21 de junio de 2024

Guillermo Guzmán, el marciano bajista

23 de noviembre de 2015
23 de noviembre de 2015

Entrevista de Pantalla & Dial

Guillermo Guzman foto una nov 22 de 015

Por Édgard Hozzman
Londonderry New Hampshire XI-23-015

Guillermo perteneció a la segunda generación de los rockeros colombianos. Fue el nexo perfecto entre la primera y tercera generación de músicos con afanes vanguardistas. Aunque aprendió a escuchar y entender música gracias a su padre, Gustavo Guzmán, quien se identificó con el sonido de los años cincuenta, Harry Belafonte, Frank Sinatra, Bing Crosby- Xavier Cugat- Benny Goodman, grandes Crooner a quienes acompañaban las inolvidables y clásicas big band, no tuvo herencia musical.

Aprendió a interpretar la guitarra gracias a su vocación y talento musical. Fue autodidacta. Se le facilitó el conocimiento de este instrumento gracias a su devoción por la música. Sus primeros ídolos fueron los grandes del sonido Higt School, con Paul Anka, Neil Sedaka, Pat Boone y Franky Avalon a la cabeza. Cuando descubrió a Los Beatles su gusto y tendencia musical lo llevaron descubrir el maravilloso mundo del Rhythm & Blues, en el que encontraría a la agrupación que le marcaría su norte en sus primeros afanes como intérprete de Rock and Roll, “The Yardbirds”, quinteto del que salieron tres de los más grandes guitarristas de la historia del Rock: Eric Clapton -Jeff Beck y Jimmy Page.

Su amistad con Miguel Durier, q.e.p.d., lo conectó con “Los Flippers”, lo que le permitió asistir a los ensayos. Hoy recuerda Guillermo: “el repertorio de este grupo no me parecía nada del otro mundo, sin exigirme demasiado lo podía interpretar en mi casa durante mis secciones de estudio de guitarra. -Cuando escuché a “Los Time Machine”, descubrí en Oscar Lasprilla al mejor guitarrista y músico de los comienzos del Rock colombiano”.

La alternativa musical le llegó cuando menos lo esperaba, una noche en que “Los Flippers” actuaban en la Discoteca El Diábolo, en la carrera 13 -54-36 de Bogotá. En un momento de ofuscación, Carlos Martínez bajista, abandonó el grupo. Ante la apremiante situación, Miguel Durier, llamó a Guillermo, quien reemplazó a Martínez sin ningún problema, ante la grata sorpresa de Arturo Astudillo y Guillermo Acevedo.

Se hizo músico profesional de la mano de Brando Ortiz, guitarrista que tuvo mucho que ver en la promoción del génesis del rock colombiano. Brando lo guió e introdujo en los estudios de grabación donde se cotizó como el mejor bajista.

En busca de nuevos horizontes, viajó a Los EE.UU y en New York trabajó al lado del pianista colombiano José Gallego y del guitarrista Hugo Fatturuso, ex legendario integrante del grupo uruguayo, “Los Shaker”.

“Marciano “, como se le conoce en el medio musical nacional, ha sido el héroe de su historia, hoy por hoy es el músico colombiano de mayor reconocimiento en EE.UU.

Guillermo Guzman foto dos nov 22 de 015

–¿Recuerda sus primeros compases?

–Comencé interpretando la guitarra al lado de Miguel Muñoz. Nuestro repertorio base eran las canciones de Los Beatles y temas románticos que interpretábamos en serenatas a nuestras novias los fines de semana, éramos adolescentes sonadores de 13 y 14 años.

–¿Cómo descubrió su vocación musical?

–En mi casa se escuchaba música de todos los géneros: clásica pasando por Beethoven, Bach y los grandes maestros; folclore, Vallenato, andino, Baladas rock “los Platters”, Calipso, Harry Belafonte; música popular rancheras, boleros, etc. La música siempre ha tenido un encanto especial para mí. No tengo herencia musical, admiraba a quienes interpretaban un instrumento, aprendí a tocar la guitarra, sin ninguna pretensión profesional.

–¿Quién lo bautizó con el mote del, “Marciano”?

