31 de enero de 2023
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Exportadores de café

29 de noviembre de 2022
Por Guillermo Trujillo Estrada
Por Guillermo Trujillo Estrada
29 de noviembre de 2022

Se realizó la cumbre cafetera del gremio de los exportadores de café – Asoexport, con una amplia concurrencia, que demuestra el interés por el café de Colombia.

La renovada dirigencia insistió en demostrar que son parte de la garantía de compra, dado que hoy adquieren y exportan cerca del 80 % del café, con una red más grande que la de la Federación de Cafeteros, razón por la cual reclaman ser parte del activo más valioso de los cafeteros.

Pidieron reglas de juego claras y estables, -dada la condición de regulador y exportador de la Federación- y así mismo, advirtieron sobre las nuevas exigencias del mercado relacionadas con las moléculas utilizadas en los agroquímicos, las buenas prácticas laborales y ambientales, el cuidado con el lavado de activos, la huella de carbono para defender el origen del café de Colombia y, recordaron el pacto verde europeo.

Tanto los voceros de los exportadores como del gobierno, defendieron el cultivo de robusta, pero pienso que los productores de café suave, miembros de la Federación, deberán respetar la iniciativa, pero no ser los aportantes de recursos para consolidarla, máxime cuando el gobierno propone que no paguen contribución cafetera.

Los exportadores ofrecieron su colaboración para diseñar esquemas modernos de compras a futuro, que igualmente ya han sido pactados por los exportadores privados, pero sin una crisis de entregas como la que atraviesa el Fondo Nacional del Café. Como bien lo dijo el gerente de Fedecafé “…el problema también afectó a los privados, que no lo revelan, y lo llevan directo a su estado de pérdidas y ganancias”. Afirmación cierta pero refleja la diferencia entre un fondo público y una empresa privada.

El gobierno advirtió su alarma, y reitero que se debe establecer una política de riesgo de comercialización, límites de riesgo de contraparte, formalización de contratos, cupo máximo por productor, póliza de cumplimiento, y que todos los contratos de contraparte sean enviados a la Federación. En mi concepto el gobierno está reclamando esta falta de control previo tan elemental.

Es inexplicable que la dirección jurídica de la Federación, que siempre había sido ortodoxa y cuidadosa, no haya establecido las normas transparentes, estrictas y claras, que garantizaran el mínimo riesgo al fondo, cuando se estaban comprometiendo recursos públicos.

De otro lado, resulta absurdo que ahora el movimiento Dignidad Cafetera, -al que este gobierno también le está otorgando estatus- pretenda enjuiciar a la Federación como la culpable por no calcular que el precio subiría, y ejerce la defensa de grandes productores codiciosos y de los irresponsables administradores de las cooperativas que, asumiendo posición propia, incurrieron en la más grave especulación contra el fondo del café.

Sin duda el Fondo Nacional del Café es víctima de unos grandes productores, facilitado por la imprevisión de la administración, además poniendo en riesgo las oportunidades de apoyo a los pequeños productores.

Este debe ser tema central del próximo congreso cafetero, y aspiramos que no se convierta en un acto de solidaridad, sino por el contrario de reflexión; desde luego, todos los delegados que tengan contratos, -y se hayan retrasado así sea por un día- se deben declarar inhabilitados y no participar en los debates.