10 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Influencia incalculable de Greender y Bandler en la medicina del futuro

3 de julio de 2010
3 de julio de 2010

Me imagino que cuando Isaac Newton, vio caer la manzana o la pera que le permitió formular la ley de la gravedad, otros y el mismo lo habían visto, como un hecho natural que no requería explicación. Tal vez si fuese en este tiempo Newton sería un Nobel.
Ellos nos dijeron, lo mismo que otros nos dijeron,     que veíamos por los ojos oíamos por los oídos, olíamos a través de las fosas nasales, gustábamos a través de la boca y sus estructuras y sentíamos por el tacto y por nuestras sensaciones. Además se dijo que el conocimiento era consciente e inconsciente y lo hacíamos por los órganos de los sentidos, mediados por el cerebro. Quizás otros lo habían dicho, pero ellos lo dijeron dentro de un contexto o explicación integral del sistema del conocimiento.
Cuando se nos dijo que la realidad del mundo y de las cosas, está afuera de nuestro cerebro, porque en él no podemos tener ni un alfiler, ni un objeto grande, y que lo que nosotros tenemos adentro, en nuestro cerebro es la imagen, la fotografía de las cosas y no las cosas mismas que lo denominaron representaciones por el lenguaje, nuestro sistema de comunicación, el más antiguo y perfecto de todos los sistemas creados por el hombre. Son ellas imágenes virtuales que tenemos posibilidad de almacenarlas  en nuestro inconsciente.
Entonces entendemos y comprendemos algunos aspectos médicos, que jamás podíamos entender, que unos tienen la enfermedad, el hecho físico, la úlcera demostrada, el tumor, el dolor, el malestar, la intolerancia alimenticia, el espasmo por causas físicas que están en los órganos, y que otros tienen síntomas iguales, sin tener ninguna lesión física, comprobada por exámenes negativos y que lo que nosotros sentimos es la representación de lo que vimos, oímos o escuchamos, en un instante, más rápido que la luz, o sea imposible de ver, oír y sentir. Lo grabamos inconsciente o virtualmente en el hemisferio cerebral derecho, y lo sentimos, al igual de quien tiene lesión orgánica, sin tener nada físico y lo fijamos como una representación de lo orgánico, o sea el que tiene lesión.
Como esto lo ha sentido el ser humano desde que aparece en la tierra, quiere decir, que eso que nosotros sentimos, no tiene existencia física y no lo podemos detectar por lo exámenes. Sólo está en la mente, y no sabemos más de ello. Representa el 80% de la consulta externa de los pacientes con síntomas.
Hoy sabemos que las sensaciones entraron por los órganos de los sentidos y se fijaron en el cerebro inconsciente. Esas representaciones están fijas y almacenadas en él,  para producir iguales síntomas de los que tienen en verdad lesión orgánica, y que la velocidad en la que se fijaron en el inconsciente es mayor que la luz.
Los medicamentos en estos casos no son necesarios, al contrario fijan los síntomas, que son sólo representaciones.
Se comprende fácilmente que estos mecanismos de tener estas alteraciones  tienen la misma edad que la del hombre sobre la tierra.
No se propagó más en el pasado porque existió el secreto profesional, que  no divulgaba la enfermedad.
Hoy día la frecuencia de esta entidad es inmensa y no tiene nombre. Lo más lógico es acudir a la definición de la Organización Mundial de la Salud OMS que dice “Salud es el estado de bienestar físico, psíquico y social  en ausencia de la enfermedad” podría denominársela: trastorno del bienestar psíquico con síntomas físicos (porque se sienten los síntomas).
Hoy por coincidencia esta alteración del bienestar psíquico, que origina síntomas es directamente proporcional al consumo de medicamentos, y la salud de las personas que lo van sufriendo es menor al mayor uso de medicamentos, quiere decir que entre más medicamentos se vendan es que la enfermedad aumenta.
Supongo que el gasto público en salud y el déficit fiscal, en su manejo y el del Estado, son proporcionales al mayor uso de medicamentos.La solución no es personal, es política del los Estados.
Las enseñanzas de Greender y Bandler representan un salto grande sin pensarlo, para el avance de una parte de la medicina, que es el manejo de la enfermedad mental o trastorno psíquico con síntomas físicos y el manejo de ella, con métodos mil veces más económicos que el hábito de ofrecerles medicamentos para conservarla.
Las políticas de salud exitosas del futuro, deberán tener en cuenta estos conocimientos, sopena de seguir pagando más medicamentos por menos salud y más enfermedad.
Las enseñanzas de Greender y Bandler y sus consecuencias favorables para la humanidad hacen pensar que esta situación es igual a la de Newton y quizás si se aplican a la salud, ¿no serán tributarios de un Nobel?