9 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Historia de locos bajitos

4 de noviembre de 2010
4 de noviembre de 2010

OTRAPARTE
Por Óscar Domínguez G. (*)  

oscar dominguez

Este mes de los niños quema sus últimos cartuchos de días. Saquémoslo por la puerta grande con nuevas historias protagonizadas por menudos que hablan "como si cultivaran orquídeas".

Siempre que el abuelo pasa con su nieto Jerónimo, 5 años, saluda así a un vecino: "Buenas tardes, don Jesús". Cualquier día pasó el niño con su madre por el mismo lugar. Entonces le cuenta: "Mami, ese señor es amigo de mi Toto y se llama 'buenas tardes, don Jesús'".

A Sofía, 5, no le gusta el despelote que se arma con la Caminata de la Solidaridad que siguió por televisión. "¿No se puede ser solidario sentado?", le pregunta a su padre.

Pregunta Cipriano, 6: "Mami, si no fueras mi mamá ¿podrías ser mi novia?".

Y Marcus, 4, :"¿Cómo se hace el agua? ¿Quién saca las estrellas por la noche?".

"Durante muchos años fui un niño inmortal" (Caballero Calderón).

"¿Papi, a qué horas abren el mar?", pregunta Marisa, 4, a su padre, cuando la llevó a conocer el charco.

Los periquitos de Sara, 4, pusieron huevos. Su mamá le dice: "Mi amor, vas a ser tía". "Yo no quiero ser tía, quiero ser profesora", replica la exquisita nena.

Luego de que a Mateo, 4, le dijeron que su abuelo había muerto, vio su imagen en la televisión. Entonces gritó: "Miren, el abuelo no ha 'morido'".

¿De qué se alimentan los fantasmas?, pregunta Alejandro, 5.

El padre, cogido con la guardia abajo, por decir algo le responde:

– Los fantasmas se alimentan de aire.

– Claro, por eso las túnicas de los fantasmas siempre están infladas.

Un abuelo interroga a su nieta de 6 años:

– Isabel, ¿cómo se llaman los animales de cuatro patas?

– Cuadrúpedos.

– ¿Y los de dos?

– Dosúpedos.

– Y los de una?

– Unúpedos.

De Mineko Iwasaki, en su libro " Vida de una geisha ": "Pensaba (de niña) que bastaba con interrogar a los pájaros, a las flores, a las montañas y a los ríos para que ellos mismos me dijeran cómo se llamaban".

Cualquier día el hermano menor, 6, le pregunta al mayor, 12:

– ¿Por qué el piano trae teclas blancas y negras?

– Las teclas negras solo se tocan en los entierros.

– Abuela, pregunta Oskar, ¿cuántos años cumple el abuelo?

– Sesenta y cuatro -contesta ella.

– ¿Y él lo sabe ya?

En casa de su abuela, el maestro Ómar Rayo vio por primera vez un arco iris, a la orilla del río Cáceres, en su Roldanillo natal: "Me había subido al taburete de cuero de mi abuela y en ese momento me dio ganas de hacer pipí contra el viento. Entonces se abrió un abanico de colores.

Sorprendido con lo que había visto me bajé corriendo a buscar a mi mamá y le dije: 'Mami, mami, acabo de ver un fantasma en colores'".