–Motes que se originan en los años de colegio y se hacen populares y familiares dentro del círculo de amigos del barrio. Estos apodos muchas veces le dan más identidad a uno que los nombres originales.

–¿De los pioneros del rock colombiano a quiénes admiraba?

–Harold y Oscar Golden, a “Los Speakers”, pero mis primeros ídolos fueron, “Los Flippers”. Eran los años en que se presentaban en “La Gioconda”. Me tenía que resignar a escucharlos, mas no a verlos, no me dejaban entrar a la discoteca por mi edad. Por esa época estaban conformados así, Arturo Astudillo, Guitarra líder -Carlos Martínez, Bajo -Orlando Betancourt, Segunda Guitarra- Edgar Dueñas Batería -Miguel Durier, voz. Años después los vi en directo en, “La Bomba “de la feria exposición, y en “La Flippers Discotheque “

Para mí en esos años, Arturo Astudillo, Carlos Martínez, Guillermo Acevedo y Miguel Durier eran lo máximo como músicos. Aprendí mucho viéndolos tocar y asistiendo a algunos de sus ensayos, a los que me invitaba, Miguel Durier.

–¿Cuál fue su primer ídolo?

–Paul Anka.

–¿Brando Ortiz fue un buen maestro? ¿Cómo lo recuerda?

–Brando era un músico y personaje muy particular, había que tratarlo para entenderlo. Ejecutaba bien la guitarra, el me introdujo en el sonido tropical e internacional que era el que se interpretaba en los clubes, griles y reuniones sociales, lugares donde trabajábamos con el grupo de Brando, también acompañábamos a cantantes en Shows y grabaciones. Brando, me enseñó y guio musicalmente.

–¿Cómo estaba integrada su primera agrupación? ¿Cuál era su nombre?

–Mi primer grupo se llamaba “Los Scarecrows”, estaba integrado por Manuel Galindo, Roberto Caicedo, Fernando Gómez, Guillermo Carrasco, Eduardo Flórez, y Guillermo Guzmán o sea yo. Tocábamos todos los fines de semanas en fiestas de amigos o del colegio y en las casas de nuestros familiares.

Más tarde le cambie en nombre por “Glass Onion”, agrupación conformada por Manuel Galindo, Roberto Caicedo, Ernesto Matiz, Miguel Muñoz, y mi persona, a Miguel Muñoz lo remplazo Miguel Durier.

Guillermo Guzman foto tres nov 22 de 015–¿Trabajando al lado de Brando Ortiz y Manuel Jiménez, se hizo músico profesional?

–Brando fue quien me familiarizó con los estudios de grabación. Yo lo acompañaba a las sesiones de grabación, ayudándole a cargar su amplificador y su guitarra. En una de esas sesiones, me llegó la oportunidad, no había bajista disponible y el estudio estaba separado por lo que la grabación se tenía que hacer en la fecha convenida. Al día siguiente de lo contrario la compañía discos Philips perdía el turno y el dinero pagado a la orquesta. Brando me recomendó con Jaime Arturo Guerra Madrigal, Director Artístico, quien luego de mirarme de pies a cabezas, con incredulidad interrogó a Brando y dijo: “¿este mechudo es profesional?”. Brando me respaldó y guio musicalmente. Ese día comencé una etapa definitiva en mi estructuración como músico profesional, gracias a la experiencia que adquirí grabando lado de grandes músicos.

A Manuel Jiménez lo recuerdo como un excelente músico, disfruté mucho trabajando a su lado, tenía una manera muy personal de interpretar la batería, con mucho gusto, además era muy amable y tenía un excelente sentido del humor.

–¿Para qué artistas grabó en Colombia?

