30 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Congreso aprueba referéndum reeleccionista

2 de septiembre de 2009
2 de septiembre de 2009

La aprobación del proyecto contó con los sufragios mínimos, pero suficientes, para sacar adelante el referéndum que tendrá que enfrentar el estudio de la Corte Constitucional. La corte dará la última palabra al declararlo exequible o inexequible, para que finalmente pase a una sanción presidencial. La corte tendrá también 90 días para pronunciarse sobre si existieron vicios el trámite en el congreso.

El referéndum debe ser aprobado por más de 7,5 millones de electores, de cerca de 20 millones que están en capacidad de votar, según las leyes electorales colombianas. La Registraduría Nacional, el máximo organismo electoral, fijará la fecha de este proceso.

En la consulta la población dirá si desea modificar la Carta Magna para permitir al presidente una segunda reelección inmediata por un mandato de cuatro años. La Constitución contempla una única reelección, que Uribe logró en los comicios del 2006.

El presidente terminará su segundo periodo en agosto de 2010.

"El presidente (Alvaro) Uribe le de más garantías a los colombianos especialmente en su política democrática", dijo Roy Barrera, representante del oficialista Partido Social de Unidad Nacional, o de la U, que votó a favor de la iniciativa.

En tanto Guillermo Rivera, del opositor Partido Liberal, explicó que no había votado porque no estaba de acuerdo con lo que calificó de fraude.

"Le vamos a pedir a la Corte Suprema que lo declare inexequible", agregó.

Durante el debate de más de 13 horas los opositores argumentaron que el trámite del referéndum tenía 16 vicios de procedimiento, desde la violación a los topes de fondos, hasta conflicto de intereses entre los congresistas. Pero la Corte Constitucional será la que decida si es improcedente.

El ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, que permaneció en el recinto durante todo el debate, dijo que conversó con el presidente una vez concluida la votación. Según el ministro Uribe le expresó que se había "reafirmado la democracia".

"Esto es una democracia, es una reforma y una ley que lleva en el congreso más de un año de discusión", agregó Valencia.

La votación había sido aplazada dos veces en la semana pasada, tras otros maratónicos debates en los que los representantes expresaron su aprobación al proyecto individualmente.

Algunos parlamentarios presentaron sus impedimentos para votar argumentando que desde inicio de año se desarrolla una investigación preliminar en la Corte Suprema de Justicia sobre los presuntos incumplimientos a la ley de un primer proyecto reeleccionista.

La investigación inició a petición de un congresista opositor y señala que al menos 86 parlamentarios incurrieron en prevaricación al votar la versión original del proyecto de referéndum el 17 de diciembre pasado.

Uribe no ha dicho oficialmente si se postulará de nuevo pero algunos de sus colaboradores sostienen que no habría permitido el avance del proyecto legislativo sin la intensión de reelegirse nuevamente.

El referendo desde una óptica internacional

El Congreso da luz verde al proyecto de reelección de Uribe

La Cámara de Representantes aprueba por 85 votos a favor y 5 en contra el proyecto de ley de referéndum – Los seguidores del presidente presionaron para sacar adelante el plan en el tercer debate

PILAR LOZANO – Bogotá
EL PAÍS, MADRID

La Cámara de Representantes de Colombia ha aprobado por 85 votos a favor y 5 en contra el proyecto de ley de referéndum que permite al presidente Álvaro Uribe optar a un tercer mandato en los comicios previstos para mayo de 2010. La Corte Constitucional tiene ahora la última palabra.

La discusión en el hemiciclo fue tan crispada como en los dos intentos anteriores. Hubo duras denuncias de la oposición y fuertes réplicas de los partidarios del presidente, que redoblaron la presión para sacar adelante el proyecto.

La seguridad que tenían los uribistas el pasado jueves de tener los votos necesarios para conseguir su objetivo estuvo por un momento en duda: tres votos que tenían ya asegurados se esfumaron a última hora. La Corte Suprema ordenó la detención de tres congresistas: dos implicados en el escándalo de los vínculos entre el paramilitarismo y la clase política -que ya ha llevado a 35 congresistas a la cárcel- y el otro por la presunta entrega de aportaciones ilegales en la última campaña electoral.

También estaba en la cuerda floja el voto de cinco congresistas más que, el pasado fin de semana, se pasaron del partido Cambio Radical al Partido de la U -el uribismo-. El partido al que pertenecían les quitó el derecho al voto, pues en la sesión del jueves pasado actuaron en contra de la decisión de su grupo, que rechaza la reelección.

Rafael Pardo, ex ministro y precandidato liberal, ha calentado en los últimos días el debate. "El referéndum es ilegal e ilegítimo", ha repetido. Denunció ante la Corte Suprema de Justicia a 13 congresistas por prevaricación. Asegura que ha habido un "masivo acto de corrupción" con la entrega de dádivas a cambio de votos. El ex presidente César Gaviria también lo afirma: habla de "compra de conciencias".

Fabio Valencia Cossio -ministro de Interior y Justicia y artífice de la estrategia que logró sacar del estado agónico al proyecto de referéndum- respondió a Gaviria recordando episodios oscuros de su etapa de gobierno. Éste contraatacó con una verdad del presente: el hermano del ministro Valencia Cossio está siendo juzgado por sus nexos con uno de los narco-paramilitares más sanguinarios de este momento.

"Lo que está ocurriendo es una muestra de subdesarrollo político muy grande", le dijo el ex ministro y ex constituyente Jaime Castro, quién calificó de "penoso" que el debate se haya quedado en el Código Penal. "Ni el Gobierno ni la oposición han debatido a fondo la reelección: ¿Qué pasa con el sistema democrático con una segunda reelección? ¿Por qué -según el Gobierno- es buena esta opción?", dijo Castro.

Al margen del debate parlamentario, hay otros serios obstáculos que el proyecto tiene que sortear. Una de las principales dudas consiste en ver si, una vez aprobada en el Congreso, la iniciativa tendría tiempo suficiente para dar los pasos siguientes antes de que termine el segundo mandato de Uribe.

Los uribistas actúan y hablan como si tuvieran en el bolsillo el aval de la Corte Constitucional y los votos necesarios para ser refrendado en las urnas: 7,5 millones de colombianos deben votar y la mitad más uno de ellos debe responder "sí" a la pregunta que reforma la Constitución y le abre a Uribe la opción de repetir.

"En el papel, el referendo tendría tiempo", dice Jaime Castro, liberal, crítico con la segunda reelección. La Corte podría acelerar el proceso y tomarse menos de los tres meses que tiene para estudiarlo. "Pienso que a comienzos de noviembre podría tener el visto bueno", pronostica. Las autoridades también podrían agilizar el trámite y señalar pronto la fecha de la votación. Se especula ya que el Gobierno podría convocarlo en marzo -el mismo mes de las legislativas-, un buen gancho para los uribistas. El presidente tiene plazo hasta noviembre para decir si será o no candidato.