20 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Pensando en la equidad de género

12 de julio de 2009
12 de julio de 2009

paula andrea

Las mujeres que participamos de procesos ejecutivos, políticos o sociales, debemos promover un diálogo de saberes en torno a la  información que suministran los sectores académico, productivo, comunitario e institucional. Participar en un ejercicio deliberativo que sirva para la formulación de un Plan estratégico y de Acción,  para construir, implementar modelos y seguir la Política Pública de Equidad de Género y Diversidad de la ciudad de Manizales, esté entre los objetivos que me he propuesto como Presidenta del Concejo Municipal.

Construir una red solidaria de trabajo interinstitucional e intersectorial para hacer realidad la Política Pública de Equidad de Género y Diversidad de la ciudad de Manizales, como aporte a la conquista de las inequidades que en esta materia prevalece en nuestra ciudad.
 
Por ello, me di a la tarea de indagar sobre el “HISTÓRICO DE REPRESENTATIVIDAD DE LAS MUJERES EN POLÍTICA EN COMPARACION CON LA PARTICIPACIÓN MASCULINA”.
Encontré que entre 1905 y 2008, 67 fueron los Gobernadores de Caldas, y de esta cifra sólo 4 mujeres ocuparon este cargo, lo que equivale al 5% de representatividad femenina al frente de los destinos del departamento.
 
Fueron dignas representantes del género femenino en este trozo de historia (1905-2008)  en la Gobernación de Caldas: las Señoras Pilar Villegas de Hoyos, Dilia Estrada de Gómez, Beatriz Londoño de Castaño y Victoria Eugenia Osorio de Mejía.
 
A nivel nacional, para las Gobernaciones en el año 2003, de un total de 127 candidatos tan sólo 8, es decir el 6,3 %, eran mujeres, mientras que para el año 2007, de un universo de 151 aspirantes las candidatas fueron 12, lo que equivale un 7,9% de participación femenina.  Así pues, el porcentaje de mujeres aspirantes a Gobernaciones no varió entre una elección y otra en más de un 2%.
 
En términos de candidatas electas para las diversas Corporaciones Regionales los datos fueron más desalentadores. Tanto en el 2003 como en 2007, sólo una de las candidatas al cargo de Gobernación fue elegida.  En el 2003 Amparo Arbeláez, alcanzó la Gobernación del Quindío, y en el 2007 Martha Sáenz, la Gobernación del departamento de Córdoba; ambas pertenecientes al Partido Liberal.
 
En lo referente a las Alcaldías en el 2003, 76 mujeres, es decir el 8,38% lograron obtener Alcaldías Municipales. De éstas, el mayor número se encuentra en los partidos Cambio Radical, Liberal y Conservador. Por su parte en el 2007, 103 Alcaldías quedaron en manos de mujeres, lo que representa el 9,48%. Es evidente el fenómeno de crecimiento de Alcaldesas representantes de movimientos significativos de ciudadanos, ya que en 2003 tan sólo hubo 1 Alcaldesa de dichos grupos y en el 2007 este número aumentó a 13. ¿Será esto una respuesta a la imposibilidad de encontrar espacios de participación femenina en los partidos tradicionales?
 
Para los cargos de Diputadas, en el 2003 fueron electas 67 mujeres lo que representa el 16,92% del total de diputados nacionales. Para el 2007 el número aumentó a 76, es decir el 18,18% del total nacional.
 
A nivel nacional la tendencia de baja participación femenina se mantiene. Así pues, es posible ver como para las Elecciones Presidenciales ninguna mujer ha conseguido la mayoría de la votación en la historia del país, de igual forma las candidaturas a dicho cargo son reducidas. En el año 2002 dos mujeres Noemí Sanín e Ingrid Betancourt, presentaron su candidatura.
 
Por su parte el año 2006 no muestra un panorama alentador, ninguna mujer se postuló como candidata presidencial y sólo dos fueron fórmula vicepresidencial.
 
