19 de octubre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La transformación de la sociedad limitada a SAS.

21 de septiembre de 2010
21 de septiembre de 2010

Los mecanismos para este proceso están siendo impulsados decididamente por las Cámaras de Comercio, en virtud de las ventajas competitivas que derivan para los empresarios.

La Sociedad limitada al transformarse en SAS, conserva el Nit, la matricula y la antigüedad. La primera se rige mediante la ley 222 de 1995 y la segunda por la ley 1258 del 2008.  La organizacion empresarial limitada puede contar de 2 a 25 socios y la SAS puede ser unipersonal o pluripersonal, es decir el numero de accionistas puede ser ilimitado. Asimismo, en este orden, cabe destacar que la Ltda tiene un objeto social limitado a todo aquello que se describe en el acta de creación llevada a instrumento público notarial, y la SAS puede realizar todo tipo de actividades descritas y aún más, sin límite, cuando se agrega que precisamente su objeto es adelantar todo acto lícito de comercio, situación normativa que le permite enajenar, vender, realizar transacciones legales de todo género, incluidas importaciones y exportaciones.

En materia de capital social, vale decir que la Ltda tiene cuotas sociales y la SAS, puede tener tres tipos de capitales: 1. Autorizado que es una proyección a cinco (5) años, el suscrito a (2) años, y el Pagado es el que efectivamente ya se tiene. El valor del capital autorizado es el doble del capital suscrito. Si no se tienen proyecciones  el capital pagado.
Ante eventualidades financieras, la Sociedad Limitada responde con el capital o patrimonio de los socios, y en la SAS, los accionistas solo responden con sus aportes o acciones.

Igualmente, los socios aparecen en el Certificado de existencia y representación legal de la Cámara de Comercio en la sociedad Limitada, y en la SAS, son anónimos, pues solo aparece en tal registro el nombre del Representante legal.
La facilidad legal también radica en que mientras en la Limitada todas las actas
se llevan a Escritura Pública y luego al registro en la Cámara de Comercio, en
la  SAS simplemente el acta se lleva a inscripción ante esta entidad.
En Colombia, por los aspectos mencionados, han logrado un auge singular las expresiones corporativas que hoy como Sociedades Anónimas simplificadas desarrollan todo acto lícito de comercio, son funcionales, tienen para todos los efectos ventajas competitivas y están exentas de tramitomanías y demoras notariales, pues las Cámara de Comercio son instituciones modernas, sumamente ágiles y asesoran rápidamente, y además, son muy veloces en la inscripción de actas.