24 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cafeteros buscan Gerente

7 de agosto de 2009
7 de agosto de 2009

cafeteros

Don Manuel Mejía Jaramillo, Mr Coffee, en la mitad. A su derecha, los presidentes Mariano Ospina Pérez y Alfonso Löpez Pumarejo. A su izquierda, los presidentes Eduardo Santos y Guillermo León Valencia.

Aunque algunos sectores temen que la elección corra el riesgo de verse politizada, por hallarse el país ad portas de dos comicios cruciales, en el 2010, seguramente el proceso no se parecerá en nada al que apunta, en la Suprema Corte, a la elección de nuevo Fiscal General de la Nación que está bordeado de dilaciones, suspicacias y sobresaltos.

Silva Luján –un costeño sin pasado cafetero que nos sorprendió como gran modernizador de una actividad agrícola que parecía condenada a  desaparecer— va  a cambiar la paz de los cafetales por el escenario de la guerra, al atender un  pedido del Presidente de la República.

A partir del jueves 6 de agosto –día de su posesión, en el auditorio de la Federación— cambiará el disperso ejército de los productores del grano por unas  tropas de verdad, armadas hasta los dientes, que persiguen a los reductos de una insurgencia cincuentenaria cada día más acorralada, despreciada  y sin respaldo en la opinión.

El nombramiento de este ejecutivo que siempre ha dicho que la caficultura tiene más futuro que pasado, molestó al gremio porque echó por la borda la vieja tradición de los gerentes estables que se perpetuaban gustosamente en el cargo con el beneplácito de los gobiernos de turno; sus nominadores del Comité Nacional y los 16 comités departamentales, en representación de sus  500.000 afiliados. 

Nueve colombianos han pasado por la Federación en sus 82 años de existencia: Alfredo Cortázar Toledo (1927-1930). Enrique de Narváez Quijano (1930). Mariano Ospina Pérez (1930-1934). Camilo Sáenz Obregón (1934-1935).  Alejandro López Restrepo (1935-1937). Manuel Mejía Jaramillo, (1937-1958).  Arturo Gómez Jaramillo (1958-1982). Jorge Cárdenas Gutiérrez (1983-2002) y Gabriel Silva Luján (2002-2009).

Obsérvese que los de más larga duración han sido los manizaleños Manuel Mejía Jaramillo, universalmente conocido como Mr. Coffee, quien murió de infarto mientras despachaba en su oficina de la Federación, en el centro de Bogotá, el 10 de febrero de 1958,  y su discípulo Arturo Gómez Jaramillo así como  el antioqueño Jorge Cárdenas Gutiérrez, único sobreviviente de la tripleta. En su monumental trabajo editorial sobre la historia de la Federación el ex ministro caldense Otto Morales Benítez subraya que ninguno llegó al alto cargo por acuerdos o compadrazgos políticos.

Sorprende, por decir lo menos, la abundante cosecha de candidatos que han barajado en la semana los medios para integrar la terna en la que se basará el Congreso Nacional Cafetero para hacer la elección del sucesor del hombre que rejuveneció al legendario Juan Valdéz, modernizó la industria de la rubiácea, elevó los niveles de exportación  y abrió circuitos de tiendas degustadoras del aromático café en todo el mundo.

Entre las cábalas que hacen los gurús del periodismo económico figura, incluso, la posibilidad de que por primera vez llegue a la cabeza de la octogenaria institución una mujer. Se trata de la economista Catalina Crane, gerente de la firma “Procafecol”, encargada del manejo de las mencionadas tiendas.

De la baraja hacen parte, además, los ex ministros Juan Camilo Restrepo Salazar y Roberto Junguito Bonnet; Néstor Osorio, director de la Organización Internacional del Café, con sede en Londres; Juan Lucas Restrepo, gerente comercial de la Federación; Guillermo Trujillo Estrada, secretario general de la misma institución; Juan Esteban Orduz, gerente en Nueva York; Mario Gómez Estrada, miembro del Comité Nacional; Luis Carlos Villegas, presidente de la Andi, y Juan Guillermo Angel, asesor presidencial para San Andrés y Chocó.

La apostilla: Por lo visto, no prosperó una versión, según la cual, Silva Luján pediría una licencia no remunerada, de un año,  para separarse temporalmente de su amada Federación e irse a la guerra, como Mambrú, porque Uribe llamó a somatén.