20 de julio de 2024

Las nuevas maravillas del mundo

5 de julio de 2024
5 de julio de 2024
Crédito: Beyza M

Lima, 5 de julio de 2024. En 2007, una votación global permitió a millones de personas elegir los monumentos más impresionantes de nuestro tiempo. Organizada por la New Open World Corporation, esta iniciativa buscó conectar a la humanidad moderna con la tradición de celebrar logros arquitectónicos y culturales excepcionales. A través de internet y mensajes de texto, más de 100 millones de votos fueron emitidos, resultando en la selección de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Una Tradición Revitalizada

Desde tiempos antiguos, las siete maravillas del mundo antiguo simbolizaban la cúspide de la creatividad humana. Con la excepción de la Gran Pirámide de Giza, estas maravillas han desaparecido. Bernard Weber, aventurero y cineasta suizo, fundó la New Open World Corporation con la visión de revivir esta tradición en un contexto global contemporáneo. A pesar de las críticas sobre la validez del proceso de votación, la iniciativa capturó la imaginación pública, generando un diálogo global sobre la importancia y el legado de los monumentos históricos.

Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo

Petra, Jordania: Conocida como la ciudad de piedra, Petra fue la capital del reino nabateo desde el siglo VI a.C. hasta el siglo I d.C. Redescubierta en 1812, sus impresionantes fachadas talladas en la roca rosada del desierto y su avanzada ingeniería hidráulica siguen fascinando a viajeros y académicos.

Taj Mahal, India: Este monumento al amor eterno en Agra, construido por el emperador mogol Shah Jahan en memoria de su esposa Mumtaz Mahal, es un ícono del arte mogol. Completado en 1653, combina elementos arquitectónicos islámicos, persas, otomanos e indios, destacando por su simetría y trabajo en mármol incrustado.

Machu Picchu, Perú: Ubicada en los Andes, esta «ciudad perdida de los Incas» fue redescubierta en 1911 por Hiram Bingham. Construida en el siglo XV, Machu Picchu es conocida por sus sofisticadas técnicas de construcción y su integración armoniosa con el entorno natural.

Chichén Itzá, México: Famoso por la pirámide de Kukulkán, este centro ceremonial maya demuestra un avanzado conocimiento astronómico. Durante los equinoccios, las sombras crean el efecto de una serpiente descendiendo por la pirámide, reflejando la genialidad de los mayas.

Crédito: Blog Chichén Itzá

Coliseo, Roma: Construido en el siglo I, este anfiteatro es uno de los mayores logros de la antigua Roma. Capaz de albergar hasta 80,000 espectadores, el Coliseo fue escenario de luchas de gladiadores y otros espectáculos públicos, y ha influido en la arquitectura moderna de estadios.

Gran Muralla China: Extendida por más de 20,000 kilómetros, esta muralla fue construida para proteger el imperio chino de las invasiones. Es un testimonio del poder y la persistencia de la civilización china, representando uno de los proyectos de ingeniería más ambiciosos de la historia.

Cristo Redentor, Brasil: Esta imponente estatua en Río de Janeiro, inaugurada en 1931, es un símbolo de paz y bienvenida. Con 30 metros de altura, el Cristo Redentor abraza la ciudad desde el monte Corcovado, convirtiéndose en un icono cultural y religioso de Brasil.

Transformación Cultural y Turística

La designación como una de las siete maravillas del mundo moderno ha transformado significativamente el turismo y la economía de las regiones donde se encuentran estos monumentos. Esta aclamación global atrae más turistas e inversiones, mejorando las infraestructuras locales. Sitios como Machu Picchu y Petra han visto un incremento exponencial en visitantes, lo que ha potenciado la economía local mediante la creación de empleos y el fomento de negocios relacionados con el turismo.

En la era moderna, el concepto de «maravilla» trasciende la magnificencia arquitectónica, incorporando valores de entendimiento intercultural y sostenibilidad. Estas maravillas no solo son monumentos para admirar, sino también símbolos de nuestra capacidad colectiva para respetar y preservar el legado cultural de diversas civilizaciones. Es crucial que nuestra admiración venga acompañada de esfuerzos conscientes para proteger estos sitios contra las amenazas del turismo masivo y el cambio climático, asegurando que continúen inspirando asombro y aprendizaje en generaciones futuras.