21 de noviembre de 2018

Rafael Gody y el primer himno popular de Colombia

25 de octubre de 2017
25 de octubre de 2017

Jaime Rico Salazar

Sitio de honor entre nuestros compositores, ocupa Rafael Godoy Lozano. Su bambuco “Soy colombiano”, compuesto en Caracas en 1960, se convirtió en el primer himno popular de Colombia. Después de nuestro Himno Nacional, es la canción que entonamos con mayor emoción, cuando queremos festejar o enaltecer un triunfo, dentro de nuestras fronteras o fuera de ellas. Y a Rafael Godoy no se le ha hecho nunca un homenaje donde se exalte su obra musical…

En el hogar que conformaron don Filomeno Godoy y doña Evarista Lozano nació Rafael en Natagaima el 24 de octubre de 1907. En las calurosas llanuras del Tolima pasó su niñez. En Ibagué hizo sus estudios secundarios y luego de haber vivido en varias ciudades, se estableció en Barran- cabermeja en el año 1942. Allí se destacó como un excelente dirigente de los obreros petroleros de la región y en esa ciudad contrajo matrimonio con la señora Aura Ramírez en el año 1945.

Ese mismo año se trasladó a Bogotá. Preocupado por la violencia política que se vivía entonces, decidió en 1950 emigrar al vecino país de Venezuela, junto con su esposa y tres de sus hijas, allá  nació otro más. Se dedicó a labores comerciales relacionadas con la joyería, actividad que   continuaron sus hijos con mucho éxito.

En sus ratos libres sentía la nostalgia de su patria y se inspiraba para componer canciones llenas de sentimiento nacionalista. En sus momentos de expansión, tomaba la guitarra y dejaba volar su inspiración musical. Pero curiosamente era bastante desafinado para cantar. Sin embargo Darío Garzón alcanzó a darse cuenta de la belleza de sus canciones y montó varias en el repertorio del dueto, consiguiendo versiones que alcanzaron a tener excelente popularidad, como “Arrunchaditos” y “Pasito” compuestas en 1953.

En 1954 compuso “El serrucho“ y “La vaca loca”. De 1955 es “Quítate tú para ponerme yo” (canción que el gobierno venezolano de esa época prohibió). De 1960 son “El cafetal” y “Soy colombiano”. Fueron Garzón y Collazos quienes impulsaron sus canciones y las llevaron por vez primera al acetato. Seguramente la mejor versión de “Soy colombiano” es la que hiciera el tenor bogotano Víctor Hugo Ayala para el sello de la RCA Victor…

En un concurso comercial que hizo RCN en 1991 determinaron que la canción más importante de Colombia, la número uno era “El camino de la vida” de Héctor Ochoa, y sin demeritar, ni poner en duda en ningún momento la belleza de esta canción y su popularidad, no creo que desplace a “Soy colombiano”. Consideración que comparten miles de colombianos.

Cuando cumplió sus bodas de plata matrimoniales, dedicó a su esposa, una de sus últimas obras titulada “Mi compañera”. En otra canción que no alcanzó a escuchar grabada “Canto a Colombia” hizo un homenaje más a su patria. Rafael fue un eterno romántico, enamorado de la vida, simpático y agradable: mantenía a flor de labios el apunte jocoso. Desafortunadamente un cáncer terminó con su vida el 14 de marzo de 1973. Sus restos mortales reposan en Caracas, cuando deberían estar en un sitial de honor en su terruño.

Fotografía y datos biográficos de la obra La Canción Colombiana y su historia de Jaime Rico Salazar