24 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Al fin supimos que es Tutaina

11 de diciembre de 2016
11 de diciembre de 2016

el campanario

El título y el texto son de la autoría del señor Javier Tamayo Jaramillo, columnista de la hermosa revista musical La Vitrola, que edita en su Envigado Señorial su fundador y director Jorge Humberto Restrepo Gallego.

Sin más preámbulos, vamos al grano, como diría el dermatólogo:

Al fin supimos qué es Tutaina

arbol-de-navidad¿Quién de nosotros no ha escuchado y cantado el hermoso villancico Tutaina? ¿Y quién no ha preguntado qué significa  esta palabra?

Nadie ha dado razón al respecto. Hemos repasado todos los diccionarios. Buscamos en Internet. Hemos investigado en otras regiones. Rebujamos libros sobre música, etcétera, pero ha sido imposible encontrar su origen.

Además, no es clara su nacionalidad, ni sabemos nombres de compositores de música y letra del villancico.

Su mayor éxito fue grabado en el sello Sonolux teniendo como solista a Saida Ochoa y el respaldo del Coro del Instituto Venezolano de Ciegos, a mediados del siglo XX.

Viniendo de Buenos Aires el avión hizo escala en Lima, Perú, donde dos señoras maduras ocuparon sus puestos al lado mío y entre sus cotorreos la una le preguntó a la otra:

Oiste, querida: ¿en qué paró el cumpleaños de Teresita?,  a lo que la interlocutora respondió:

Cállese, mija. Hasta las cinco de la mañana duró la TUTAINA.

Sin pensarlo dos veces, le dije:

Señora, perdóneme, pero yo necesito saber qué es TUTAINA . La señora, con mucha cordialidad, me respondió:

TUTAINA para nosotros es una pequeña fiesta familiar.

¿Esta palabra es común en el Perú?, pregunté a la contertulia y ella me contestó:

Se usa mucho dentro pueblo.

Como cosa extraña, las viajeras no conocían el villancico del cual me valí para hacerles la pregunta.

Entendí que nuestra TUTAINA es una pequeña fiesta familiar navideña equivalente a la novena del niño Dios, en la que cantamos con amor y alegría porque acaba de llegar de los cielos el Mesías.

Va la letra de la composición de autor anónimo:

Tutaina tuturumá/ tutaina tuturumaina/ tutaina tuturumá/ tutaina tuturumaina.

Los pastores de Belén/ vienen a adorar l niño/ la Virgen y San José/los reciben con cariño.

(Se repite completo el primer estribillo)

Tres reyes vienen también/ con incienso, mirra y oro/ a ofrecer al niño Dios su bien/ como el más grande tesoro.

(Para finalizar, vuelve y juega la primera línea de entrada).

Muchísimas gracias por el aporte, don Jairo.

Otra consulta en referencia

Cedemos ahora la palabra en este palique decembrino a Don Google que se las sabe todas:

¿Qué significa TUTAINA y otros enigmas navideños?

¿Qué significa tutaina tuturumaima tutaina tuturumá ?

Respuesta de un navegante no identificado:

Pues infortunadamente lamento informarles que significa lo mismo que ANTÓN TIRURIRURIRU y que papa papa pa papa papa pa pa. Es decir son sólo marcaciones rítmicas, como un «güepa».

La opinión de don Efraím Osorio

Nos llega desde Manizales y dice a la letra:

Muy queridos periodistas: Quiero meter mis dos pesitos, con el diseño nuevo, en el coloquio sobre la palabra Tutaina. La anécdota peruana es creíble. Habría que consultar un diccionario de peruanismos. Me gusta más, sin embargo, la otra opinión, la de quien dijo que eso no era más que una palabra para darle ritmo al villancico, como el otro, el que empieza ‘Anton…’. Y le agrego: cualquier día, mientras desayunaba, el compositor de esa pieza musical oyó a uno de sus ‘locos bajitos’, refiriéndose a la dulzaina, pronunciarla tutaina. Y se dijo: Aquí que no peco. Y ‘ai’ mismo se levantó a escribir los primeros acordes del Villancico. ¿Por qué no?

Con mucho aprecio,

Efraim Osorio López.

De Jaime Rico Salazar

Estimado amigo ORLANDO:

Muy interesante el articulo sobre el origen de los villancicos y cantos de navidad. Te quiero

completar los datos de Noche de Paz. Se cantó por primera vez en la noche de Navidad de 1818,

en una iglesia de Obendorf, pueblecito de Austria. Por estar dañado el órgano de la iglesia, ya

que unos ratones se habian comido los fuelles del organo, fue ejecutado en una guitarra por

Franz Xaber Gruber, autor de la música y cantado por el Reverendo Joseph Mohr, autor de la

letra.

Cordial saludo de Navidad de

Jaime Rico Salazar

Más temas para la temporada

¿Dónde se origina el árbol de navidad?

Buena parte de la tradición del árbol de Navidad se origina en una leyenda europea: se dice que durante una fría noche de invierno, un niño buscaba refugio. Lo recibieron en su casa un leñador y su esposa y le dieron de comer. Durante la noche, el niño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios. Para recompensar la bondad de los ancianos, tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos. Y así fue, desde entonces los frutos se le cuelgan a los pinos en cada casa en navidad.

¿Fue Santa Clauss® real? 

La figura de Papá Noel -también llamado Santa Claus, Sinterklaas o Père Noel, según el país- está inspirada en la vida del obispo de Mira (la actual Turquía), conocido hoy como San Nicolás, quien fue muy popular por su bondad y por su generosidad con los pobres. Es decir Santa si existió.

¿En cuales países se reza la novena de aguinaldos? 

