24 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Fehó se reintegra a la gerencia de la Licorera tras recuperar su libertad

26 de junio de 2009
26 de junio de 2009

La Fiscalía dijo que apelará la decisión del juez.

En sus primeras declaraciones tras regresar a la libertad, el médico Fehó dijo que "desde el punto de vista psicológico la reclusión fue una verdadera tortura, pero de todas maneras uno celebra con mucha felicidad volver al seno de la familia y estrechar manos amigas que siempre le dieron su voz de aliento".

Fehó estuvo recluido cinco meses en la Blanca de la capital caldense por los supuestos delitos de  confusión, falsedad ideológica en documento público, celebración indebida de contratos y contratos sin el lleno de los requisitos legales, además de presuntas irregularidades en la selección del distribuidor de los licores caldences en el valle.

Durante dos semanas estuvo asistiendo a las audiencias programadas en el contexto de un juicio oral y público que tuvo en vilo a la opinión pública por las condiciones de los personajes involucrados, además de Fehó, el concejal José Octavio Cardona León y el empresario Francisco López Franco, quienes también resultaron favorecidos con el mismo fallo absolutorio.

Fehó fue cobijado en enero de este año con medida de aseguramiento  por el Juzgado Quinto Penal Municipal, con funciones de Control de Garantías.
De acuerdo con la imputación de la Fiscalía , Fehó Moncada era presuntamente responsable de interés indebido en celebración de contratos, celebración de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y falsedad ideológica en documento público.

El juez concedió detención domiciliaria a José Octavio Cardona León, concejal de Manizales, y a Francisco López Franco, presidente de la junta directiva del Hotel Varuna, quienes supuestamente incurrieron en el delito de concusión, mientras que Fehó Moncada fue recluido en la Cárcel de Varones La Blanca de Manizales.

La investigación de la Fiscalía comienza en marzo de 2008, cuando Humberto Franco Mejía, gerente de Discristal, denunció la exigencia hecha, presuntamente, por Cardona León y López Franco, para participar de las ganancias por el contrato de distribución de licores en el departamento del Valle, que finalizó en febrero de ese año.

Según lo establecido, ante la negativa de Franco Mejía, el contrato fue otorgado a la empresa Distribuidora Sultana del Valle, sin tener en cuenta, presumiblemente, otras cuatro propuestas presentadas, entre ellas la de Discristal.
Ninguno de los procesados se allanó a los cargos que les imputó la Fiscalía.

Con la decisión del juez, quedan desvirtuados estos cargos.

La versión del periódico "El Tiempo":

Absuelto de concusión y otros tres delitos el gerente de la Industria Licorera de Caldas
Carlos Arturo Fehó Moncada y otras dos personas fueron declarados inocentes por un juez de la República. El directivo estuvo en la cárcel desde enero de este año.

El gerente de la ILC, el concejal de Manizales, Octavio Cardona León, y el empresario Francisco López Franco fueron acusados por la Fiscalía por presuntas irregularidades en la selección de Distribuidora Sultana del Valle como vendedora de los productos de la destilería en el Valle del Cauca.

El ente acusador e investigador decía tener serios indicios de que los tres mencionados incurrieron en los delitos de concusión y falsedad ideológica en documento público, interés indebido en celebración de contratos y contratos sin cumplimientos legales.

El caso se remonta a abril del año pasado, cuando el empresario antioqueño Humberto Franco Mejía, propietario de Distribuidora Cristal (Discristal), denunció ante la Fiscalía que López, amigo y socio de Fehó, le exigió participación en el negocio de distribución en el Valle del Cauca cuando aún no se había escogido a la Sultana del Valle.

"Rodrigo Molina -socio de Discristal- y yo nos reunimos con el señor López en el Hotel Varuna (de propiedad de López y Fehó) y previo recuento de las cifras de ventas de los licores en el Valle y que Discristal ganaba mucho dinero con el contrato, nos pidió una participación", le dijo Franco Mejía a la Fiscalía.

El empresario agregó que cuando le preguntó a López sobre qué tipo de participación estaba pidiendo, éste les dijo que lo mejor era que hablaran directamente con Fehó y procedió a llamarlo telefónicamente.

En su momento, a través de su abogado, el gerente de la ILC afirmó que las denuncias de Franco "carecen de veracidad, son absurdas y exageradas". Nada de lo denunciado -dijo el jurista- es cierto. Discristal tenía un contrato a crédito (la ILC le fiaba el licor), recibía un subsidio para publicidad y, además, tenía la exclusividad (de la venta). Todo eso se acabó para este y otros distribuidores.

López, por su parte, admitió que sí se reunió con Franco, pero que nunca le pidió una participación en el contrato. "Ellos (Franco y Molina) llegaron al hotel con el director del Partido Liberal en Caldas Ferney Tapasco González -quien es mi amigo personal- para que yo los ayudara con una cita con el doctor Fehó. Yo lo llamé y él me dijo que les comunicara que la podían pedir", expresó.

López dijo que él y el gerente de la ILC no necesitan "participar" en ningún contrato porque no viven de la destilería, sino de sus negocios particulares.

Al negar la versión de López, Franco aseguró que "a mi me dijeron que el señor Tapasco nos iba a ayudar a conseguir una cita con Fehó y me citaron en el Varuna para que hablara al respecto con López, quien me dijo que estaba autorizado por el gerente de la ILC para hacer cualquier arreglo conmigo".

El 30 de mayo del año pasado, Tapasco presentó ante un notario una declaración jurada extraprocesal en la que afirmó que no conoció a Franco sino hasta el día en que éste lo buscó, en su casa para que le presentara a López.

A las investigaciones de la Fiscalía se suma la apertura, el 11 de julio pasado, de un pliego de cargos por parte de la Procuraduría por el mismo hecho.