3 de octubre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Los archivos muertos

17 de octubre de 2010
17 de octubre de 2010

A medida que la radiodifusión fue progresando en lo técnico, se empezó a echar al olvido su edad de oro con injustificada negligencia. Las grabaciones de programas estelares y de sucesos que marcaron la vida del país, fueron a parar, sin ningún orden, al cuarto de San Alejo, situado generalmente en los rincones de los transmisores de las emisoras, en las afueras de cada ciudad, donde roedores, hongos, humedades y goteras inutilizaron cintas, discos de vinilo y acetatos con más de 50 años de historia radial.

La carencia de estos archivos se puso en evidencia cuando Caracol y RCN celebraron sus bodas de oro. Los encargados de preparar franjas  relacionadas con la efemérides se vieron en calzas prietas para enriquecer sus programas con voces, comerciales, musicales y concursos del pasado. Debieron recurrir a coleccionistas particulares que tuvieron la precaución de guardar en sus anaqueles los registros de la radio grande que habitó en los cuadrantes de los radios antañones.

Se sabe que gerentes y directores que no justipreciaron debidamente el valor de estos archivos ordenaron –antes o después de cada trasteo—que se botara a la basura todo ese material, que no servía para nada y no facturaba un peso. Casos tan ominosos se dieron en la Voz de Antioquia y la Voz de Medellín. En las bogotanas Emisoras Nuevo Mundo y Nueva Granada, matrices principales de Caracol y RCN, no queda grabado ningún  vestigio del pasado glorioso. En Manizales no existen archivos históricos en las antiguas Transmisora Caldas, la Voz del Ruíz y Radio Manizales. Y parece que la tónica es la misma en las demás ciudades.

Claro que hay excepciones: La HJCK, de don Alvaro Castaño, es una de las pocas emisoras del pasado que en sus sesenta años de historia conserva en envidiable orden todos los programas (con sus propagandas incluidas) que se han radiado a lo largo de su admirable existencia. Se supone que también disponga de un archivo con todas las voces de los presidentes colombianos la Radiodifusora Nacional de Colombia.

El colega Edgard Hozzman acaba de hacer esta denuncia en su columna de la Revista Cierto, de Medellín:

Caracol Radio dejó perder y deteriorar el gran archivo grabado que heredó de Radio Sutatenza en el que estaban las voces de los grandes protagonistas del siglos XX. Las grabaciones se conservaban adecuadamente en grandes acetatos y cintas archivadas y ordenadas cronológicamente en las dependencias de Acción Cultural Popular (ACPO), en el Edificio Crisanto Luque, en Bogotá. Como si lo anterior no fuera suficiente, empleados de Caracol Radio acabaron también con los archivos donde estaba la historia de la que fue la primera cadena radial de Iberoamérica. En tales archivos se encontraban  las grabaciones de Los Chaparrines, Hebert Castro, La Hora Philips, Los Tolimenses, Montecristo y el testimonio de las grandes voces que proyectaron a dicha cadena radial. Si dicho material les molestaba o estorbaba, han debido donarlo a la Radio Nacional”

Dichosos los productores mejicanos que encontraron intactos, bien conservados  y clasificados, los opulentos archivos de la XEW, feliz circunstancia que les permitió lucirse en el montaje de la programación especial con la que la prestigiosa emisora acaba de celebrar sus ochenta años de fecunda existencia. La estación difusora más famosa del Méjico lindo y querido fue fundada el 18 de septiembre de 1930 por don Emilio Azcárraga, en los Altos del Cine Olimpia, de la capital azteca.

 

La apostilla: Contrasta la pobreza de las cadenas radiales, en materia de archivo, con la riqueza de la historia audiovisual que les mostró a millones de colombianos, en blanco y negro,  la estatal Inravisión al cumplir sus primeros cincuenta años. ¡Así es la vida!