–Mi primera grabación fue para Philips, Jesús David Quintana, después grabé para “Los Isleños” Harold, Claudia de Colombia, en su primer disco con CBS, Claudia Osuna, Mariluz, Yolanda, Norman y Darío, Vicky, Emmanuel, Luis Gabriel, Ana y Jaime, Paola , Greta, María Eugenia, Ximena, Uno y Dos, Eliana, Helenita Vargas, Christopher, Oscar Golden, Emilce, “La Columna de Fuego”, Jimmy Salcedo, Joe Madrid, “Los Ocho de Colombia”, Francisco Zapata, Greta, Billy Pontoni, Isadora, Ricardo Acosta, Leonardo, Jaime Llano Gonzales, Carmenza Duque, Clemencia Torres, “Génesis”, Ángela y Consuelo, Fausto, Lukas, Lyda Zamora, Sandra Milena, Yolima Pérez, Christopher, mejor dicho con todos los artistas de finales de los sesenta y buena parte de los setenta.

–¿Cómo recuerda su época de “La Banda del Marciano”? ¿Recuerda quienes la integraban?

–Durante mi etapa como músico de grabación extrañaba el Rock. Como músico de estudio era bien remunerado, pero la música que interpretaba no era la mía. Dos empresarios me propusieron organizar una agrupación para que interviniera en varios conciertos de rock que estaban programando y la idea me gustó. Busqué al guitarrista Hernando Becerra y al baterista Eduardo Acevedo, comenzamos a ensayar y así nació “La Banda del Marciano”, una etapa amable de mi actividad musical, la que recuerdo con cariño.

–¿Por qué se radicó en Los EE.UU.?

–En realidad mi intención original era radicarme en Londres, siguiendo los pasos de Oscar Lasprilla y Chucho Merchán, con quienes mantenía una buena comunicación epistolar. Chucho me animaba para que viajara a Londres. Con Merchán había trabajado en Colombia al lado de los hermanos Alexie y Mario Restrepo, a nosotros se unió el pianista, José Gallego, quien vivía en New York. El me invitó a trabar a su lado en EE.UU. Propuesta que acepté y aquí me quedé, eche raíces y de esto hace 39 anos.

–¿Cómo conoció al Maestro, Chuck Anderson?

–Conocí al Maestro Chuck cuando se radicó en Los Ángeles, después de haber vivido en Méjico donde fue definitivo en la proyección del sonido juvenil que dio identidad a los años sesenta y parte de los setenta. El Maestro coincidió conmigo en los estudios grabación Santa Fe, en Van Nuys, California. Me escuchó, le gustó mi sonido, por lo que me invitó a participar en uno de sus proyectos, de ahí en adelante trabajé con él en varios álbumes. Desafortunadamente el maestro murió de cáncer, una gran pérdida, además de ser un excelente arreglista, músico y productor musical, era una persona muy amable con quien daba gusto trabajar.

–¿Cómo fue su experiencia de trabajar con “Los Beach Boys”?

–Participé en la grabación de la banda sonora de la primera película de “Karate Kid” en la que ellos tomaron parte. Yo fui el bajista de la sesión, no coincidimos en los estudios de grabación, los conocí en un concierto, les comenté de mi experiencia grabando para ellos en la banda sonora, recordaron mi aporte.

–¿Además de grabar para Raphael, Vicky Carr, Armando Manzanero, para que otros artistas ha grabado?

–De los que recuerdo Adam Sandler, Braulio, Marisela, “Los Diablos”, “Vaselina”, Carmen Jara, Galy Galeano, Abelardo Oquendo, Antonio de Jesús, Ciro Hurtado, Gamaliel Ruiz, Gloria Calome, L.A. Carpool, Lulú LaFever, Mark Collier, Strunz & Farah, Juan Carlos Quintero, Justo Almario, Russ Miller, Frank Gaye, Bongologic, Jon Varto, Luis Villegas, Roger Espinoza, Rogelio Mitchell, Thania Sanz, Machehual, Murray Middleman, además de varios álbumes para los mercados Mejicano, Filipino y Coreano y otros más de música Góspel. A Vicky Carr la acompañé en vivo y en Shows de televisión.

–¿Quién fue su guía musical?

–En Colombia, el maestro Armando Velásquez quien me recomendó que estudiara música con el maestro Alfredo Aragón, él me ensenó a leer música y a entender la armonía, gracias a sus enseñanzas logré ser uno de los músicos de estudio más cotizados.

–¿Cuál sería el grupo ideal teniendo en cuenta a los músicos que trabajaron con usted en Colombia?

