 16 en que se bañaron en agua de puchos anunciando su contratación, en las bolsas de New York,Londres y Paris se informó que Lazard se había equivocado en la estructuración de la venta de Solarcity a Telsa porque contabilizó 2 veces un pasivo y las acciones aconsejó venderlas a 34 dólares cuando en realidad valían 37.5 dólares,para un error total de 400 millones de dólares. Claro que si Mendoza y la Casa de Nariño hubiesen hurgado un poquito más habrían sabido que Lazard aconsejó en el pasado, cuando estructuró la venta de Aeroportal Royal Mail que le vendieran las acciones a 16 empresas,una de las cuales hacía parte del capital de Lazard.

NOTA: hoy podría la autoflagelada Corte Suprema rehabilitar su deteriorada imagen eligiendo magistrada de la Sala Civil a un símbolo impactante de las minorías no representadas.

Publicada en el Diario ADN, agosto 17 2017