27 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

2011 ¿Un reto para las organizaciones de usuarios?

12 de enero de 2011
12 de enero de 2011

Lo que sigue en materia de tarifas para los usuarios es, sin duda, más alzas. Más de lo mismo. Los motivos que sustentan la anterior afirmación son varios.
Prolongando las políticas del anterior gobierno -de conceder prebendas económicas y exenciones tributarias a los grandes monopolios nacionales y extranjeros- el Ministerio de Hacienda presentó al Congreso de la República el proyecto de Ley No 124 de octubre de 2010 en el que solicitó la modificación del parágrafo 2º del artículo 211 del estatuto tributario, para excluir de la sobretasa o contribución especial, que estableció la Ley 143 de 1994 en su artículo 47, a los usuarios industriales, es decir, eliminar el sobreprecio que  pagaba la gran industria y que era equivalente al 20% sobre el costo de prestación del servicio de energía.
Debe aclararse que la contribución eliminada es la de los usuarios no regulados que son aquellos que tienen consumos mensuales -durante seis meses- mayores a 0.1 MV o, en energía, de 55 MWh-mes promedio y cuyas compras de electricidad se realizan a precios acordados libremente.
Este sobreprecio o contribución tenía como destino atender los subsidios de los estratos 1, 2 y 3, y equivalía a casi 600 mil millones de pesos. El proyecto de ley lo aprobaron las mayorías uribo-santistas  del Congreso de la República a finales de 2010 pero, gracias a la presencia del Polo Democrático Alternativo, logró denunciarse que el gobierno nacional quiere que los más pobres paguen lo que van a dejar de pagar los grandes monopolios.
Y es que alguien tiene que pagar. Y aquí hay otro hecho. La bancada del Polo logró que se aprobara una proposición para que los recursos que dejan de recibirse -por la eliminación de la contribución- los asuma el gobierno y se libre a los más pobres de una rebaja en los ya menguados subsidios que reciben. Sin embargo, el Ministro de Hacienda se dio mañas para obligar a votar de nuevo la proposición, negándola y quedando, de esa manera, con las manos más sueltas para promover la eliminación de subsidios de los estratos mencionados.
¿Cómo aspira el gobierno a reducir los subsidios para los más pobres?
En la exposición de motivos que presentó el gobierno y en las intervenciones del Ministro de Hacienda durante el debate en la plenaria del Senado, quedó claro que aspiran a resolver la falta de recursos para atender los subsidios de los estratos 1, 2 y 3, modificando el sistema de estratificación. Dice la exposición de motivos que: “Se propone como fuente de financiamiento la implementación de una nueva metodología de estratificación, proyecto que viene adelantando el DANE. De esta forma se lograrían generar las contribuciones necesarias para pagar los subsidios otorgados”.
Al modificar la estratificación, seguramente pretenderán sacar de estrato 1 y 2 a todos los que se pueda, para pasarlos a 2 y 3 y disminuir el valor de los subsidios y, por lo tanto, de las contribuciones. Pretenderán también pasar del estrato 3 al 4, al mayor número posible de hogares, de manera tal que no tengan que darles subsidios. Y, podrían también, aprobar que el estrato 4 pague una contribución así sea menor a la que pagan el Estrato 5 y el 6. Así, serían los pobres y las capas medias los que terminen pagando lo que el gobierno y la mayoría del Congreso, le concede graciosamente a los grandes monopolios. Una manera clara de conservar uno de los huevitos del uribismo, la seguridad inversionista.
De ahí el reto que, en 2011, tenemos las organizaciones de usuarios. Prepararnos y enfrentar el alza en las tarifas de energía y la modificación de la estratificación socio-económica que, agregada a la nueva fórmula para calcular la tarifa del gas domiciliario y, en el caso de Manizales, el alza en la tarifa de alcantarillado por las obras para la descontaminación del Río Chinchiná, nos llevan a una situación en la que se hace obligatorio alcanzar la unidad más amplia de todos los afectados para resistir, de la mejor manera, la arremetida de la “Prosperidad Democrática”.

Coordinador Nacional*
Unión Nacional de Usuarios
Manizales, Enero 11 de 2011