21 de septiembre de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Orquestas, cada vez más bajo la batuta de mujeres

4 de septiembre de 2020
4 de septiembre de 2020

Cecilia Espinosa Arango, antioqueña fundadora de la Orquesta Sinfónica Eafit en 2000, y Lina González Granados, pianista de la Universidad del Valle y directora de orquesta que ha desarrollado su carrera en Estados Unidos, son dos ejemplos de mujeres que han alcanzado el éxito como directoras de orquesta.

Así lo menciona la también directora de orquesta María Carmona Campo, música de la Universidad Eafit y magíster en Dirección Sinfónica de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien realizó un recorrido histórico por el papel de la mujer en la música y en la dirección de orquestas.

Al respecto, ella considera que aunque todavía hay pocas mujeres que logran dedicarse a la dirección, su labor es cada vez más visibilizada en un país donde hay pocas plazas laborales.

En su trabajo de investigación, la magíster destaca el papel de mujeres como Antonia Louisa Brico, quien fue la primera mujer en dirigir la Berliner Philarmoniker, en 1920, y la New York Philharmonic, además de ser la creadora de Women’s String Orchestra. También alude a Marin Alsop, primera mujer directora titular de una orquesta en Estados Unidos, y a JoAnn Falletta, ganadora de un Grammy en 2019.

Su motivación por llegar a ser directora de orquesta nació de su mentora, Cecilia Espinosa, la primera mujer en Colombia que llegó a dirigir una orquesta superando los obstáculos de una época marcada por el machismo.

En el imaginario cultural, la posición de director de orquesta difícilmente podría pensarse con una mujer al mando, ya que casi siempre esta labor –relativamente nueva– ha sido ocupada por hombres, señala.

No obstante, destaca que la realidad es que en el país cada vez hay más mujeres que le apuestan a tener la batuta en la mano para dirigir a toda una orquesta, no sin antes enfrentarse a diferentes obstáculos que la misma sociedad les impone por ser mujeres.

“Partiendo de la experiencia de las mujeres directoras que he investigado, el común denominador es el prejuicio del machismo, aunque es importante mencionar que este ha disminuido considerablemente gracias a la evolución cultural y a los movimientos feministas que han surgido y que han demostrado que las capacidades intelectuales no son un asunto de género”, subraya.

No obstante, la directora colombiana considera que aunque el panorama ha mejorado en todo el mundo, aún se encuentran opiniones muy machistas.

Una de opiniones que cita la autora en su estudio es la del director ruso Vasili Petrenko, quien en una entrevista para el importante periódico noruego Aftenposten – The Guardian mencionó: “creo que cuando las mujeres tienen familias se hace difícil ser tan dedicado como lo requiere la industria. Otro lado es que los músicos de orquesta responden mejor al tener un hombre delante de ellos. A menudo tienen menos energía sexual y pueden centrarse más en la música. Una linda chica en el podio hace que su mente vaya a otra cosa”.

La directora Carmona concluye que aunque en Colombia hay avances que han permitido que más mujeres estudien música y dirección de orquesta, las plazas laborales para tener experiencia en cargos de este tipo son escasas, ya sea porque hay muchos hombres con estos estudios y experiencia, o porque en el país hay muy pocas orquestas.