Uno podría pensar que esta si es una tradición 100% colombiana y pues… ¡Sí! ¡Si señores una tradición 100% colombiana! Pues no 100%, pero dígamos que si 90%: La Novena de Aguinaldos fue escrita por un quiteño que vivió en Cali. Su origen se remonta al siglo XVIII. Fueron las monjas del colegio La Enseñanza las que se encargaron de divulgar la novena durante el siglo XIX. La novena sólo fue difundida en Colombia por las religiosas de la Compañía de María y los padres franciscanos.

Cuando el Vaticano locuta

ROMA, (ZENIT.org).- Durante siglos los villancicos han ambientado el espíritu de la Navidad. Las tradicionales melodías con múltiples adaptaciones, de acuerdo a cada país, recuerdan año tras año el nacimiento de Jesús.

Según ha explicado a ZENIT José Sole integrante del coro Capilla Musical Liberiana de la basílica Santa María de la Mayor, en Roma, entre los cristianos, antiguamente eran más populares los cantos que hacían alusión a la Pascua.

La tradición popular llevó después a que el género musical navideño, no sólo a nivel litúrgico, alcanzara una enorme producción y creatividad.

En castellano la palabra villancicos deriva del término «canción de villa». En inglés en cambio, se les denomina «carols», que viene del francés caroler, que significa bailar haciendo ronda.

En España, especialmente en Castilla, los villancicos surgieron en el siglo XV. Se le daba este nombre a cantos compuestos por estribillos o coplas cuyo contenido no necesariamente era de carácter religioso. Tres siglos más tarde, comenzó a usarse este género para que el pueblo pudiera meditar sobre algunos episodios de la vida de Jesús.

«Primero los villancicos tenían un ritmo musical muy llano. Luego comenzó a introducirse diversas melodías y comenzaron a agregarse instrumentos», dijo José Sole en diálogo con ZENIT.

Villancicos tradicionales

Por Carmen Elena Villa

El villancico más antiguo, que registra la historia de la música es «Iesus Refulsit Omnium», (Jesús, luz de todas las naciones) data del siglo IV, y su letra se le atribuye a san Hilario de Poitiers.

El más conocido, en cambio es «Noche de paz». Su título original es «Stille nacht, heilige yach» y fue escrito, podría decirse «accidentalmente» por el sacerdote austriaco Joseph Mohr quien al ver que se había malogrado el órgano de su parroquia, la capilla de San Nicolás, ubicada en la pequeña población de Oberndorf, decidió escribir un canto que pudiera interpretarse con guitarra en la misa de gallo. Fue así como la navidad de 1818 se cantó por primera vez «Noche de Paz», actualmente traducido a 330 idiomas.

Otro de los cantos más conocidos en los países de habla inglesa es «Joy to the World» escrito por Isaac Wats, inspirado en el salmo 98 («Cantad al Señor un cántico nuevo porque ha hecho maravillas») y cuya música se le atribuye a Federico Hendel, debido a que las partituras coinciden en varias partes del canto con su célebre obra «El Mesías».

Por su parte, en Italia el villancico más conocido es «Tu scendi dalle stelle» (Tu bajas de las estrellas), escrito por San Alfonso María de Ligorio. Mientras que en Francia está «Il est ne le divin enfat», «Ha nacido el divino niño», traducido al inglés en varias versiones.

Según José Sole en España los más conocidos son «Campanas de Belén», mientras que en la región meridional está «Los Peces en el Río».

En Latinoamérica cada país tiene sus propios villancicos y diversas maneras de interpretar los cantos de navidad universales. En Argentina está «Vamos Pastorcitos» y el «Huachito Torito», en Venezuela «Mi burrito sabanero», en Perú «Llegaron ya», un canto a los reyes magos, en Panamá «Dime niño de quién eres». En Colombia, por su parte está «Tutaina tuturumaina» y en Honduras,»Caminando por Tegucigalpa». Son típicas de Ecuador las tradicionales posadas, un canto que cuenta cómo María y José buscan un lugar donde el Niño Jesús pueda nacer.

Los villancicos originarios de cada país no necesariamente fueron escritos allí, muchos son adaptaciones de cantos españoles como el caso de «Antón tiruriru», muy conocido en Colombia, que es en realidad la adaptación del villancico catalán «La pastora Caterina»

Según José Solé hay algunos villancicos que tienen disputas de sus orígenes. Por ejemplo el «Noel 10 dacquine», se dice que es francés. mientras que los catalanes se lo atribuyen a ellos con el nombre «El Desembre Congelat».

Popularmente se conocen más los cantos que hacen alusión a la Navidad que aquellos que se refieren al Adviento, a veces por ello durante este tiempo se cantan canciones que hablan del nacimiento y no de la espera del niño Jesús como litúrgicamente debería ser.

Según Sole esto se da debido a que los cantos de Adviento son poco conocidos. El cuarto domingo de Adviento, explica, se acostumbra cantar el «Magníficat», dentro de las diversas interpretaciones musicales del himno.

Aunque el sentido de los villancicos es el de «elevar el espíritu de la Navidad», como lo afirma José Sole, muchos de ellos hablan de elementos culturales de esta época del año y dejan de lado el nacimiento de Jesús: «Una cosa seria un villancico y otra es la canción de Navidad. Cuando se habla de Navidad es la natividad de Jesús, no de otra cosa. Evidentemente todas estas cosas son sólo el acompañamiento y han hecho que muchas veces se pierda el sentido, incluso del mismo Papá Noel o del árbol, que tienen una razón de ser».

«La verdadera música de Navidad en cambio, te acerca más a Dios y hace que tengas un corazón más elevado», concluye José.

(Se le agradece el monumental apoyo a Don Google).