Para Senado en el año 2002 hubo un total de 12 mujeres electas, lo que representa un 11,76% del total de 102 Senadores.
 
En el año 2006 la participación de mujeres electas en el Senado se mantuvo en el mismo número y porcentaje que en el año 2002.
 
Para el caso de la Cámara de Representantes el número de representantes pasó de 22  (13,33%) en el año 2002, a 16  (9,70%) en el año 2006 mostrando una reducción en la participación de casi 4 puntos porcentuales.
 
Concretamente, en el departamento de Caldas, tenemos que durante el último período 2008-2011 en la Asamblea Departamental, fueron elegidas 3 mujeres frente a 14 hombres.
 
En cuanto al Concejo Municipal de Manizales, las cifras del período comprendido entre 1990 y 2008 evidencian una desequilibrada participación femenina en esta Corporación Edilicia; para el Período 2001-2003 y 2004-2007; y para el período 2008-2011 son 4 las mujeres con esta representatividad en el Concejo de Manizales de 19 curules disponibles.
 
Las cifras anteriores, cuya fuente de consulta es el Archivo Central del Concejo de Manizales muestran un promedio aproximado de participación de la mujer en la Corporación Edilicia del 26%.
 
El contexto de la Asociación de Juntas Administradoras Locales, ASDEJAL, infortunadamente corrobora el mismo bajo comportamiento: de 9 representantes, sólo una mujer participa en este espacio de deliberación. Lo mismo sucede con el Consejo Municipal de Juventud, donde sólo una mujer participa desde el rol de Vicepresidente. Un pequeño cambio se percibe en ASOJAC, Asociación de Juntas de Acción Comunal, en cuanto ya se pasa de una o dos representantes a 5 mujeres en activa contribución a las dinámicas de ciudad desde estos espacios.
 
Con relación a la composición de las Juntas de Acción Comunal. El comportamiento de la participación femenina, incluidos los sectores rural y urbano, cambia el panorama, pues de 525 curules, 303 son ocupadas por mujeres, lo que puede indicar que a la base de la ciudad se está gestando un movimiento importante de actividad y dinamismo de la mujer en los destinos de su localidad.
 
Es claro ver, a través de las cifras que a pesar de que en las elecciones el porcentaje de participación femenina va en aumento, este crecimiento no es tan rápido como se esperaría en una democracia que pretende cada vez ser más plural y diversa.  Es urgente avanzar en la formulación, implementación y seguimiento a una Política Pública a favor de las mujeres, para ser coherentes con nuestra Constitución Política, la cual establece la igualdad de mujeres y hombres ante la ley, reconoce los derechos, libertades y oportunidades de ambos géneros, la igualdad en la participación en el ejercicio y control del poder político y la obligación por parte del Estado de brindar protección y apoyo a las mujeres que se encuentren en situaciones vulnerables.
 
Al mismo tiempo, se pone de relieve que se necesitan acciones claras en lo referente a capacitación y cualificación de las mujeres de manera tal, que puedan enfrentarse a los retos que supone la dirigencia política, la exposición pública y el manejo del poder en los diferentes niveles de decisión, en especial cuando éstos se refieren a procesos electorales.
 
¿Será que en el corazón de los lectores de este documento duelen las cifras que evidencia al género femenino como el más golpeado por la insatisfacción de necesidades básicas, el más golpeado por el analfabetismo, el más golpeado por el abuso sexual y el más golpeado por el maltrato intrafamiliar? Los y las, exhorto a sentir estas realidades en nuestra piel, para de una vez por todas convocarnos a pasar de la teoría a los hechos.
 
PAULA ANDREA OROZCO OSORIO
Presidenta Concejo Municipal de Manizales

[email protected]
[email protected]

Fuentes: Registraduría Nacional de Estado Civil
               Gobernación de Caldas    
               Concejo Municipal de Manizales (Archivo Central)
               Texto “Agendas Ciudadanas para la equidad de género”. Contraloría                 
               General de la República.