–Pregunta difícil, el problema es que a mí me gusta interpretar diferentes géneros musicales. Memo Acevedo en la Batería, Joe Madrid en el Piano, Jorge Barco en los teclados, Hernando Becerra, Gabriel Rondón en la Guitarra y yo en el Bajo.

–¿”Los Speaker”, “Los Ampex”, “Los Flippers” o “Time Machine” ?

–“Time Machine”.

–¿Ensamble el grupo ideal de los pioneros del rock colombiano?

–Óscar Lasprilla, primera guitarra y teclados, voz, Ferdy Fernández, segunda guitarra, voz, Humberto Monroy Bajo, voz, Roberto Fiorilli Batería, voz. Cantante Líder, Carlos Cardona.

–¿Cuál fue su primera influencia del Rock and Roll?

–Los Beatles.

–¿Escucha Reguetón?

–No. ¿Qué es eso?

–¿Vivió más los años sesenta o los setenta?

–Los dos decenios.

–¿Recuerda quien le dio la primera oportunidad?

–En Colombia, quien me conectó con Brando fue Edgar Hozzman, Brando me dio la primera oportunidad en los estudio de grabación, donde me hice músico profesional.

En Estados Unidos, mi amigo Richie Gajate García, fue quien me recomendó para lograr mi primer gran contrato el que me proyecto y me abrió las puertas para trabajar acompañando a Tony Orlando en el Show room de Las Vegas Hilton, con Tony estuve 7 años trabajando en Casinos. Con el teletón de Jerry Lewis laboré 6 años en Nueva York, en su Show de televisión, tuve la oportunidad de acompañar en vivo a Billy Preston, Aretha Franklin, Félix Cavaliery, Melba Moore, Captain & Tenelle, Rita Moreno, Anita Baker, José Feliciano, “The Platters”, entre otras grandes estrellas.

Justo Almario, gran músico Colombiano, con quien he tenido la satisfacción de acompañar en sus grabaciones y proyectos, él ha tenido en cuanta varios temas míos, también me conecto con grandes músicos como Alex Acuña, ex baterista de “Weather Report”, con quien he trabajado en varios proyectos como parte de una de sus agrupaciones.

–¿Por qué bajista y no guitarrista?

–Fueron varias razones. La primera, nadie quería tocar el bajo, yo no tenía guitarra siempre me encomendaban el bajo. La segunda mi “Beatle” favorito fue Paul McCartney. La tercera, después de escuchar el bajo en “Sgt. Pepper”, me enamoré del bajo. Me aprendí al pie de la letra los bajos de “Lucy in the Sky with Diamonds “y With a “Little Help for my Friends”.

–¿Estuvo en Ancón?

–Estuve allí con “La Banda del Marciano”, Gonzalo Caro “Carolo “el organizador de este evento nos contactó y contrato. Este festival rockero fue una locura completa.

–¿Recuerda en qué escenario hizo su debut?

–Debuté con “Los Scarecrows”, en el Liceo Francés, en un concurso de bandas, el que ganamos sin ninguna discusión. Sin embargo le dieron el premio a “Los Playboys”, en que tocaba Chucho Merchán. Los integrantes de este grupo estudiaban en el Liceo Francés. En un escenario con público pagando debuté en “La Bomba” con “Glass Onion”.

–¿Cómo eran los Maestros Diego Rodríguez y Kike Fernández?

–A Diego Rodríguez lo recuerdo recién llegado de Cali. A él lo apadrino como arreglista, Armando Velásquez, quien no daba abasto con la cantidad de arreglos y grabaciones que le encomendaban en Bogotá y Medellín. Diego era muy tímido e inseguro. Pero le cogió rápido el ritmo al trabajo, lo recuerdo como un profesional competente y confiable, además excelente persona.

Kike Fernández, un profesional en toda la extensión de la palabra con quien tuve la suerte de trabajar, Kike fue mi arreglista favorito, extraordinario músico, me apoyo, siempre amable, paciente, cálido con gran sentido del humor. Sus arreglos eran impecables.

–¿Con que otros maestros compartió música?

