16 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

1.800 millones de personas laboran informalmente

10 de abril de 2009
10 de abril de 2009

En vez de reprimir a los empleadores que contratan trabajadores en forma informal, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (Ocde) insta a los gobiernos y a los países donantes a que les brinden “una acción inmediata y no convencional”.

La Ocde, con sede en París, calcula que 1.800 millones de personas trabajan sin un convenio laboral formal, en comparación con 1.200 millones que están empleados oficialmente.

El grupo pronosticó que el número de empleados informales aumentará para el 2020 a dos tercios de la fuerza laboral siempre y cuando se mantengan estables las tendencias demográficas, pero que podría incrementarse todavía más si la crisis económica elimina más empleos.

El informe propone un mejor acceso a recursos como microcréditos para los trabajos informales y “creación de empleos de buena calidad”, independientemente que esos puestos de trabajo sean declarados oficialmente o no. El objetivo sería atraer esos negocios hacia la economía formal.

“El empleo informal se encuentra en niveles récord en el mundo con consecuencias severas para la pobreza en los países pobres”, dice el informe. “La crisis financiera deja sin empleo a mucha gente y, en países en desarrollo sin seguro de desempleo, se ven obligados a aceptar empleos informales con bajo salario, sin protección y exposición a un riesgo elevado”.

El estudio agrega que las mujeres se verán particularmente afectadas junto con los jóvenes y los ancianos.

Johannes Jutting, uno de los autores del estudio, dijo que los empleos informales constituyen un problema aun en épocas de crecimiento económico. En la India, precisó, nueve de cada 10 empleados, unos 370 millones de personas, no están protegidos por un sistema formal de seguridad social. AP

Cifras impactantes

La evolución reciente muestra un incremento del peso de estos trabajadores privados de protección social, y así en Latinoamérica su porcentaje pasó del 52,5% en el periodo 1994-99 al 57% en 2000-2007, mientras en el sudeste asiático aumentó del 53% en 1985-89 al 70% en 1995-99. Para abordar el círculo vicioso del empleo informal, que además constituye un freno para el desarrollo, la Ocde insiste en que hay que tener en cuenta la realidad de que la informalidad es la norma y constituye el único medio de subsistencia para mucha gente No obstante apuesta por una facilitación del registro del empleo y un desarrollo de los mecanismos de la seguridad social.