16 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La ruta libertadora.

1 de agosto de 2009
1 de agosto de 2009

Pero no voy a hablar de esa ruta, sino de las rutas que podrían servir para una liberación en el campo económico, cuando se trata de vías que agilicen el tráfico pesado con destino a los puertos marítimos.

Hacía ya muchos años que no viajaba desde el interior hacia la costa atlántica y me sorprendió ver que los trazados y las vías son las mismas de hace medio siglo.

Inicialmente los caminos iban uniendo pueblo a pueblo y por dichos caminos iban desfilando recuas de mulas y cargueros humanos. Y los caminos se convirtieron en carreteras destapadas, pero con muy pocas variaciones, y lo más grave, pasando pueblo a pueblo.

Hoy en día, salir de Manizales y de Pereira rumbo a Cartagena se puede aprovechar una vía más o menos en buen estado hasta La Pintada, en donde es necesario comenzar a escalar montaña hasta el Alto de Minas, luego descolgarse y así, repetir lo mismo hasta Yarumal, en donde viene una descolgada desde Ventanas hasta Puerto Valdivia.

Hace cincuenta años era perfectamente justificable ese ir de pueblo en pueblo, debido al mal estado de las vías y la escasa tecnología en materia de parque automotor, pero nadie entiendo cómo no se haya terminado aún una vía rápida de doble calzada desde La Pintada hasta Puerto Valdivia, de manera que se evite ese viacrucis de escalar montañas y montañas, cuando se puede llegar al mismo sitio por vía mucho más plana, de manera que el ahorro es evidente.

Alguien decía que en materia vial estamos atrasados medio siglo. Y cualquiera lo puede comprobar cuando tomando el Alto de la Línea tenga que irse detrás de una tractomula, horas y horas.

El otro aspecto que vale la pena revisar tiene que ver con las líneas férreas, pues si bien no es rentable cuando se trata de áreas montañosas, existen unos tramos, tanto en el Valle del Magdalena como en el del Cauca, que pueden ser aprovechados para ferrocarriles para el transporte de carga.

Mientras tanto, tendremos que seguir transitando las mismas vías que recorrieron los próceres de la independencia durante el proceso de liberación.