–Fui bajista de planta durante 3 años del Show de Paul Rodríguez,  Chick Corea, entre otros grandes, también en otros programas acompañé a Stephen Stills, Celia Cruz, Tito Puente, Willie Chirino, y otros más que no me recuerdo en este momento.

Luego de terminar mi contrato con Joan Sebastián, comencé a tocar con Adam Sandler, en las grabaciones para la música de sus películas, y acompañando en conciertos a Neil Young, Gary Wright, Nancy Wilson, Billy Idol, Blondie, Joe Walsh, Lindsey Buckingham, Eddie Money, Jackson Browne, Sammy Hagar, “Slash”, “The Fixx”, “Loverboy”, Alice in Chains, “Electric Light Orchestra”.

–¿En cuántas giras y grabaciones acompaño a Joan Sebastián?

–Con Joan Sebastián estuve aproximadamente 2 años, lapso en el que no paraban las giras con horarios agotadores y desorganizados. Le di unas tres vueltas a todo Méjico y parte de los Estados Unidos. El grupo era bastante bueno, disfruté montones esta experiencia. Joan Sebastián fue un gran artista muy querido por su inmensa fanaticada.

–¿Qué emisora escuchaba en su adolescencia?

–La Radio 15 de Carlos Pinzón y más tarde a Alfonso Lizarazo.

–¿Participó en algún programa de Teletigre?

–No.

–¿Veía Bonanza?

–Si y conocí al bajista que toco en el tema del programa,  “Lake Tahoe.

–¿Alguna vez se dio trompadas con alguien?

–Era una forma de supervivencia en el colegio y algunos vecindarios, te tenías que defender de los matones, y asegurarte que te respetaran.

–¿Se está esfumando el rock?

Es posible, pues, aunque hay grupos nuevos muy buenos y superiores en muchos aspectos, hoy no logran la popularidad de antes, ni tienen el mismo impacto, esto por los constantes cambios sociopolíticos que se están generando.

–¿Qué grupo colombiano de rock de la actualidad le gusta?

–Estoy desconectado del rock colombiano en la actualidad, aunque he escuchado trabajos bastante interesante de algunos de los grupos nuevos y otros de amigos que han hecho cosas buenas como Chucho Merchán, Juan Carrillo, grupos que mezclan el folclor con Jazz y Rock , “Comadre Araña”, “Currupiria”, “Carrera Quinta”.

–¿Se debería de enseñar rock en los colegios?

–Lo más importante sería usar elementos del rock, como ejemplo de la combinación de armonía, melodía y el ritmo que nutre este género.

–¿Cómo fue su experiencia laboral al lado de Jimmy Salcedo?

–Jimmy Salcedo era un músico creativo, inteligente para los negocios, trabajé con él en estudios de grabación haciendo las pistas para su programa semanal de televisión, en el que aparecía el bajista Juancho Cuesta doblando mis grabaciones. Con Jimmy laboré en dos oportunidades integrando su banda, en Medellín y el Club de Los Lagartos. Jimmy era duro para pagar y bueno para los descuentos, esta fue la razón por lo que no estuve de planta con él, además yo facturaba más como músico independiente. Sin embargo mantuvimos una excelente relación.

–¿Un compositor colombiano y un tema de nuestro folclore?

–José Barros, “Señora María Rosa”

–¿Ha visto extraterrestres?

–Solo yo.

–¿Cree que habrá paz en Colombia?

–Hay que tener fe en que la paz llegará.

–¿A quién le cree en Colombia?

A los amigos de toda la vida y a mi familia.

–¿Cómo es un domingo suyo?

–Desayuno en familia, voy a tocar a la iglesia, almuerzo con mi familia, siesta, partido de fútbol americano en televisión, leo un libro, más tarde, programa de misterio en televisión en PBS y a dormir.

–¿Ha vuelto a leer un periódico en físico o ya solo por internet?

–Solo leo el periódico local de South Pasadena.

–¿Es amigo de las redes sociales?

–Sí, pero a veces te absorbe mucho tiempo.

–¿Con qué músico de ahora le gustaría tocar?

–Me encantaría tocar con James Taylor, o con el grupo “Dirty Loops “.